Crítica: Suma y resta – Sala Fénix

Crítica de Aida Deturck

espectaculos barcelona

La tenue luz de la Sala Fénix ilumina un escenario discreto, solo un pequeño comedor formado por una mesa y varias sillas. Al fondo una proyección da inicio al espectáculo Suma y Resta, la obra protagonizada por Evelyn Arévalo y Belén Bouso de la compañía Variacions.

Dos mujeres, dos hermanas que aun naciendo en el mismo entorno acaban adoptando pensamientos y formas de vida completamente opuestos. La hermana mayor, Agnès, parece ser la viva imagen del padre, que ella misma describe con gran afecto, negativa la llaman, seria, terrenal. La hermana menor, Laura, a la que correspondería ser como la madre es la positiva, alegre y soñadora.

teatro barcelona

Agnès tiene prácticamente todo lo que la sociedad premia: una casa, un buen trabajo y un buen marido, solo le falta el bebé y el perro para ser la familia perfecta, pero no parece ser feliz. Laura ha luchado por sus metas pero no lo ha conseguido, sigue soñando aunque anhela en parte la vida que lleva su hermana, de todas maneras, sí parece feliz.

Este espectáculo de Barcelona, resumido a grandes rasgos, sorprende por la incorporación de material multimedia en formato vídeo que aporta más detalles sobre la vida de los personajes, muestra actividades que sobrepasan el escenario de la obra y completan algunas acciones que se producen fuera del comedor. A través de estas pequeñas filmaciones conocemos a la madre, así como a las parejas de ambas, sin embargo por alguna razón no nos desvela la incógnita sobre el padre. En ocasiones rompe con la estética y la pregunta es si realmente todos los vídeos aportan algo imprescindible para la obra, más allá de una pequeña integración más profunda de sus personajes.

teatro barcelona

Aunque los monólogos y la acción de las escenas se combinan con gran naturalidad la estructura de la misma puede llegar a ser confusa. Quizás la historia intenta abarcar demasiados temas sin conseguir cerrarlos en su totalidad. No obstante, al mismo tiempo lleva al espectador a conocer la rutina de las hermanas y va aportando una carga emocional que poco a poco van adoptando las protagonistas debido a sus circunstancias.

Es el egoísmo y la falta de comprensión lo que desemboca en un final, -para no desvelar nada- impactante, aunque incierto. Una pequeña falta de contundencia o inconclusión dio lugar a unos primeros tímidos aplausos que luchaban contra la duda de si estábamos ante el final de la obra, unos aplausos que cobraron fuerza y se prolongaron una vez se confirmó que ya había concluido.

Es sin duda una obra con personajes entrañables en su humanidad. Uno de los aspectos más destacables es la atmósfera intimista, perfecta para una sala pequeña pero confortable y acogedora como es la Sala Fénix.

espectaculos barcelona


Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y directora de la cía LetrasConVoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *