Macbeth: personajes principales y secundarios

macbeth personajes

¿Te gustan los thrillers psicológicos? En Espectáculos BCN te presentamos el thriller psicológico por antonomasia: Macbeth. Shakespeare dramatizó la lucha psicológica y emocional que la ambición desbocada causa. La idea de cómo la ambición trastoca la lealtad, la culpa y el destino terminan de darle forma a los personajes de Macbeth.

Bajo el mecenazgo del rey Jacobo, Shakespeare escribió una versión libre de lo que se cree es la historia real de la línea sucesorial de Eduardo de Inglaterra. Algunos textos históricos de la tradición escocesa creen que Banquo inicio la línea familiar que unificaría Inglaterra y Escocia en un solo reino. Jacobo seria un descendiente lejano de Banquo que funge como contraposición de Macbeth en la historia. Macbeth, resultó, entonces, en la historia de un héroe trágico que deviene en el triunfo de la descendencia de Banquo.

Personajes de Macbeth: principales

Los personajes principales en Macbeth sostienen con sus acciones toda la trama de la historia. La magnífica construcción shakespeariana de los personajes los carga de simbolismo y profundidad. Si quieres recordar los hechos de la trama puedes leerlos en este minucioso trabajo Macbeth: resumen y analisis. Vamos a conocerlos más abajo a todos los personajes que nos presenta esta tragedia.

Duncan, rey de Escocia

El afable rey de Escocia. Duncan se describe como un hombre mayor y confiado, por tanto, desprevenido ante la traición de Macbeth. Estas características nobles de Duncan son las que harán dudar a Macbeth de actuar, y después del regicidio lo atormentarán. Al contrario de la historia real en la que libremente se basó Shakespeare, Duncan era un hombre mayor que confiaba plenamente en sus allegados.

Duncan juega un papel importante en la construcción simbólica del concepto de lealtad. El rey aprecia la lealtad de Macbeth y lo idealiza como un hombre valeroso y honorable. Macbeth, de hecho, obtiene el título de Thaen o señor de Cawdor, por su valentía y lealtad en batalla. El primer señor de Cawdor había traicionado al rey Duncan al aliarse con los noruegos en la guerra. Es curioso que Shakespeare decidiera que Macbeth obtuviera ese título nobiliario que quedó desierto por la traición del antiguo señor. La historia completa está llena de estos simbolismos y premoniciones.

Duncan, como personaje, conforma la triada conceptual de la lealtad: el leal, el objeto de lealtad y el motivo. Duncan, el objeto de lealtad y Macbeth, el leal, se encuentran unidos a través del motivo, el reino de Escocia. Cuando el motivo es removido por las tres brujas y su profecía, el reino de Escocia se convierte en objeto de lealtad, y Duncan queda fuera de la ecuación. Macbeth, entonces, construye una nueva triada siendo él leal a la corona y motivado por la ambición.

Macbeth, señor de Glamis

El héroe trágico de la trama. Macbeth, inicialmente, es señor de Glamis y general en el ejército del rey. Vamos a conocer dos de las visiones principales con las que se interpreta a este personaje:

Macbeth, el viaje del héroe

Macbeth inicia su travesía heroica como un noble y fiel señor. Como todo héroe trágico en el camino se enfrentará a vicisitudes y decisiones que le harán avanzar al destino fatídico. Al principio de la obra, incluso antes de ver a Macbeth, escuchamos la historia de su valentía en batalla. En un momento histórico donde el honor y la lealtad se demostraban con los actos en el campo de batalla, sabemos que Macbeth es, al principio, un hombre honorable, digno y leal. El respeto que le pregonan está íntimamente vinculado a su heroísmo en batalla.

A medida que avanza la obra podemos ver como la impresión de los demás personajes empieza a verse afectada por las acciones de Macbeth. Empiezan a referirse a Macbeth en compañía de adjetivos como perverso, malvado y tirano. Y se enfrenta al dilema típico del héroe trágico al ser abandonado por la gracia, en este caso no divina sino colectiva.

Siguiendo la dialéctica de otros héroes como Edipo y Eneas, Macbeth elucubra un recorrido por el sentimiento de libre albedrio y destino sin dejarnos una respuesta definitiva. Al presentarse la profecía de las tres brujas (presenciada por su amigo, Banquo, y él mismo) Macbeth confronta el destino. Y aprovecha Shakespeare para exponer la esencia del libre albedrío en una sola escena. Banquo también recibe una profecía, al igual que Macbeth. Y, ambos se encuentran ante una encrucijada decisiva en sus vidas, que cada uno enfrentará de modo diferente.

En las últimas escenas de la tragedia volvemos a encontrar a un Macbeth, valeroso y digno de admiración en batalla, pero alcanzado finalmente por el destino que el mismo se forjó.

Macbeth, trágico y aristotélico.

Banquo y Macbeth son amigos cercanos, comparten características cotidianas y de poder; y, sin embargo, cada uno toma decisiones opuestas. Una muestra de esta garrafal diferencia la notamos en la reacción de cada uno de ellos ante la profecía. Macbeth se asusta ante las palabras proféticas de las brujas, tal vez porque ellas le dan voz a su secreta ambición.  Inicia, entonces, el descenso en su camino trágico. Mientras, Banquo recibe la profecía escépticamente y se muestra mucho más cínico y cauteloso.

Ese descenso al camino trágico es el viaje del héroe clásico. El viaje del héroe trágico, y en general la tragedia clásica aristotélica, debe dejar en el espectador una lección moral. Por ende, el héroe trágico deberá generar empatía para poder lamentar y reflexionar acerca de sus acciones. Shakepeare, aunque recrea un camino violento de traición para Macbeth, nos lo muestra humano.

Por ejemplo, Shakespeare, inteligentemente, no permite que los asesinatos sean vistos en escena o sean cometidos por su mano. Y, más adelante, nos muestra un Macbeth atormentado y perseguido, mostrándolo en esencia como un hombre descarriado y perdido. Shakepeare, siguiendo la tradición aristotélica nos deja un legado de miedo (a la ambición, la codicia y la deslealtad) y de piedad (ante el hombre descarriado).

Banquo, señor de Lochaber

Banquo, quien recibe una profecía al mismo tiempo que Macbeth toma el camino diametralmente opuesto al de su amigo. A diferencia de Macbeth él no procede para cumplir la profecía. Por el contrario, la desestima y prefiere resguardar su honor y su fidelidad.

Banquo personifica el otro lado de la moneda del retrato del libre albedrio en Macbeth. Finalmente, su fantasma funge como un espejo reflejo para la maldad de Macbeth . El Banquo fantasmal atormenta a Macbeth y le hace doblegar su ambición y maldad. Banquo es, también, otra representación de la dicotomía lealtad y traición que Shakespeare expone durante toda la tragedia.

Lady Macbeth

Conyugue de Macbeth que durante el primer acto parece fungir como monstruo tentador y sediento de poder. Pero, con el avance de la trama, su personalidad y motivaciones cambian.

Lady Macbeth es, al inicio, otra voz que valida la ambición de Macbeth y lo guía en el camino trágico. Sin embargo, Lady Macbeth recorre también su propio camino y termina gradualmente perdiendo firmeza en su determinación ambiciosa. Macbeth y su esposa acaban intercambiando personalidades y capacidades de decisión.

Lady Macbeth es una de las tantas innovaciones introducidas por Shakespeare a la literatura. Es un personaje fascinante y una villana muy interesante en su obra. Imaginemos lo transgresor que podía ser una mujer ambiciosa e inteligente en la época jacobina. Una mujer representando una villana manipuladora y osada era una afronta contra el orden durante la época. Sumemos a esto la fortaleza que demuestra ante las constantes debilidades de su esposo y podemos deducir lo confrontativa que Lady Macbeth fue en su época.

Muchos críticos, de hecho, consideran a Shakespeare un protofeminista. Y, si fijamos la mirada en Lady Macbeth podemos encontrar en su desarrollo como personajes pistas de esta afirmación. O, podemos taxativamente interpretarlo de forma contraria. Lo cierto es que fue una de las primeras villanas con una construcción y argumento evolutivo en la literatura.

Macduff, señor de Fife

Noble escocés que disputa el gobierno de Macbeth y lo rechaza como rey. Macduff nos es presentado en momento interesante y revelador, justo después de la muerte del rey Duncan. Viene a presentarse como una efigie vengativa y reivindicativa de Duncan, pero también como contraste directo a Macbeth. Tras la muerte de Banquo, Macduff permanece como contraposición al ya tiránico Macbeth en el argumento. Macduff viene a representar la lealtad y honor tradicional que Macbeth ha perdido durante su camino de héroe trágico.

Macduff es una versión idealizada del hombre leal y nacionalista, dispuesto a perder todo por su pueblo, un sujeto social. Macbeth en contraposición está en un momento de egoísmo y ambición, un sujeto individualista. Macduff es la figura de todo lo que la Era Isabelina consideraba noble , y es por esto que es él quien finalmente debe acabar con la villanía de Macbeth, y no Malcom, heredero de la corona, por ejemplo. El asesinato de Macbeth carga en Macduff el mismo crimen primario de Macbeth, un regicidio.

Malcolm y Donalbain, hijos de Duncan

Malcolm y Donalbain recuerdan el sentido de justicia de su padre, Duncan rey de Escocia. Pero ambos son presentados como individuos más precavidos, astutos y maliciosos que su padre. Logran, por la fuerza de la astucia, mantener la lealtad de MacDuff y finalmente regresar exitosamente a escocia.

Tres brujas

El tema de las brujas y la brujería era un tema peligroso durante la era Jacobina (cuando se desarrolla la historia) y la Isabelina (cuando se representaba). Shakespeare, genio del enganche literario, presenta en la primera escena a las brujas enganchando automáticamente al público de la época.

Las brujas han sido comparadas con las parcas griegas o moiras romanas. El destino representado por tres mujeres. Aunque el sincretismo no es absoluto y difieren en diversos puntos lo fundamental se mantiene: predicen el destino. ¿Pero son las tres brujas realmente proféticos heraldos del destino, o se aprovechan de las situaciones y secretos sentimientos de Macbeth? Shakespeare deja al público esa incógnita de regalo.

El poder de las brujas es bastante limitado tal como se muestra a través del relato. Ellas, aunque pueden manipular las circunstancias de los hombres, no puede quitarles la vida, ni obligarlos a tomar decisiones. Sus profecías y visiones son engañosas y enigmáticas, lo suficiente para confundir a Macbeth y los presagios de su destino. La tradición shakespeariana es siempre dubitativa frente a los poderes del misticismo y la divinidad. Recurrentemente nos transmite la sensación de que su poder no es definitorio ni completo sobre el libre albedrío.

Personajes de Macbeth: secundarios

Los personajes secundarios en la obra juegan un papel definitorio en la consolidación del destino trágico de Macbeth. La mayoría son reforzadores del concepto de “caída de la gracia” que transversaliza la relación de Macbeth con otros personajes.

Tres sicarios

Asesinos a sueldo encargados por Macbeth de matar a Banquo, Fleancio, la esposa y el hijo de Macduff. En el discurso solo se enumera la contratación de dos asesinos, pero el asesinato es cometido por tres individuos. Muchos analistas creen que el tercer asesino es el propio Macbeth. La ocultación de su participación podría ser una treta del autor para mantener algo de simpatía para su héroe.

Fleancio

Forma parte de la profecía que las tres brujas dan a Banquo. Fleancio, hijo de Banquo, escapa y sobrevive de la emboscada preparada por Macbeth. En Macbeth no se sigue su historia, pero se cree en la historia escocesa que es el patriarca de una larga línea de reyes que terminarían por unificar Escocia con Inglaterra.

Lady Macduff y su hijo

En contraposición a la villanía de Lady Macbeth se presenta con una imagen maternal y simpática de la feminidad. Muere asesinada por orden de Macbeth junto a sus hijos después de que su esposo, Macduff huyera de Escocia.

Lennox, Anguss, Menteith y Caithness

Nobles escoceses, eventualmente todos terminan renegando del tiránico gobierno de Macbeth. Algunos se unen a Malcom, hijo de Duncan, y a las filas inglesas con las que reclaman el trono escoces.

Ross

Otro noble escoces, pero emparentado a Macbeth como primo. Su lealtad va sucumbiendo gradualmente hasta que finalmente termina junto a las fuerzas inglesas combatiendo a Macbeth.

Suardo, señor de Northumberland; y el jovel Suardo, su hijo

Hermano del rey Duncan , por tanto, defensor del estandarte de su familia en la línea real. Lidera el ejercito inglés en el combate a Macbeth. Termina convirtiéndose en otra pieza de la profecía al camuflar su ejército con ramas de la selva de Birnam. Su hijo muere en batalla, y a través del orgullo que su padre declara podemos notar más de la honorabilidad y respeto que se forjaban los hombres a través de sus acciones en batalla. El joven Suardo moriría asesinado en batalla a manos de Macbeth.

Hécate

Según la mayoría de los críticos el fragmento de la obra en el que aparece Hécate junto a las tres brujas debió ser agregado posteriormente y no pertenece a la pluma de Shakespeare. Se presenta como ente superior a las brujas, y las increpa por no consultarla sobre sus apariciones ante Macbeth.

Personajes de Macbeth: incidentales

Son muchos los personajes que aparecerán en las paginas Macbeth para complementar la trama y cumplir funciones discursivas específicas. Entre estos podemos reconocer: tres mensajeros, tres sirvientes, un doctor inglés, un doctor escocés, un sargento, un viejo, una dama de lady Macbeth, nobles, guerreros, criados, varios fantasmas.


 

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.