Crítica: Flor de nit

Crítica: Flor de nit
¡Puntúame!

Nota: 7 sobre 10

La revolución, los sueños y las esperanzas de que pueda haber un mundo mejor. Sobre estos grandes, enormes, temas versa el musical de Barcelona que se ha aposentado en el Almeria Teatre de la mano de la compañía Gátaro.

Flor de nit es un musical que ideó Dagoll Dagom y que ahora, esta compañía escénica, vuelve a recuperar para darle un toque actual y personal. Con una puesta en escena muy sencilla, pero perfectamente distribuida, este musical de Barcelona nos adentra en la historia del Paral·lel, el eje cultural, liberal y soñador de la Barcelona de los años 30.

Con Flor de nit asistimos a un estallido artístico

Flor de nit es un musical dividido en dos actos, el primero del cual es impresionante: presentación de personajes, humor y pasión por la lucha de la clase obrera. En este primer acto nos introducimos en la trama que sirve para describir dos puntos de vista comvergentes de la época: el obrero anarquista y revolucionario y el burgués de Barcelona. Rosa, interpretada una espectacular Beth Rodergas, es el nexo de unión entre ambos mundos que, si colisonan, sólo pueden ocasionar una cosa: la muerte.

El segundo acto de Flor de nit es más flojo que el primero: el nudo del argumento ya está servido y, sin embargo, se pierde mucho la tensión a causa de la interpretación temas emotivos e introspectivos que despistan un poco del hilo argumental. El personaje de Mimí es el encargado de quitar peso al asunto y añadir unos toques de humor y risas que, creo, son necesarios en una obra de más de 2 horas de duración.

Frank Capdet, uno de los actores de "Flor de nit"

Frank Capdet, uno de los actores de “Flor de nit”

Mención aparte merece la actuación de Frank Capdet: su expresividad, su energía y su facilidad por la máscara lo elevan como uno de los actores más sobresalientes del musical Flor de nit. Pero no sería justo hablar sólo de los actores: la puesta en escena, la dirección musical, el vestuario y la dirección artística hacen que Flor de nit sea un espectáculo de Barcelona que merece la pena descubrir.

Con Flor de nit asistimos a un estallido artístico en el que canto, baile, interpretación y sueños van de la mano. A punto estuve de alzar el puño desde mi propia butaca para solidarizare con los obreros de la revolución. Y esa empatía con el público no lo consigue cualquiera.

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y directora de la cía LetrasConVoz

2 comentarios:

  1. Pienso que Flor de nit és muy didáctico y muy representativo de unos años 30 en los que la incertidumbre de una inminente guerra civil hacen aflorar las luchas de clases sociales estupendamente representadas en el papel de Rosa como mujer que se debe hacer cargo de su destino. Para mi es un ejemplo de superación personal donde el papel de la mujer se muestra con toda su dureza, belleza y ternura ante las creencias arcaicas de una sociedad machista que continúa aun hoy.

    • Mucha verdad en tus palabras, Julio. “Flor de nit” tiene una lectura de defensa de las libertades de las mujeres que perfectamente puede trasladarse a la época en la que vivimos. Totalmente de acuerdo contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *