Crítica: “La Coach”, Capítulo 2- Primera serie en vivo en Sala ÓN

Crítica: “La Coach”, Capítulo 2- Primera serie en vivo en Sala ÓN
4.3 (86.67%) 3 votes

Nota: 8 de 10

El pasado 13 de abril se estrenó el primer capítulo de la serie en vivo La Coach y este jueves 30 pudimos disfrutar del segundo episodio. Se trata de un proyecto muy innovador e interesante que viene de la mano de Laberinto Producciones y LetrasConVoz. La serie en vivo está dirigida por Elia Tabuenca y Eva Solé, escrita por Elia Tabuenca y protagonizada por Rut Blasco, Lara Vacas y Laura Millaruelo.

La Coach, un proyecto creativo, original e innovador

“La Coach” es una serie teatral que cuenta con cuatro temporadas, cada mes corresponde a un capítulo y durante todos los jueves de ese mes se puede disfrutar del capítulo que corresponde, en vivo. El argumento de la serie gira en torno a Amelia, una mujer de 32 años que entra en crisis al cumplir sus 33 y decide empezar a visitar una coach. Esta coach resultará ser una mujer muy peculiar que no dejará de sorprendernos y hacernos reír mucho junto a las otras dos chicas.

Es la primera vez que se hace un proyecto de este tipo en la ciudad de Barcelona y a mí, sin duda, me ha encantado el resultado. El hecho de que sea una serie y que cada mes se realice un capítulo en vivo no implica para nada que no pueda cogerse el hilo de la obra en cualquier momento. Justo antes de la representación, emitieron un pequeño recordatorio de los capítulos anteriores para que nadie estuviera perdido, un recurso que me pareció muy útil y original. La serie también tiene su propia melodía y os advierto que es muy, muy pegadiza.

Humor, naturalidad y mucha dinámica en “La Coach”

El argumento en sí, ya me pareció que podía ser muy humorístico, pero en una obra de comedia siempre se corre el riesgo de no llegar al público o de no transmitir justo el punto de comedia que se necesita sin resultar abusivo o quedarse corto. Este no fue para nada el caso de “La Coach”.

Me resultó una obra muy dinámica donde las actrices llevaban muy bien al personaje. Todo iba saliendo de una forma muy natural, casi como sino estuvieran actuando, y esto generaba que en seguida te quedaras enganchado a la historia y a sus protagonistas. A mi parecer, la construcción de los personajes está bastante bien hecha ya que se trata de mujeres muy reales que bien podríamos ser cualquiera de nosotros, lo que provoca que nos identifiquemos con ellas y conectemos con la obra.

Al conectar con la obra y los personajes, el humor llega de una forma mucho más sencilla. Tanto la construcción de los diálogos como la actuación de las chicas me pareció brillante y muy, muy lograda. Pasé un rato genial, con muchas risas y entretenimiento.

Un escenario muy sencillo pero que da mucho juego a pesar de las limitaciones

Tal vez el único fallo que puedo ver en la obra es el lugar donde se realiza, algo que, sin duda, se puede solucionar. La sala y el escenario son pequeñitos por lo que limita la actuación de las actrices en momentos donde se necesita bastante dinamismo. Aún así, considero que aprovechan muy bien el espacio que tienen y los recursos de los que disponen.

El vestuario funciona muy bien, yendo siempre acorde a los personajes, creo que refleja la personalidad de cada una a la perfección. El juego de luces para hacernos saber que se pasa de una escena a otra o que el día ha acabado en la serie, también es muy original y está muy bien utilizado.

En general, creo que han podido construir algo muy bueno, haciéndose servir de poco, Logran que cosas bastante básicas como un sofá y una mesa, se transformen en algo imprescindible incluyéndolo dentro del juego actoral.

Contexto muy actual, comedia muy cercana

Otra de las cosas que también me gustó mucho de la obra, es que el contexto en el que se desarrolla es muy actual. Desde el concepto del “coaching” que se ha puesto tanto de moda, como el uso del WhatsApp y de las redes sociales en las escenas, son todo puntos a favor y referencias muy actuales. Considero que es algo muy bueno ver como se va innovando en el teatro e incluyendo situaciones muy contemporáneas con las que todos podemos identificarnos.

Por otra parte, la crisis existencial que Amelia sufre y con la que intenta lidiar, es también el reflejo de la sociedad actual, donde todos los jóvenes están cada vez más perdidos y tienen que aprender a lidiar con varios altibajos de identidad. El paro, no llegar a fin de mes, los despidos… Todo eso, sumado a esa sensación de no saber si estamos haciendo lo correcto, de pensar que ya somos adultos pero darnos cuenta de que la vida puede dar un giro radical en cualquier momento y demostrarnos que todavía nos queda mucho por aprender. 

Yo sin duda, me he quedado con ganas de más tras ver este capítulo, y cuando eso pasa, sabes que algo bueno hay detrás. La Coach es una propuesta fresca que te hace desconectar y aprender a reírte de las trabas que la vida te pone delante. Porque no hay mayor consejo, que tomarse las cosas con humor, y una obra  que inspira esa sensación siempre merece ser recomendada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *