Crítica: Blanca Desvelada

Crítica: Blanca Desvelada
5 (100%) 2 votes

Nota: 9 sobre 10

Lee la entrevista que le hicimos a Alejandra Jiménez Cascón

La compañía Aleteo Teatro nos presenta en Escenari Brossa una de esas obras que te sobrecogen el corazón. Se llama “Blanca desvelada”, una pieza en pequeño formato en la que una enorme Alejandra Jiménez Cascón nos cautiva con 15 personajes interpretados por ella misma.

Sobre el escenario nos encontramos la narración de una historia que se mueve entre el pasado, el presente, el mundo de los sueños y el mundo espiritual. Una conexión de 4 mundos distintos que envuelven a Blanca, nuestra protagonista, una mujer sevillana que ahora reside en Barcelona y que vive encerrada en sí misma.

Blanca desvelada, quince personajes interpretados por una misma actriz

Alejandra Jiménez Cascón es Blanca. Pero también es la niña Blanca. Es la mamá de Blanca. Es la tía de Blanca. Incluso es el novio de Blanca. Ni más ni menos que 15 son los personajes que interpreta ante nuestros ojos y lo hace de una forma muy sutil, muy bien marcada y que parece estar manejada por hilos invisibles. Porque no hay ni un solo cambio que chirríe, ni uno solo.

La gestualidad de Alejandra es tal que, sin necesidad de cambiarse de vestuario ni de ponerse complementos, se transforma en personajes tan dispares como, por ejemplo, en una vidente de más de 70 años. Y nosotros la vemos. Vemos a esa mujer mayor que nos habla, que nos mira y que nos hace sentir la pesadez de la vida. Y, al cabo de un instante, la Blanca mujer, la Blanca joven, vuelve al escenario. Impecable.

Una obra de teatro muy humana y sincera

La obra comienza con un sueño de Blanca. Un sueño que la desvela por las noches y que no le deja dormir. Pero no es un sueño nuevo, es un sueño recurrente, que ya ha tenido más de una vez en su vida. Y de dos. Y de tres. Ahora ha llegado el momento de averiguar cuál es el significado de ese sueño y comprender cuál es el siguiente paso que debe hacer en su vida.

En “Blanca desvelada” asistimos a una historia que mezcla la fantasía con la ficción. Pero, pese a la trama, la historia que subyace en el fondo es una historia muy auténtica y muy nuestra. La gran mayoría de personas, al ver esta pieza de teatro, verán sobre escena a una de sus tías o a una de sus abuelas hablándoles al oído. Y es que, Alejandra, ha conseguido trasladarnos a ese núcleo familiar, a ese contexto tan privado que tiene lugar en nuestras casas, y que así sintamos que lo que estamos viendo forma también parte de nuestra historia.

Lo único que no nos terminó de convencer de la propuesta que se puede ver en el Escenari Brossa es, precisamente, la sala elegida para hacer la función. Se trata de una obra en la que no hay apenas atrezzo y, por tanto, el juego de luces y sonido recobra un protagonismo esencial. Pero la sala donde se está interpretando no permite que la obra se pueda vestir bien a nivel técnico y, al final, algunos efectos no consiguen el resultado que deseado.

Pese a ello, Blanca desvelada es una obra que se tiene que ver. Porque habla de temas tan íntimos y tan privados como la familia, el perdón, la superación del miedo y el amor. Y lo hace con una sola actriz que se encarga de interpretar a 15 personajes interpretados por una inmensa actriz que te dejará sin habla.


Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y directora de la cía LetrasConVoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *