Crítica: La llamada – El aclamado musical llega al Poliorama

Crítica: La llamada – El aclamado musical llega al Poliorama
5 (100%) 2 votes

Valoración: 9 sobre 10

Ayer asistimos al estreno de “La Llamada” en el Teatre Poliorama de Barcelona y la sensación de hoy es pura resaca de buen rollo. Como anuncia en su programa de mano “La Llamada habla de la alegría de encontrar, aunque sea por un segundo, tu lugar en el mundo. Esperamos que sentado en esta butaca te llevemos a donde quieres ir.” Y vaya si lo hace.

La Llamada es un canto a la alegría y la tolerancia

Nos hallamos ante una obra que habla sobre tolerancia, tolerancia hacia los demás y hacia una misma. Encontrar tu lugar, sea el que sea, por marciano que resulte el objetivo que persigues.

De entrada, la historia sobre una joven a la que le encanta el electro latino y que siente la llamada de Dios en un campamento de verano, puede resultar rocambolesca. Pero el desarrollo de la historia es tan honesto y fresco que no puedes hacer más que rendirte ante él. Los personajes están construidos con tanta ternura y verdad que te enamoras de todos y cada uno de ellos, no hay excepción.

Escenografía sencilla y funcional

Pequeños cambios de elementos y luces nos hacen transportarnos de un espacio a otro, y no hace falta más. La importancia de la historia recae en los personajes, no en los lugares en los que se encuentran.  Aun así, el escenario tiene todo lo que necesita. El sonido y las luces están coordinados de manera magistral haciendo las mil maravillas en lo que a ambientación se refiere.

El reparto de  La llamada entregado a la fiesta del teatro

El reparto defiende con maestría el texto y las canciones. La banda de músicos en directo funciona como si de un actor más se tratase. Todo funciona de una manera fluida encima del escenario, y todo está vestido con esa magia inexplicable que desprenden los trabajos de estos directores.

Se respira el hecho de que es una pieza con recorrido, las personas que la interpretan tienen tan cogidos a los personajes que se permiten hacer malabares humorísticos regalando así, al público, una representación diferente cada noche.

“La Llamada” es una obra para recomendar, eso es indiscutible. Es un buen trabajo que consigue lo que se propone, emocionarte, hacerte reír, dejarte un buen sabor de boca. Y por el número de personas que terminaron de pie bailando, yo incluida, ya os aseguro que lo consigue con creces.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *