Crítica: Un tranvia anomenat desitg

Crítica de Melisa Coloiera

Nota: 9 sobre 10

espectaculos barcelona

Llega una obra de teatro a Barcelona que recupera un gran clásico: Un tranvia anomenat desitg en Sala Muntaner.

No pudimos resistir el ataque de nostalgia y alegría al ver de nuevo un guión del entrañable y talentoso dramaturgo Tennessee Williams (Thomas Lanier Williams III) sobre un escenario. Aquél que nos regalase éxitos históricos llevados al cine, como “La Gata sobre el tejado” o “El Zoo de Cristal”. ¡Eso había que verlo! El inolvidable libreto de ” Un tranvía llamado deseo” volvía a nuestros escenarios , si es que alguna vez se ha ido, desde que ganase con el premio Pulitzer de teatro en el año 1945.

Impreso a fuego en la memoria del público a nivel mundial, éste relato desgarrador hacía las delicias de Hollywood en la famosa película con mismo nombre interpretada por Marlon Brando. El listón en una obra de tal categoría es demasiado alto y plantea un reto difícil de adaptar a nuestros tiempos, pero quedamos sorprendidos y completamente satisfechos con la magistral interpretación de los actores (Annabel Castan, Mireia Illamola, Jorge Albuerne y Pepo Blasco) que presenciamos éste viernes en la sala Muntaner.

Un tranvía llamado deseo en la Sala Muntaner de Barcelona, lo tenía tremendamente difícil para sorprendernos después de haber visto tantas veces ésta obra, leída o interpretada o en cine, la escenografía y decorados eran de lo más austero y minimalista al entrar y sentarse pasando rápido la mirada por el escenario aun vacío. Nos preocupamos, pero a media que avanzaba la obra la sala se volvió un mundo, la historia te estremecía en tu mismo sitio sin moverte de la silla con momentos de verdadera belleza escenográfica como el romanticismo entre dos bajo la tenue luz de una lámpara de papel como único foco de luz en la sala; o el éxtasis de un baile en cámara lenta con un gestual corporal que nos dejó de boca abierta. Congelando en un momento de gran belleza y con una pieza musical bien escogida, el tiempo de esa gente que arañaba la felicidad de forma desgarradora frente a nuestros ojos.

tranvia anomenat desitg teatre 1

La Blanche, protagonista principal de “Un tranvía llamado deseo”, y particularmente ésta, recreada, nueva Blanche de la obra interpretada por Anabel Castan, es una Blanche tan empática, tan bien caracterizada que cuando sufre te duele y cuando sueña y divaga en sus fantasías que son como un salvavidas en la tormenta. Nada más fuerte y más intenso que el deseo, aun en una persona rota, quebrada por la tragedia, repudiada por la sociedad y herida psíquicamente. El deseo; ese impulso o instinto de lo más primigenio es tan fuerte, que darle rienda suelta y alimentarlo llena cualquier vacío.

De este espectáculo de Barcelona nos ha encantado la intensidad y poesía de los diálogos, la calidad del lenguaje corporal y de los gestos. Y los momentos introspectivos en que Blanche habla consigo misma y también le cuestiona al público como si estemos dentro de su mente. Blanche ha sido lo mejor de la obra, se desgarraba y se destruía a sí misma frente a nosotros, solo por haber conocido a la Blanche de Anabel Castan ya nos valió la pena repetir el visionado de Un tranvía llamado deseo e ir a verlo a sala Muntaner, ella ha estado por encima de todas nuestras expectativas, fabulosa.

tranvia anomenat desitg teatre

Blanche es elegante, refinada, soñadora, su causa se vuelve nuestra causa, y no podemos evitar sentir piedad por ella, porque es la víctima de una sociedad que condena y repudia aquello que no sigue las normas y cánones sociales de conducta. Blanche se vuelve la voz de personas que han cometido un error y por él, lo han pagado caro. Es el deja vu de miles de gentes que lo han pasado mal y no se les permitió, en esos momentos de debilidad equivocarse. Y aunque nuestra sociedad ha cambiado mucho desde el 1945 y se ha vuelto más indulgente, la esencia de la historia permanece. Un tranvía llamado deseo es un drama intenso y triste acerca de la silenciosa condena social hacia los individuos. Que al no permitírseles una redención ni dejar el pasado atrás, caen aun más hondo en el pozo de su desdicha. La frágil mente ya desgastada de Blache recibe su remate final durante la obra.

Ahora vamos con Estella, la hermana pequeña de Blanche a la que visita quedándose un tiempo en su casa y teniendo que soportar el desprecio de su prepotente, bruto y descarado marido. Estella está interpretada también de forma fenomenal, por Mireia Illamola. Vimos una mujer enamorada que realmente resumaba ilusión, que piensa siempre en positivo y minimiza cualquier agravio de su hombre, el amor la ciega al punto de no ver lo que está pasando frente a ella y en su propia casa. Estella es la inocencia personificada. De ingenuidad casi incómoda, es jovial, servicial y sumisa, la actriz borda el papel. Un diez también a su actuación.

Luego está el handicap de Blanche, Stanley, nuestro hombre ( y aquí más de uno no podía sacarse de la mente la interpretación de Marlon Brando por lo que el listón tambien estaba alto ) … Stanley es interpretado por el actor Jorge Albuerne. Testosterona pura y un lenguaje corporal y gestual magnífico durante la obra pero su actuación podría ser mejorable. Nos faltó credibilidad en su interpretación como si no estuviese de lleno en el papel. Stanley, como si de un macho alfa se tratase, asume el control total de su hogar y ve en Blache una amenaza a sus dominios, por lo que va desarrollando contra ella una adversión cada vez mayor y desea expulsarla de sus vidas y sacarla cuanto antes del hogar familiar.

tranvia anomenat desitg teatre 1

Foto de David Tarrasón

Además lo que verdaderamente odia de Blanche, es que en ella pone en evidencia sus carencias y acusa su brutalidad. Ella no para de recordarle que es un bruto al nivel de un Neanderthal y el no para de intentar desacreditar la imagen de perfeción de Blache y buscará en su pasado al punto de encontrar evidencias que la desarmen y desacrediten completamente frente a su mujer, a su propio mejor amigo quien se enamora de ella. Stanley es brutal y despiadado, bebe y golpea a Estella que está embarazada. Pero a la vez se aman con pasión irrefrenable y desea proteger su relación de cualquier amenaza externa que pueda alejar a su mujer de sí, en éste caso, la misma Blanche.

El amigo de Stanley, es interpretado muy bien por el actor Pepo Blasco. Toda esta obra de teatro se entreteje con mucha intriga y está excelentemente dirigida. Un diez a la dirección de Oriol Tarrascón, que con un listón tan alto ha sabido recrear maravillosamente “Un tranvía llamado deseo” y traernos de nuevo el gran clásico teatral a un escenario. Quizá lo único que echamos a faltar fue un poco más de ambientación en el escenario, ya que era muy austera. Si bien con una bañera, una mesa y algunos objetos han logrado resultados apoteósicos, el vestuario no nos encajó del todo, ya que Blanche parecía vestir de la década del 40 a 50´s mientras que estela iba totalmente actual así como el resto de personajes.

tranvia anomenat desitg teatre

Foto de David Tarrasón

Se supone que la historia de Un tranvia anomenat desitg sucede en la Barcelona actual aunque no especifican, pero para encajar mejor el escándalo que condena la atormentada mete de Blanche sería necesario remontarse un poco atrás en tiempos en que verdaderamente una mujer podría ser víctima del acoso de todo un pueblo y prácticamente repudiada y expulsada de éste, por su comportamiento. El contexto socio-cultural no nos encajó del todo como para insertar la historia de lleno en la actualidad de Barcelona.

Aun así no ha perdido ni un ápice de intensidad emocional, poesía y empatía para con los sentimientos y deseos humanos, y es por eso que nos ha encantado, y parece que nos seguirá encantando siempre ésta tragedia. Si disfrutáis tanto como nosotros de un buen drama o culebrón como tan coloquialmente hoy se les dice, o simplemente queréis descubrir el argumento de un clásico tan famoso inserto en la cultura general internacional, ir a verla pues os sorprenderá.

espectaculos barcelona


Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y directora de la cía LetrasConVoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *