Crítica: Adossats, una comedia agridulce sobre la familia

Nota 9 sobre 10

Una institución tan antigua e importante como la familia, es la protagonista de Adossats, una comedia agridulce, que se representa en el Teatre Romea de Barcelona.

El paisaje familiar que nos rodea, nos define, a la vez que nos diferencia de nuestros miembros del clan familiar. Cada miembro ocupa su papel y debe representarlo, como los demás esperan que haga. Esto hace que adoptemos unos roles, que a veces, no encajan con lo que realmente somos, sino con lo que la familia espera de nosotros. En ese escenario, se producen los roces, los silencios, los malentendidos y la falta de comunicación.

Esta es la clave de Adossats, donde su creador y uno de los protagonistas, Ramon Madalula, nos permite entrar en una celebración familiar, en un Sant Jordi cualquiera, en una familia cualquiera, en la que los encuentros y desencuentros están servidos.

Es un día soleado de primavera, y la familia está en el jardín de su adosado, reunida para celebrar la onomástica de tres de sus miembros (abuelo, padre y nieto) que se llaman Jordi. El padre de familia, representado magistralmente por el actor Jordi Bosch, es un funcionario, defenestrado y amargado. Carme, su mujer, papel que representa la actriz Rosa Renom, es una mujer dedicada a su familia, y volcada en exceso en el amor hacia su perrita.

El abuelo, representado por Carles Canut, todo un carácter, es una pieza clave del núcleo familiar, a su cuidado está Deisy, una chica dominicana, cuyo papel representa Marieta Sánchez. Joan, el hermano de Jordi padre, es el “artista de la familia”, torturado e incomprendido, representado por el propio Madaula. El tercer Jordi, en este caso, el joven nieto, representado por el actor Guillem Balart, tiene un breve pero intenso papel.

Cada uno de los miembros de la familia tiene una queja, un trauma, un reproche, una rivalidad escondida y solamente hace falta un detonador (absurdo y cómico en este caso), para que estalle todo por los aires, y se digan todas las verdades. ¿A quién no le suena una situación así? Un clásico de las reuniones familiares, sobre todo durante estas fechas navideñas. 😉

Poniendo el dedo en la llaga, aunque sin tragedias exageradas, con pocos excesos, tal y como pasaría en cualquier familia del mundo, Adossats, es un retrato fiel, demoledor y entrañable de lo que representa la familia en nuestras vidas. Muy recomendable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *