La Traviata – Palau de la Música

El Palau de la Música Catalana nos ofreció la ópera La Traviata. Una versión escenificada que deleitó al público desde la primera nota. Un público que apreció el montaje y la interpretación y aplaudió con ganas cada aria y cada escena. El Palau se convirtió en un teatro de ópera durante unas horas.

La orquesta en el escenario, al fondo, se convertía en una parte más del decorado de la ópera. Un atrezzo mínimo conseguía recrear los diferentes escenarios de La Traviata. El propio Palau de la Música, con su ornamentación modernista y exuberante, completaba el decorado.

La Orquesta Terrassa 48, dirigida por Xavier Puig interpretó con elegancia toda la ópera. A pesar de no ser una orquesta grande, como las que encontramos en los teatros de ópera, La Orquesta Terrassa 48 llenó el Palau con una interpretación brillante, llena de brío en los momentos más alegres y de dulzor en los momentos más dramático.

Y sí, la orquesta nos emocionó, los intérpretes nos dejaron con la boca abierta. Las arias fueron muy aplaudidas y, en las escenas más intensas, el silencio en platea casi se podía cortar. Los cantantes nos hicieron emocionar. El Palau de la Música presentó un reparto doble para poder ofrecer un nivel muy alto al público:

  • Sarah Zhai Strauss/Marga Cloquell, Violetta Valery
  • Sergi Giménez/Carlos Cremades/José Concepción, Alfredo Germont
  • Alberto Cazes/Jorge Tello, Goirgio Germont
  • Numil Guerra/Mar Esteve, Flora Bervoix
  • Carlos Cremades/Felix Merino, Gastone
  • Antonio Fajardo/German Casetti, Marchese d’Obigny
  • Jorge Tello/Guillem Batllori, Barone Douphol
  • Néstor Pindado/ German Casetti, Dottore Grenvil
  • Cecília Ferraioli/Ayelén Seras, Aninna (cameriera)
  • Emili Gispert, Giuseppe (servo di Violetta)
  • Guillem Batllori, Domestico di Flora y Commissario

Para completar la representación, no faltó un coro que nos hizo vibrar en cada una de sus apariciones y un ballet que recibió grandes aplausos en agradecimiento a su interpretación (Coro NovAria y Ballet NovAria).

La Traviata, en el Palau de la Música, fue un regalo para los oídos y la vista.

espectaculos barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *