Pueblos de los Pirineos catalanes que tienes que conocer – ¡PRECIOSOS!

Pueblos de los Pirineos catalanes que tienes que conocer – ¡PRECIOSOS!
5 (100%) 1 vote

Los Pirineos catalanes es uno de los lugares más bonitos de Cataluña que cualquiera querría visitar. Ahora que se acerca la navidad, un buen regalo o una buena opción para escaparse y celebrarla es sin duda acudir a estas montañas, pueblos y zonas tan espectaculares.

En Espectáculos BCN nos gustaría recomendarte unos cuantos pueblos de los Pirineos catalanes que tienes que conocer para que no te falten opciones y te des ese gusto por la relajación y la desconexión que la naturaleza ofrece y que tanto necesitamos.

10 pueblos de los Pirineos catalanes imprescindibles

Hemos seleccionado 10 pueblos para que tengas diversas opciones y descubras cuantos más mejor. Así tal vez puedas organizarte una ruta y visitar más de uno o apuntarte los siguientes para otra ocasión. ¡Esperamos que te encanten y los disfrutes!

Prullans

Uno de los pueblos de los Pirineos catalanes más bonitos es Prullans. Con poco más de 200 habitantes, este municipio es toda una joya con vistas impresionantes a la Cerdanya, situado al lado del Parque Natural Cadí-Moixeró, por lo que la relajación y las rutas estarán aseguradas. Lo más curioso de este lugar es que posee unos maravillosos antiguos dólmenes que fueron encontrados en cuevas cercanas y en Oren que ahora puedes visitar.

Fuente imagen: Wikiloc

Ribes de Freser

Uno de los lugares más bonitos del Pirineo Catalán es Ribes de Freser, un pueblo que creció al amparo del Castillo de San Pedro entorno a la magnífica Iglesia de Santa María, que todavía puede visitarse. Es un lugar muy turístico ya que se pueden hacer muchas rutas de montaña desde cerca y visitar la Vall de Núria. El cremallera sale directo de la estación de este bonito pueblo y te lleva hasta el mágico Valle.

También posee un bonito castillo, capillas y una gran curiosidad: el granòfir, único en Cataluña, se trata de una roca sub-volcánica que formaba parte del interior de la chimenea de un volcán. Ribes de Freser es también un lugar comprometido con el cine documental y medioambiental, por lo que podrás disfrutar de esta actividad si te apetece hacer algo más cultural. ¡Siempre proponen maratones de cine!

Unha

Unha es otro de los mejores pueblos de los Pirineos catalanes. Este pueblo es un gran acierto para todos aquellos amantes del esquí y la nieve, ya que siempre suele estar nevado por estas fechas. Pertenece al Alto Arán, se encuentra situado a 1.280 metros del nivel del mar, al lado de otro pueblo muy bonito que también podéis visitar: Salardú. Sus casas de piedra y sus calles estrechas te encantarán, además posee una iglesia parroquial, la Iglesia de Santa Eulalia, muy bonita y encantadora. Aquí te descubrimos algunos pueblos con nieve cerca de Barcelona para que disfrutes del invierno.

Camprodon

Camprodon es un pueblo ideal para todos aquellos amantes de la montaña pero que no quieren prescindir de los servicios y de la vida que aporta el turismo. Ubicado cerca del río Ter, el encanto particular de este lugar es el llamado Puente Nuevo, que data del siglo XII. También es un pueblo famoso por su gastronomía, ya que se come bastante bien y es genial para ir tanto en familia como en pareja a darse un buen banquete. Encontrarás una gran cantidad de rutas de montaña perfectas para todos los niveles.

Queralbs

Situado al norte de Ribes de Freser, el pueblo mediante el cual se accede más fácilmente a la Vall de Núria, Queralbs es un pueblo encantador. Su gran joya es la iglesia románica de Queralbs, del siglo X, que puede visitarse antes o después de hacer una de las muchas rutas de senderismo que el lugar ofrece. También dispone de un pequeño bar donde tomar el clásico vermut más tradicional.

Fuente imagen: SenderismoOnline

Llívia

Llívia es otro de los pueblos de los Pirineos catalanes con más encanto. Y, además, tiene una historia muy particular: pertenece a Girona debido al Tratado de los Pirineos firmado en el siglo XVIII pero está rodeado de territorio francés. Posee diversos monumentos para visitar, entre ellos se destaca la iglesia gótica en forma de fortaleza y una de las farmacias más antiguas de Europa que actualmente es un museo. Además de todo esto, también posee paisajes preciosos y emana la magia propia de los lugares rodeados por montaña y bosque.

Fuente imagen: Traveler

Taüll

No llega a los 300 habitantes pero la belleza que presenta este lugar en tan poco espacio es digna de visitar. Situado en el Valle de Bohí, posee dos joyas de la arquitectura románica que pueden visitarse: la Iglesia de Sant Climent y la Iglesia de Santa Maria, declarada monumento histórico en el año 2000. El campanario es muy alto y puede contemplarse desde cualquier punto del pueblo haciendo del lugar una imagen de postal. Otro de los pueblos de montaña de Cataluña más bonitos y destacados.

Fuente imagen: Ajuntament Vall de Boí

Castellar de n’Hug

En el corazón del Prepirineo catalán encontramos este bonito pueblo que respeta aún toda su arquitectura tradicional: calles empedradas, tejados de piedra, casas y paredes antiguas… es casi como viajar al pasado. Esta localidad es también muy conocida por ser el lugar donde nace el río Llobregat, por lo que una de las rutas por excelencia que tenéis que hacer es la visita a las Fuentes del Llobregat, que seguro os encantará. Las vistas son también preciosas y entre otros lugares puede visualizarse el majestuoso Pedraforca alzado a lo lejos.

Fuente imagen: Autorenting

Salardú

Situado en el extremo oriental de la Vall d’Arán, Salardú fue en la época medieval una villa fortificada. Anteriormente, en la parte alta del municipio, existía un castillo del que ahora apenas quedan restos, pero sin embargo, todavía se conserva la esencia de la época. Encontramos la Plaza Mayor con una hermosa fuente y la Iglesia de Sant Andreu, que se mantienen más o menos igual que en la antigüedad. A nivel gastronómico, recomendamos un conocido plato: la olla aranesa. ¡Seguro que te encanta!

Vielha

Capital de la Vall d’Aran, este maravilloso pueblo combina la tranquilidad de la montaña con el animado turismo que los visita, que no llega a ser agobiante sino a darle vida al lugar. Es uno de los pueblos del Pirineo catalán más conocidos y sin duda, te gustará tanto en verano como en invierno y podrás aprovechar para hacer muchas rutas de senderismo, es el lugar por excelencia desde donde parten muchas personas a explorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *