Crítica: The Guest – Grec 2015

Crítica: The Guest – Grec 2015
¡Puntúame!

Crítica de Ester González

Nota: 6 sobre 10

Con un atronador ruido de tambores electrónicos aparecieron sobre el escenario del Teatre Lliure de Montjuïc, el grupo de danza de Ina Christel Johannenssen, Zero Visibility. Los noruegos, se acomodaron en un espacio formado exclusivamente por una tarima que imitaba la baldosa hidráulica de las casas antiguas. Los espectadores, rodeaban por completo el espacio de la tarima, dando la sensación de estar dentro del mismo espectáculo.

Este espectáculo de danza de Barcelona muestra unos taburetes giratorios de tamaño pequeño que eran el único elemento escenográfico, y se fueron moviendo a discreción a lo largo y ancho de la hora y cuarto que duró el espectáculo. Con contundentes e incluso agresivos movimientos, recrearon un relato breve del escritor francés, de origen argelino Albert Camus, el Huésped, que reflexiona sobre la ambigüedad de ser huésped o ser anfitrión, sobre el trato que se se le da a los recién llegados de otros países y de como son recibidos en nuestro hogar los extranjeros.

El espectáculo The Guest nos hizo pensar en la dualidad entre artista y espectador, de cómo el que crea, el que baila, en este caso, es tratado por el que observa la obra, es decir el propio espectador. El espectador es observado por el que danza, a veces, de forma no amigable precisamente. Esta agresividad encubierta muchas veces, en se vuelve en The Guest, descarada y descarnada. El mundo es hostil con lo que viene de fuera y los movimientos de los bailarines ratifican este hecho. La dureza de los movimientos, se acompañada de música irritante y repetitiva, de percusiones electrónicas, casi tribales, firmadas por Demdike Stare, dúo de música techno de Manchester.

En la segunda parte de este espectáculo de danza de Barcelona, la música, protagonizada por el trío palestino Joubran, le da un sabor étnico que combina con los movimientos sincopados y rígidos de los 12 bailarines sobre el escenario. De diferentes nacionalidades son muchos de ellos y saben muy bien lo que es el exilio, pues lo han vivido en primera persona.

The Guest, aunque magistralmente interpretada por bailarines más que notables, nos pareció dura, descarnada e incluso glacial, poco comprensible para espectadores de cultura mediterránea. Es una obra que incomoda espectador y le transporta hacia una realidad en donde no quisiera estar. Una realidad violenta, amarga y solitaria por donde vagan los huéspedes en las heladas tierras extranjeras.

Consulta aquí el artículo que en Espectáculos Barcelona publicamos sobre el Grec 2015

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y fundadora de espectáculosBCN y la productora teatral Laberinto Producciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *