Crítica: FS2 Sinfonía escénica de la relación

Por Ester M. González

Nota: 7 sobre 10

Sala Hiroshima presenta una nueva pieza de danza contemporáneaFS2 Sinfonía escénica de la relación 

Fuimos a la Sala Hiroshima de Poble Sec, ya archiconocida, aunque de reciente creación (2015), para dejarnos sorprender por esta original y excitante propuesta creativa que engloba circo y danza, fundiéndose de manera poética y espiritual.

Sobre un escenario casi desnudo (solo unas cuerdas y una silla, como único mobiliario), aparecen las dos bailarinas, que irán desgranando su particular propuesta artística. Mediante la danza y la gestualidad nos van contando, cómo se configura una pareja, en un clásico tira y afloja de dos fuerzas, que se tienen que poner en equilibrio, algo realmente difícil de conseguir.

Siempre hay una parte de la pareja que tira más o que impulsa más a la otra. Una de ellas, va a ser la que se quede colgada mediante una cuerda y un aro del pelo, mientras la otra la sujeta o la impulsa hacía el aire, indistintamente. Siendo un conocido número de equilibrio circense, el suspender del cabello a otra persona para hacerla volar, aquí cobra un dramatismo, que le aporta otra dimensión muy diferente de la del circo.

danza barcelona

Por otra parte, la reiteración de este número hizo que la obra se alargará a nuestro parecer, innecesariamente. Tampoco nos gustó la música que acompañaba la actuación, el volumen estaba demasiado elevado para una sala pequeña, y era muy repetitiva y mecánica. La iluminación tampoco acompañaba, era muy sencilla y creaba unas sombras que confundían al espectador. Se hicieron unas pausas donde se quedaba el escenario a oscuras totalmente, y que no aportaban ningún valor al conjunto, más bien, hacían perder el ritmo del drama que se narraba.

De este espectáculo de Barcelona nos gustó lo original de la propuesta y la correcta ejecución por parte de Melissa Scioscia y de Ingrid Esperanza, y cómo no, pasarnos por esta antigua fábrica de ascensores reconvertida en sala de teatro, de conciertos y de un bar estupendo, dónde aprovechamos para tomar una cervecita.

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y directora de la cía LetrasConVoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *