Crítica: Un musical innominable – Musicales Barcelona

Crítica de Melisa Coloiera

Nota: 8.5 sobre 10

A punta de varita mágica nos acomodamos para ver el musical parodia de la saga Harry Potter, Un musical innominable en la sala grande del Teatreneu de Gracia. El público en la sala muy diverso con predominio de grandes grupos de adolescentes que parecían disfrutarlo bastante más que el público mixto de mayor edad.

Este musical cuenta con grandes voces de todo el elenco, buenos solistas y buen desempeño en a capela de todo el grupo. El repertorio de canciones es variado aunque no tan pegadizas como en otros musicales pero se pasa rato divertido y el musical es de ritmo alegre y socarrón en todo momento. El reparto de 9 jóvenes actores es bueno, todos en su papel muy particular con sus matices añadidos singulares. Uno consigue identificar fácilmente a los personajes de la saga; pero además hay algunas características añadidas en varios de los personajes (recordamos que es una parodia ), ¡pueden haber sorpresas!

El humor utilizado es también para público adulto, hay varios guiños y burlas a la homosexualidad de ciertos personajes. Villanos que se van de fiesta, ciertas picardías que los niños no podrán pillar pero los adultos sí. También hay que ir sabiendo que es una adaptación en lengua catalana y que se utilizan expresiones chabacanas de la jerga popular, lo que le quita absolutamente toda la pompa y circunstancia inglesa a la historia. Es como uno cuando va a comer sushi a un restaurante y se encuentra que ya existe el sushi de escalivada o se ofrece pan con tomate…

Si entendemos y estamos de acuerdo con ésta transformación para acercarse a una cultura más íntima y perfilar su público, seguramente sabremos disfrutar de éste musical. Es íntegramente en catalán, las canciones son originales y no tienen nada que ver con la BSO de las películas.

Destacamos la actuación de Marco Gómez en el papel de Harry Potter, sus momentos en solista buenos , en que con su voz versátil crea algunas situaciones y canciones originales. Y sobre todo nos ha encantado el pequeño niño malcriado Draco Malfoy , interpretado por Alba Gris. Nos ha parecido que incluso se le aportó a Malfoy un extra de personalidad incomprendida, una revelación en el trasfondo psicológico del personaje, las razones de su modo de actuar, y su conversión de villano a colaborador del trío de amigos protagonistas. Éste personaje se vuelve entrañable y único.

Presenciando el desglose y evolución de la historia de todos los libros de la saga, bien recreados sus momentos clave; entre bromas y canciones se va una hora y cuarenta minutos de show entretenido. La escenografía y la sala no aportan mucho, hay cierto humor en el modo en que se resuelven problemas básicos como el representar los rayos de luz que salen desde una varita, la resolución de problemas de cambios de decorado sobre el escenario es algo sencilla, podría mejorarse… Se podría trabajar más para engrandecer y aportar un contexto sensorial al musical, pero ver resolver éstos problemas al modo impro, le aporta humor, ellos mismos bromean sobre ésto en algún punto del show. Los vestuarios están bien conseguidos.

En línea general, Un musical innominable nos ha gustado: se pasa buen rato, la sala estaba correctamente climatizada, empezó puntual, acabó con buen aplauso. No descartamos que aun tiene posibilidades de mejorarse en algunas cosas. Por ello lo puntuaríamos con un 8,5 , recomendable dentro de la cartelera de verano.

Página oficial de Un Musical Innominable

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del teatro, de la literatura y de la música. Miembro de la cía LetrasConVoz y fundadora de EspectáculosBCN.

3 comentarios:

  1. Marisol Ramón Hervás

    Hola yo fuí a verla el sabado pasado en compañia de una amiga y dos niñas de 11 años cada una.Nos salimos de la sala ,porque no nos gusto nada .Creo que noes apta para un público infantil ,se decian palabrotas y gestos que no son para niños.Las lleve con mucha ilusión ,pero vi que se decepcionaron mucho……

  2. Marisol Ramón Hervás

    Hola yo fui a verla el sábado pasado en compañía de una amiga y dos niñas de 11 años cada una.Nos salimos de la sala ,porque no nos gusto nada .Creo que no es apta para un público infantil ,se decían palabrotas y gestos que no son para niños.Las lleve con mucha ilusión ,pero vi que se decepcionaron mucho……

  3. No recuerdo ninguna palabrota explícita durante la obra, sí que se insinuaban cosas ya más para adultos por eso hemos escrito y avisado: ….” El humor utilizado es también para público adulto, hay varios guiños y burlas a la homosexualidad de ciertos personajes.” … ya tu decides si llevar o no a los niños a verla, está orientada a pre-adolescentes y adultos, no a infantes menores de doce años. 🙂 que pena que se hayan retirado de la sala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *