Alicia en el país de las Maravillas: resumen, personajes y análisis

personajes alicia en el pais de las maravillas

La literatura infantil tiene un encanto especial y marca la vida de quien la lee. Alicia en el país de las Maravillas es un clásico de la literatura que encanta con sus queridísimos personajes. Lo hayas leído de chico o ya adulto, te resultará inagotable y atemporal. Ven, en Espectáculos BCN, hemos preparado un especial sobre esta amada obra.

Resumen de Alicia en el país de las maravillas

Alicia en el País de las Maravillas es de los textos más importantes y referentes de la época victoriana. Su estilo se debate entre el absurdo, el nonsense y el surrealismo, y su influencia es innegable. La psicológica, las teorías sociales, y la filosofía se han nutrido de la historia del país de las Maravillas. Vamos a repasar lo esencial.

La obra esta dividida en 12 capítulos y nos cuenta sobre Alicia y su viaje a través de un mundo lleno de personajes fantásticos y situaciones absurdas. Publicada en 1865 por Lewis Carrol es uno de los clásicos infantiles más importantes.

Primera parte: el Conejo y el país de las Maravillas

Alicia se encuentra en el bosque en compañía de su hermana cuando alcanza ver un Conejo blanco con chaleco que corre delante de ella. Emocionada y curiosa la niña le sigue y cae por el hueco de una madriguera. Tras una larga caída termina un salón lleno de corredores y puertas. Logra ver un jardín al otro lado de una puerta, pero ella es muy grande para pasar por esa puerta. Come y bebe de alimentos que le hacen cambiar de tamaño, el Conejo pasa, se asusta, y corre dejando atrás su abanico.

Alicia termina teniendo un tamaño muy grande y llora asustada. Ve el abanico lo toma y vuelve a transformarse ahora en una versión diminuta. Sus lagrimas han formado un gran rio y nada desesperadamente junto a otros animales que son arrastrados hasta la orilla. Hacen allí una carrera corriendo en círculos para secarse.

La niña se encuentra al Conejo mientras este buscaba su abanico. La confunde con su empleada y la envía a buscar sus pertenencias a su casa,  no sabiendo qué hacer obedece. En la casa del Conejo toma otro frasco y crece aceleradamente. Muchos personajes se reúnen tratando de ayudarla hasta que con el auxilio de un pan retoma su forma.

Segunda parte: conociendo a la Oruga

Despavorida corre al bosque y conoce a la Oruga que fuma sentada sobre un hongo. Mantienen una conversación, la niña admite no estar segura de quien es pero que su tamaño no es correcto. La Oruga se despide anunciándole que un lado del hongo la hará crecer y otro reducirse.

Comió varias veces hasta conseguir su tamaño. Siguió caminando y entra a una casa en medio del bosque. En la puerta un lacayo real le entrega una invitación para jugar con la Reina de corazones en su palacio. Dentro de la casa conoce a una duquesa que deja a su cargo un bebe. Luego de convertirse en cerdo el bebé huye al bosque. La duquesa también le presenta al Gato de Cheshire.

En el bosque Alicia sigue caminando hasta encontrarse al Conejo en una merienda con el Sombrerero. Luego de una confusa conversación y muchos acertijos Alicia abandona el lugar. Cruza una puerta y llega directo al jardín de croquet de la Reina.

Tercera parte: Alicia y la Reina

Allí salva a unos lacayos de ser decapitados por la Reina. Empieza a jugar la desordenada versión de croquet de la Reina: sin reglamento y con accesorios vivos. El gato de Cheshire aparece y entre la confusión Alicia logra que liberen a la duquesa quien estaba en prisión. La Reina termina ahuyentando a la duquesa y pidiendo que Alicia sea llevada ante la falsa Tortuga. Un grifo lleva a Alicia con este personaje con caparazón de tortuga, pero cabeza y patas de vaca.

La Falsa tortuga cuenta algunas historias a la niña, y ella le cuenta su aventura desde que llegó a ese mundo. Son interrumpidos por la llamada del comienzo de un juicio. El conejo blanco participaba como oficial de la corte y el Rey y la Reina presidian el acto.

Una Sota, de la baraja de cartas, es acusada de robar una tarta. Varios de los personajes que ya conoció son llamados a declarar. Alicia misma sube al estrado, pero indica no saber nada. La Reina injustamente intenta sentenciar a la Sota y la niña refuta su sentencia provocando que la Reina ordene su decapitación. Cuando va a ser apresada Alicia súbitamente despierta en el regazo de su hermana.

Personajes de Alicia en el país de las maravillas

Los personajes son el corazón de toda la trama, y la parte más entrañable de la obra. Pero además de su carácter adorable y risible, los personajes son ricos en simbología y análisis. Conozcamos algunas de sus interpretaciones.

Alicia y la época victoriana

Es la visión de la niñez –femenina- y de lo absurdo del mundo adulto, sus reglas y sus comportamientos. Alicia expresa su incomodidad con su cuerpo repetidamente, sufre cambios extremos y duda de su propia identidad. Esto demuestra el inicio del transito a la pubertad y sus inseguridades. Es una niña, también, inteligente y curiosa de la clase media viviendo en un limbo social entre la nobleza y la pobreza.

También podemos notar como la autoridad y las reglas sociales la confunden repetidamente por su arbitrariedad. Sin embargo, como buena dama inglesa en formación, trata siempre de apegarse al decoro y la formalidad que le inculcan. En definitiva, es una crítica al sinsentido de las reglas sociales de la época victoriana.

Conejo blanco, sociedad victoriana

A diferencia de Alicia, el Conejo blanco recrea la elegancia, discreción y distinción de la sociedad victoriana. Y es que las críticas de Carrol en cuanto a la sociedad van ligadas a su hipocresía y lo absurdo de algunas de sus parafernalias. Pero, como buen ingles victoriano, Carroll estaba convencido de la solemnidad y la exquisitez como expresión de cultura y civilidad. Este personaje constantemente mira su reloj de bolsillo indicador de que es puntual, responsable y sensato. Cualidades auto endilgadas al caballero ideal de la época victoriana.

El Conejo blanco, aparece por primera vez frente Alicia y ella le persigue sin lograr acercarse o retenerlo realmente durante la trama. Es una situación muy significativa porque el Conejo es el símbolo de la correcta sociedad victoriana, y Alicia parece nunca poder alcanzar o corresponder a la rigidez y ordenación de la sociedad en la que vive.

Pero este personaje también sirve de guía, una especie de Virgilio dantesco, que guía a Alicia a través del otro mundo. Otra perspectiva interesante, dilucida al Conejo como la chispa de curiosidad que precede a un cambio o un descubrimiento. En repetidas ocasiones, cuando Alicia empieza a perder el hilo del objetivo que le llevó al país de las Maravillas, el Conejo aparece como guía y elemento renovador del interés y la curiosidad.

El Gato de Cheshire, el mundo onírico

Gato grande y peludo que siempre está sonriendo. Su sonrisa suele ser lo primero en aparecer y lo último en verse antes de esfumarse. Aparece y desaparece aleatoriamente cuando lo desea. Evidentemente es uno de los personajes más surrealistas de la obra, pero también tiene una significación interesante. El Gato de Cheschire suele entenderse como una representación del mundo onírico, del subconsciente que origina los sueños y sus expresiones. Una clara pista del final de la historia.

La Oruga: incomprensión

La Oruga es terca y beligerante con Alicia haciéndola enfadar y perder la calma. La Oruga representa la terquedad y la incomprensión de los adultos y la sociedad madura ante el discurso, los cambios vitales y las acciones de los púberes.

Otros autores afirman que la Oruga que fuma es una alusión al consumo de opio de uno de los autores más admirados por Carroll. Según diversas fuentes, Carroll basó su personaje tanto en comportamiento, como en preferencias, en Thomas De Quincey. Confesiones de un inglés comedor de opio, es el título de la famosa obra de De Quincey y libro de cabecera de Carroll.

El Sombrerero y la Liebre de Marzo: locura y banalidad

El Sombrerero y la Liebre de Marzo aparecen en uno de los actos que mejor concentra el sinsentido del texto. Este dúo representa la locura y parecen vivir en un eterno retorno a las superficialidades y banalidades típicas de la sociedad victoriana. El protocolo de la hora del té, de las tertulias de tejido, de los bailes de temporada, etc. Trivialidades que terminan por aburrir y confundir aún más a Alicia.

El Lirón, insomnio

Un personaje que se cree altamente autobiográfico. Muchos autores, consideran representa el insomnio y trastorno de sueño del propio Carrol. Dicho sea de paso, Carrol plasmó muchas de sus características y reconocidos problemas personales en la obra. Mucho se ha discutido del importante papel de la comida en la historia y el desarrollo de los acontecimientos. Estas imágenes son asociadas, entonces, al tema de los trastornos alimenticios que Carrol sufría.

La Reina de Corazones, la justicia

La Reina de Corazones siempre enfadada, autoritaria y siempre que alguien le incomoda ordena cortar su cabeza. Presenta gran enemistad con la joven Alicia. La teoría más común es que es la representación – muy realista, por cierto- de la Reina Victoria y su carácter. Otros la relacionan como un símbolo del sistema de justicia británico de la época, al que le importaba más “cortarle la cabeza” al acusado que imponer justicia.

Análisis de Alicia en el País de las Maravillas 

Una de las singularidades de Las aventuras de Alicia en el país de las Maravillas es que, aunque escrito como un libro infantil, asume una lectura rica -a veces perversa- en el público adulto. Perspectivas diversas como la psicoanalítica, la cultural o hasta la nutricional han analizado el contenido y significancia de la historia

El país de las Maravillas suele interpretarse como una visión “al revés” de lo que la Inglaterra victoriana representaba en los infantes. Desde la vista de un niño, las costumbres, ritos e imposiciones de la época debían verse ridículas, absurdas e innecesarias. Desde el punto de vista adulto sucede lo mismo con el país de las Maravillas.

Las interpretaciones del libro van desde la epopeya del autorreconocimiento y la formación de la identidad, o el periplo de la madurez, y la sátira a la sociedad victoriana.

Lo cierto es que, este es un complicado relato repleto de ironías, criticas educativas y sociales, temas políticos y culturales. Rico también en referencias satíricas a amigos de Carroll y quienes le rodeaban e importaban. Es, de igual forma, una maraña de juegos de palabras y acertijos lógicos – especialmente si lo lees el idioma original-.

Más de un siglo han dotado de un halo de maestría a Alicia en el país de las Maravillas. Su maestría la hace accesible y a la vez inalcanzable e inagotable para el lector y el analista.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *