Crítica: Joaquín Cortés “Gitano”

Por: Alba Tabuenca

Joaquín Cortés escogió Barcelona y el Teatre Tívoli para estrenar mundialmente su nuevo espectáculo “Gitano”. Tras su enorme éxito, la ciudad condal está teniendo una segunda oportunidad para disfrutar del baile y cante que este bailaor y su compañía brindan.

8 bailarinas, 2 bailaoras, un cuadro flamenco a 8 voces y 17 músicos en directo son quienes dan realidad a este espectáculo, sin dejar obviar los vídeos como de telón de fondo. Gitano es según su creador: “ un viaje del que fui y al que voy siendo, mi evolución como artista con el descubrimiento de nuevas culturas.”

joaquin_cortes_gitano

En el espectáculo se diferencian dos partes, una primera mucho más estricta respecto al baile, y una segunda en la que nos metemos dentro de una gran fiesta gitana. Las bailaoras bailan para los músicos.

El espectáculo empieza con fuerza. Ya es pura fusión.

Luces. Música. Telón. Dos bailaoras. Primero se ilumina a una y luego a la otra. Bailan y se van.

Luces. Música “Silencio”. Azul nieve. Tres bailarinas en camisón blanco escenificando el silencio.

Se levanta el telón y aparecen los músicos y entra Cortés.

Silencio. Él, elegante, fuerte y mueve una pierna y empieza la música siguiendo el compás de su cuerpo, de sus movimientos.

La música: desde el flamenco más puro a la música clásica, pasando por el gospel, el jazz y unos retoques afro.

La danza: bailarinas de danza contemporánea que brillan, dos bailaoras contundentes y Joaquín Cortés.

joaquin_cortes_gitano2

El vestido blanco de las bailarinas contrasta con el de las bailaoras rojo pasión y negro con lunares.Terminarán el espectáculo todas con el mismo vestido de negro.

Se van alternando los bailes, se van dando paso. Las coreografías de las bailarinas son bellas, son arte. Una de las bailaoras parece exhausta, baila, taconea, suda y todo con un rictus de enfado. La otra bailaora es alegría y fuerza. Cada una su estilo, flamenco. Con ellas la improvisación parece dejarse ver sin saber si es el objetivo o es descuido.

Y Joaquín Cortés, él solo es espectáculo. Provocador, divertido y bailaor. La improvisación con él de nuevo parece aparece. Un espectáculo que no te deja indiferente por su grandeza.

espectaculosBCN

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y fundadora de espectáculosBCN y la productora teatral Laberinto Producciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *