10 novelas góticas clásicas muy recomendadas

La literatura gótica comenzó, convencionalmente, con la publicación de El castillo de Otranto de Horace Walpole; han pasado más de dos siglos pero la fascinación de este género no se ha desvanecido, como lo demuestra la presencia de excelentes novelas góticas modernas y contemporáneas. En Espectáculos BCN vamos a hacer un repaso a las novelas góticas clásicas más interesantes para que descubras este fascinante género de ficción. ¡Empezamos!

Novelas góticas que tienes que leer

El género, nacido entre 1760 y principios del siglo XIX, se caracteriza por fuertes elementos medievales, un sentido de inquietud que a menudo conduce a lo sobrenatural y al horror (y a veces incluso a lo grotesco). Las novelas góticas clásicas se hicieron muy populares en Europa, particularmente en Inglaterra, donde se escribieron muchas de las obras maestras literarias del género. Aquí haremos un repaso por los libros más recomendados de este género. ¡Atent@!

Drácula de Bram Stoker

Por supuesto, esta es una de las novelas góticas clásicas más importantes. En Transilvania, para concluir la venta de una casa en Londres al conde Drácula, descendiente de una antigua familia local, el joven agente inmobiliario Jonathan Harker descubre que su cliente es una criatura de misterio y horror… Drácula, arquetipo de las infinitas historias de vampiros contadas por la literatura y el cine, pone en escena la eterna lucha entre el Bien y el Mal, pero también entre la razón y el instinto, entre los impulsos más inconfesables y no solo la respetabilidad victoriana. Una historia que surge del inconsciente y entra en todas nuestras pesadillas.

Los cuentos de Edgar Allan Poe

Los cuentos de terror de Edgar Allan Poe también son una buena muestra del género.  Leerás sobre casas sombrías de color plomo rodeadas de pantanos silenciosos y exhalaciones pestilentes, sobre barcos fantasmas que han navegado por los mares durante siglos y se han arrojado en los remolinos abismales del océano, hasta el centro exacto de la Tierra. Leerás sobre gente amurallada que vive por capricho, otros enterrados vivos por error, y amores que superan la muerte… Si buscas libros de terror cortos, lo has encontrado.

Los misterios de Udolfo de Ann Radcliffe

Considerado el arquetipo de la novela gótica, «Los misterios de Udolfo» se publicó en 1794, año del ascenso y caída de Robespierre.  En Francia, en 1584, la joven y sensible Emily St. Aubert, huérfana de ambos padres, fue encerrada por su tía Madame Cheron y su compañero, su perverso tío Montoni, en el oscuro castillo de Udolfo en los Apeninos. Solo después de una convulsiva serie de eventos escalofriantes Emily logra recuperar su libertad y reunirse con su amante, Valancourt.

El monje de Matthew Gregory Lewis

En los años 30 Antonin Artaud hizo de la novela gótica de Lewis una especie de «copia francesa». Y es en la versión de Artaud, con un prefacio de Nico Orengo, que Bompiani vuelve a proponer el texto. La novela se publicó por primera vez en 1796 y fue inmediatamente un gran éxito de público, al mismo tiempo que causó un escándalo de gran resonancia a finales de 1700.

La abadía de Northanger de Jane Austen

Jane Austen es una de las autoras que creó grandes obras del Romanticismo, pero, también, de literatura gótica. Con su torpeza, sus ingenuos sueños y su encaprichamiento por los viejos castillos, Catherine Morland parece estar lejos de ser un modelo de virtud. Pero si este joven Bovary, delicadamente británico, no tiene nada de heroína, es porque Jane Austen se está divirtiendo. Y nos lleva, con una traviesa pluma, de un extremo a otro de la más moderna de las novelas austenianas.

Melmoth el errabundo de Charles Robert Maturin

Esta es otra de las novelas góticas clásicas más recomendadas. El libro contiene dos historias cortas. La primera de Maturín es la historia de un hombre, Melmoth, que hizo un pacto con el diablo: a cambio del alma obtiene la extensión de la vida. Y si puede encontrar a alguien que comparta su destino, evitará la condenación. El pacto se remonta al siglo XVII y en una serie de episodios, generación tras generación, Melmoth solo obtiene rechazos: incluso un prisionero de un asilo, incluso una víctima de la Inquisición, nadie acepta su pacto.  La riqueza de escenas de terror y horror contribuyeron a convertirlo en un auténtico bestseller internacional.

El castillo de Otranto de Horace Walpole

Esta es la primera novela gótica, la que sienta las bases de las siguientes. El castillo de Otranto lo tiene todo: una maldición, un castillo, un amor que recuerda la tradición de la caballería, y un encanto grotesco. Seguramente los sucesores de Walpole pudieron exaltar en sus novelas las características que él anticipaba al insertarse con mayor vigor en la ficción gótica, pero al autor se le atribuye haber creado una historia ligera solo en apariencia, llena de absurdo y, al mismo tiempo, con un carácter noir.

Entrevista con el vampiro de Anne Rice

Un cuarto oscuro. Una grabadora encendida. Un periodista. Y un vampiro. Desde hace casi dos siglos, Louis de Pointe du Lac ya no es un hombre: es una criatura de la noche, y tiene toda la noche para convencer a Daniel, el periodista, de que la historia que le cuenta es cierta. Louis cuenta cómo recibió el don (¿o quizás la maldición?) de la vida eterna justo cuando no deseaba nada más que la muerte. Sensual y encantador, cruel y, sin embargo, capaz de una profunda emoción, Lestat necesita a Louis tanto como Louis lo necesita a él.

Frankenstein de Mary Shelley

La joven Mary Shelley, que aún no tiene 19 años, no puede dormir: sueña con la fantasía de un hombre horrible. Pocos días después nace Víctor Frankenstein y su criatura. Una historia de una novedad inquietante, rápidamente llevada al escenario, muy a menudo más tarde en la pantalla. Se convirtió en algo tan mítico que, en la mente del público que había

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson

Y terminamos este repaso a las novelas góticas clásicas para hablarte de una obra de arte. En un Londres brumoso de finales del siglo XIX Robert Louis Stevenson sitúa su novela más compleja y fascinante, resultado de una oscura fantasía: la historia del respetable Dr. Jekyll, que experimenta con una poción capaz de mutar en el malvado Edward Hyde. La obsesión por los experimentos y el ambiguo poder de la ciencia, las personalidades divididas y los riesgos de la represión hacen de esta novela escrita en 1886 una reflexión sobre la naturaleza humana que seduce incluso a los lectores de hoy. Es uno de los libros de terror psicológico más alucinantes que hay.

 

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y fundadora de espectáculosBCN y la productora teatral Laberinto Producciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *