Crítica: La Penúltima – El nuevo espectáculo de Quique San Francisco

Crítica: La Penúltima – El nuevo espectáculo de Quique San Francisco
5 (100%) 1 vote

Nota: 7 sobre 10

El pasado viernes 1 de febrero, la Rambla de Poble Nou tenía una ambiente de lo mas estrambótico. Personas muy variopintas tomando cañas en las terrazas de los alrededores del Casino l’Aliança del Poble Nou, haciendo chistes de lo más gamberros mientras esperaban la gran risa. La atmósfera era perfecta, noche invernal, húmeda y fría para partirse de risa.

La fiesta estaba por comenzar. A las diez de la noche se esperaba por primera vez en Barcelona La Penúltima, el último espectáculo del humorista, monologuista y actor madrileño Enrique San Francisco, Quique San Francisco para todos.

Y llegó la hora se apagaron las luces, se abrió el telón y empezó el show.

“La penúltima”, monólogo de humor presentado por Miguel Martín

La primera cara que vimos fue la de Miguel Martín haciendo de presentador del show; el show que ya empezó él solo. Fue calentando los motores del público, un público muy entregado, con un monólogo de lo más gracioso sobre un viaje al país vecino, Marruecos.

Lenguaje ágil, rápido y adaptando las situaciones que pasaban en el público, como lo que pasó con unos espectadores que recibieron su minuto de gloria por haber llegado quince minutos tarde y haberse sentado en primera fila, situación que Miguel aprovechó para hacer una buena parodia.

A éste, le siguió su compañero de “La Mofa Producciones”, Miguel Espejo quien entró muy fuerte y tocando temas delicados. La risa del público cambió pero el humorista puedo darle el giro ya que registros no le faltaban.

Un show con un humor ácido y gamberro

Y finalmente, entró en escena Quique San Francisco. Su espectáculo fue un lento y delicado despegue que no dejó de subir. El atrezzo, una mesa de bar con un mantel negro, una caña, un taburete y él, con su pinta de trasnochado, su voz rota y su humor. Con esas formas, como si estuviera en un bar hablando directamente a los colegas, nos hablaba al público. Hizo un repaso de sus inquietudes vitales.

Un San Francisco más íntimo, tocando temas que le preocupan: los desahucios y los vecinos pesados; la Guardia Civil haciendo sus test de alcoholemia y rescatando gatitos mientras hay fiesta en casa del vecino y nadie puede dormir; la muerte de los amigos que no podrán prestarle más pasta; la corrupción política, las injusticias, los 70, el cine kinki, las drogas, el alcohol, el sexo y las mujeres.

Todo esto con mucha elegancia barriobajera. Utilizando los clichés que rodean a su personaje (alcohólico, feo y putero) para darle el rollito pertinente y que el público aclama, ansía y espera. El humor de Quique San Francisco no deja a nadie indiferente. Es ácido, gamberro, rápido y crítico con todo y todos, nadie se salva, ni su público.

Así que no podía terminar “La Penúltima” sin culpar de su alcoholismo a los fans pesados. Esos que se le encuentran por la calle y le dicen “Venga Quique, tómate una cañita” y él tiene que aceptar y añadió con reproche “A mi nadie me invita a tomar un café”.

Todo el público llenó de aplausos y carcajadas el Casino l’Aliança del Poble Nou. Una noche como se esperaba, risas y aplausos por un lenguaje sin tapujos sabido llevar de la mano de Quique San Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *