Los principales poetas romanos antiguos y sus obras

Los antiguos romanos se han hecho un hueco en el saber popular por su enorme imperio, sus impecables estrategias miliares, sus eficaces construcciones arquitectónicas, sus temibles emperadores, sus “¡ave, César”, “veni, vidi, vici”, y valientes gladiadores a lo Russell Crowe vengando a su familia.

No obstante, hoy en Espectáculos BCN nos disponemos a mostrar la cara más literaria de este pueblo tan estratégico y racional, por lo que hemos recopilado los principales poetas romanos antiguos y sus obras. Y es que aunque no lo parezca, el latín va más allá de aquello de “rosa, rosae, rosam”.    

4 poetas romanos antiguos más destacados

Los poetas griegos, vecinos y antecesores del pueblo romano, son habitualmente los que se llevan la fama literaria de la Antigüedad, con sus famosas tragedias y las historias de Homero, por ejemplo. El sabio filósofo que contrasta con el implacable general romano. Pero siempre hay dos caras en la moneda, y para que Roma floreciera y su lengua llegara a convertirse en la madre de la familia de futuras lenguas romances, los antiguos romanos cogieron también papel y lápiz – o más bien papiro y tinta – y dejaron volar su imaginación más allá de tácticas de guerra para escribir poesía.

A continuación hemos recopilado algunos de los principales poetas romanos antiguos y sus obras para llegar a conocer mejor la cultura, pensamiento y valores de esta admirable civilización. ¡No dejes que nadie te llame “barba tenus sapientes” (“sabio solo por la barba”, o sea, solo en apariencia) y vamos a aprender un par de cosas!

Horacio (65aC – 8aC)

Quintus Horatius Flaccus – Horacio para los amigos – nació en la actual Italia durante la época de Julio César. Hijo de un esclavo liberado (liberto), Horacio recibió sin embargo una buena educación, yendo incluso a estudiar filosofía en Atenas.

Fue en esta ciudad donde fue reclutado por Brutus y Cayo para luchar en su bando por la República, en contra de Marco Aurelio y Octavio en la Batalla de Filipos. Pese a ser derrotados por Octavio (el futuro emperador Augusto), Horacio fue amnistiado, aunque no sin perder sus tierras en el proceso. Pero ya dicen que no hay mal que por bien no venga, porque para escapar a la pobreza, Horacio empezó a trabajar como escribano, y es así que conoció al otro gran poeta de esos tiempos, Virgilio. Este le hizo adentrarse más en los círculos literarios del momento, y le presentó a Mecenas.

A partir de aquí, Horacio formó una gran amistad con este rico patrón de las artes que duraría todas sus vidas hasta la muerte – de manera bastante literal, pues fueron enterrados el uno al lado del otro). Mecenas le proporcionó todo el dinero necesario para vivir de la poesía, y aunque su pasado de opositor de Octavio/Augusto fue claramente perdonado, Horacio se mantuvo prudentemente alejado de los cargos políticos durante el resto de su vida, rechazando un puesto como secretario personal del emperador.

La poesía de Horacio

Horacio es considerado uno de los más grandes poetas romanos en poesía lírica y satírica. Su poesía destaca por su perfección técnica y su dominio de la métrica. Su estilo es sofisticado, elegante y pulido, y a menudo recibe influencias de su educación helénica, sobre todo de la filosofía epicúrea.

Además, la influencia de Horacio fue tan grande que muchos de sus tópicos literarios han pasado a la historia bajo la forma de pies de foto poco originales en Instagram. Y es que sus poemas nos han dado joyas como el carpe diem, el beatus ille (idealización de la vida rural y tranquila. ¿Horacio pionero del “cottagecore”?), aurea mediocritas (elogio a la moderación, al termo medio), o “sapere aude(“atrévete a saber”).

Las obras de Horacio

 Horacio escribió tanto poesía lírica como satírica. Sus obras más famosas son las siguientes:

  • Sátiras: 18 poemas compuestos en hexámetros y repartidos en dos volúmenes. En ellas destaca su uso de la ironía para hacer crítica social, aunque esta es más gentil que mordaz, satirizando a menudo defectos humanos comunes. Sus sátiras incluyen también elementos personales, como historias de su pasado y opiniones personales.
  • Epodos: 17 poemas satíricos escritos en verso yámbico. El tono de la sátira es mucho más mordaz y grotesco, incluyendo temáticas sexuales además de descripciones del contexto político turbulento del momento. Aun así, como las Sátiras, algunos poemas también incluyen temáticas influenciadas del epicureísmo como el “beatus ille”, etc.
  • Odas: llamadas “Carmina” en latín, las Odas son una colección de cuatro libros de poesía lírica. Estas son las obras más admiradas de Horacio, y su estilo y lírica, aunque inspirado por los poetas griegos, es reconocido como el punto álgido de la poesía lírica latina. Sus temáticas incluyen odas de amor, odas filosóficas (sobre todo inspiradas por ideas epicúreas como el carpe diem o aurea mediocritas), u odas patrióticas exaltando a Roma y al emperador.
  • Epístolas: dos libros de cartas ficticias escritas en verso y dirigidas a amigos. De tono principalmente filosófico y amical, las Epístolas tratan varios temas como la felicidad desde un punto de vista epicúreo hasta teorías literarias.
  • Carmen Saeculare: himno encargado por Augusto para ser cantado por un coro. Dirigido a Apolo y Diana.
  • Ars poetica: poema que da consejos a los poetas sobre como escribir poemas y teatro.

Odas I, 11 – Carpe diem

No pretendas saber, pues no está permitido,

el fin que a mí y a ti, Leucónoe,

nos tienen asignados los dioses,

ni consultes los números babilónicos.

Mejor será aceptar lo que venga,

ya sean muchos los inviernos que Júpiter

te conceda, o sea este el último,

el que ahora hace que el mar Tirreno

rompa contra los opuestos cantiles.

No seas loca, filtra tus vinos

y adapta al breve espacio de tu vida

una esperanza larga.

Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.

Vive el día de hoy. Captúralo.

No te fíes del incierto mañana.

Virgilio (70 aC – 19aC)

Ya presentamos a este escritor de poesía épica en nuestro artículo sobre los autores clásicos más importantes, y es que Virgilio es definitivamente una de las figuras más destacadas en la literatura romana antigua.

Hijo de una familia humilde, sus orígenes campesinos le dieron una apreciación por el campo y la naturaleza que le acompañaría toda su vida, incluso en sus obras. Su familia logró darle una educación en Cremona, Milán y Roma, que Virgilio utilizó para escribir sus Églogas. El éxito de estas le ayudó a remediar problemas de expropiación de sus tierras, además de hacerse un hueco en el círculo literario de Mecenas.

Estas amistades le facilitaron la entrada a la corte de Augusto, donde se convirtió en un poeta de fama y popularidad extraordinaria, pese a su timidez y a su amor por el campo.

Durante el largo proceso de escritura de su obra maestra, la Eneida, Virgilio viajó por varias zonas de Grecia, donde terminó por enfermar y morir sin poder poner fin a la obra.

La poesía y obras de Virgilio

La poesía de Virgilio se divide principalmente en tres obras distintas, dos de las cuales ilustran un entorno bucólico que refleja su amor por el campo, la naturaleza y la vida agrícola, y su gran poema épico narrando los orígenes ficticios de la fundación de Roma.

  • Bucólicas (o Églogas): diez poemas cortos de temática pastoril. Aunque siguen el modelo griego de Teócrito, Virgilio revitalizó y adaptó el género de la égloga de tal forma que sirvió de referencia a los autores posteriores. Los poemas se sitúan en un entorno bucólico (locus amoenus) y tienen por protagonistas a pastores que hablan de temas como el amor, la mitología, el mundo del campo o la política.
  • Geórgicas: poema didáctico dividido en cuatro libros. El poema explica el funcionamiento de las labores agrícolas, presentándolas a través de una imagen idílica de la vida rural. Dedicadas a Augusto y a Mecenas, las Geórgicas incluyen también elogios al gobierno. En ellas aparece por primera vez el tópico literario del “tempus fugit”, además de tratar otros tópicos como el “beatus ille”.
  • Eneida: obra maestra de Virgilio y una de las obras más importantes de la literatura clásica. Se trata de un poema épico encargado por Augusto para glorificar Roma inspirándose de la tradición de Homero, y crear un vínculo entre el linaje del emperador y el del héroe Eneas, vinculándolo así con los dioses – Augusto no se quedaba corto por modestia, que digamos.
  • Se trata de la historia de Eneas, quien huye de Troya después de la famosa guerra y vive un seguido de peripecias que lo llevarán a la península itálica, donde fundará la ciudad de Roma. Los seis primeros libros se inspiran de la Ilíada, mientras que los seis últimos de la Odisea, adaptando elementos de las dos obras, como las guerras y el viaje del protagonista.
  • Virgilio dedicó los diez últimos años de su vida a escribir este largo poema escrito en hexámetros y dividido en doce libros. Aunque Virgilio pidió que fuera quemado después de su muerte por estar inacabado, Augusto lo publicó igualmente, y este fue considerado inmediatamente una obra maestra de la literatura.

Ovidio (43aC – 17dC)

Ovidio nació en el seno de una familia adinerada de la clase ecuestre (caballeros romanos) y pudo así estudiar y viajar por Atenas, Asia Menor y Sicilia; más tarde abandonó su carrera para dedicarse a la poesía, consiguiendo entrar en el círculo de patronaje de Mesala Corvino.

Ovidio vivió una vida acomodada, casándose tres veces y escribiendo poesía hasta el año 8dC, cuando el emperador Augusto lo desterró a Tomis (actual Constanza, Rumania) por razones que son aún poco claras – algunos mencionan su tratamiento del adulterio y el carácter de sus obras además de su posible complicidad con los escándalos de la nieta de Augusto, Julia, quien también fue desterrada.

El exilio afectó mucho al poeta, y su estado de ánimo se vio reflejado también en su obra, poesía elegíaca que expresaba su desolación y su deseo de volver a Roma con su familia. Aun así, Augusto murió antes de perdonarle, y Ovidio falleció en exilio unos diez años después de su destierro.

Poesía y obras de Ovidio

La poesía de Ovidio destaca por su maestría de la elegía, además de su tratamiento de temáticas como el amor, el erotismo, la mitología y el exilio.

  • Amores: colección de poemas amorosos escritos en métrica elegíaca. Los poemas se centran en la relación del poeta con una amante (posiblemente inventada) llamada Corina, e incluyen el tono humorístico característico del autor.
  • Ars Amatoria (“El arte de amar”): poema dividido en tres libros, escrito en métrica elegíaca y representando una sátira de la poesía didáctica. Los dos primeros libros van dirigidos a los hombres, mientras que el último a las mujeres, y el poeta se dedica a dar consejos de amor en clave humorística, incluyendo a menudo temas eróticos. Más tarde, Ovidio escribiría una especie de continuación, Remedia Amoris (Remedios de amor).
  • Heroidas: cartas de amor fictivas de varias heroínas de la mitología grecolatina hacia sus amantes. En ellas destaca la retórica y los conocimientos mitológicos.
  • Las Metamorfosis: obra maestra de Ovidio dividida en quince libros y en forma de poema épico. Se trata de relatos mitológicos centradas en figuras y mitos griegos vinculados con la temática de la transformación, y a menudo también del amor. Estos incluyen Apolo y Dafne, y Orfeo y Eurídice, pero también Dédalo e Ícaro o el mismo Julio César.
  • Poesía de exilio Tristes y Epistulae ex Ponto: poesía elegíaca en forma de epístolas. Ovidio expresa la tristeza y desolación en la que se encuentra lejos de Roma.

Catulo (84 aC – 54 aC)

Terminamos nuestra selección con este poeta perteneciente a una generación un poco anterior a los tres grandes poetas presentados, quienes vivieron bajo el esplendor de la literatura en la época de Augusto y Mecenas.

Catulo nació cerca de Verona en una familia acomodada. Aunque su vida fue corta, Catulo perteneció a una generación de jóvenes adinerados llamados los “poetae noui” (“Nuevos Poetas”), quienes huyeron de la política para dedicarse al lujo, al amor, a la poesía y a la vida en sociedad.

Aunque no se conoce mucho de su vida, Catulo describió detalladamente en sus poemas su relación amorosa con Clodia Metelli (hija de una familia aristócrata), a quien llamaba “Lesbia”.

La poesía y obras de Catulo

Actualmente conservamos unos 116 poemas, tanto largos como cortos, de distintas temáticas.

La poesía de Catulo, vinculada al movimiento de los “poetae noui”, se inspiró de la poesía del griego Calímaco, la cual contrarrestaba la tradicional poesía épica de Homero con poemas más breves de temáticas personales y con lenguaje erudito y refinado. Destaca su uso de la subjetividad y la perfección formal de los poemas.

Aunque Catulo escribió poemas utilizando formas métricas muy diversas, y de diferente extensión y temáticas, destacan los siguientes:

  • Poemas de amor: principalmente dirigidos a su amante “Lesbia” (seudónimo que le puso por su admiración hacia Safo). Se trataba de una mujer casada y con una reputación llena de escándalos. Catulo relata toda su relación de forma muy personal y apasionada a través de todas las fases del amor. También se encuentran poemas dedicados a otros amantes, incluido un chico llamado Juvencio.
  • Poemas hacia enemigos o amigos: dirigidos a personas en concreto, Catulo no se cortaba en expresar sus sentimientos más honestos – incluso si estos eran mucho menos que amables – hacia la persona en cuestión. En algunos de ellos se encuentran acusaciones en contra de Julio César.4
  • Poemas eruditos
  • Poemas de reflexión personal

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos importen.
El sol puede salir y ponerse:
nosotros, cuando acabe nuestra breve luz,
dormiremos una noche eterna.
Dame mil besos, después cien,
luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
perderemos la cuenta, no la sabremos nosotros
ni el envidioso, y así no podrá maldecirnos
al saber el total de nuestros besos.

Y así nuestra lista de los principales poetas romanos y sus obras llega a su fin. Puede que hayan pasado cientos y cientos de años, pero la influencia de la civilización romana y de su literatura y sus autores vive aún tanto en clases de latín como en ensayos de eruditos y en el vocabulario de adolescentes. Así que la próxima vez que encuentres un “carpe diem” mal utilizado, haz honor a Horacio con un par de datos interesantes.

¡No te pierdas todo lo que necesitas saber sobre el mundo literario antiguo con nuestra lista de autores y obras clásicas, y nuestro artículo sobre Sófocles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *