Crítica: Tamariz – Magia Potagia ¡y mucho más!

Nota: 9 sobre 10

El Mago Tamariz vino, vio y venció. En la rueda de prensa de presentación de su espectáculo, ya nos dejó boquiabiertos con su habilidad con las cartas y su enorme capacidad de improvisación. “Tengo trucos para hacer magia 6 horas seguidas”, nos dijo. Y, visto lo visto, no tenemos ninguna duda.

En Magia Potagia de Tamariz nos encontramos con una baraja de cartas y nada más

En su espectáculo, Tamariz derrocha simpatía. Es simpático, dicharachero, bromista… pero siempre muy profesional. Sus trucos encandilan y nos sorprenden.

El Mago Tamariz no necesita ni humo, ni focos, ni juegos de luces, ni grandes aparejos… una baraja de cartas y sus manos consiguen que nadie respire en platea mientras hace sus trucos… y que, una vez realizados, los aplausos y las risas inunden el espacio.

Tamariz estuvo muy bien acompañado con más magos y más magia

Esta vez, Tamariz vino acompañado por Manuel Vega, un profesor de la Escuela de Magia que lleva su hija, por Consuelo Lorgia, que nos dejo estupefactos con su poder telepático… “os hace gracia, ¿verdad?

Pues imaginad que llegáis a la tres de la mañana a casa y decís ‘vengo de…’ y ella os dice ‘ya sé de dónde vienes’…” nos confesó Tamariz… y también una pequeña pero fantástica intervención de Alan.

Tamariz tiene trucos para seis horas y no deja de sorprendernos con su habilidad… pero ¿qué podía hacer para dejarnos aún más sorprendidos? ¿Aún hay más? Pues sí. En este espectáculo, el Mago Tamariz no sólo hace magia… ¡también baila! Baila y hace que algunas persona del público bailen. Visto lo visto, no sabemos qué hará la próxima vez…

Tamariz es generosidad en el escenario

En un día en que, por motivos ajenos al teatro, la función empezó con retraso, el Mago Tamariz nos pidió permiso y alargó el espectáculo un buen rato “que mañana es domingo y podemos dormir”. Y como tiene trucos para seis horas, y todos caben en su estuche de violín, sacó unos cuantos trucos más.

Una velada mágica que nos llenó de buen humor, de ilusión, y de admiración por la habilidad de Tamariz… que, aunque el diga que todo es trabajo y trabajo, nos hace dudar de si realmente son trucos… o magia. Magia Potagia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *