Teatro del siglo XX: características y obras

caracteristicas Teatro del siglo XX

Cada época tiene sus renovaciones artísticas y, el siglo XX, tan plagado de acontecimientos, no podía ser una excepción. Dentro del campo de la literatura, el teatro es la disciplina que mejor refleja la sociedad del momento. Así que, para conocer el factor más humano del siglo pasado, sigue leyendo.

Desde Espectáculos BCN te descubrimos el teatro del siglo XX, sus características y obras principales.

Cómo es el teatro del siglo XX

El siglo XX marcó un antes y un después en toda la historia. No sólo por los avances tecnológicos, sino porque fue un siglo altamente destructivo. La primera mitad del siglo XX fue especialmente violenta: las dos guerras mundiales se concentran en este período. Esto generó en toda la población sentimientos muy distintos, especialmente pesimistas. Las vanguardias nacerán a raíz de esto.

Este hecho se verá reflejado en todas las manifestaciones artísticas: pintura, escultura y literatura. El teatro, al querer reflejar la sociedad del momento tal y como es, tendrá un peso muy importante. Por esa razón es una manifestación artística increíblemente representativa del momento.

Principales características del teatro del siglo XX

Durante los siglos anteriores, el teatro ya se había ido renovando. Todas las innovaciones de los siglos pasados se suman a las que nacen con el teatro del siglo XX. Algunas de las características principales de este nuevo teatro son:

  • Concepto de teatro. Se ve el teatro como una disciplina total, que implica muchas otras. Se trabaja la música, las artes plásticas (el decorado y la escenografía), el texto y la capacidad representativa de los actores. En algunas obras encontraremos que prima más el silencio o las acciones que el texto teatral.
  • Pureza teatral. También encontramos una corriente que se opone a la característica anterior. Algunos autores querrán desvincular la pieza teatral de todo lo que no es estrictamente teatro. Quieren conservar la obra pura, en su máxima esencia. Por esa razón le darán la máxima importancia al texto teatral
  • Escenografía. Encontramos que hay un mayor trabajo en el decorado y el atrezo de las obras, así como en el vestuario. También se querrá innovar en este campo.
  • Cuarta pared. Para que la obra sea lo más parecida a una situación real, el actor se podrá mover libremente por el escenario. Ya no importará que hable, que se sitúe de espaldas al público o que hable desde fuera del escenario. Se romperá de este modo la cuarta pared, la que separa el público de la obra.
  • Relación con el público. Siguiendo con la idea de romper la cuarta pared, el actor podrá interactuar con el público y podrá dirigirse directamente a él. Nos encontraremos obras donde el público forma parte de la representación y no es un elemento aislado de esta.
  • Significado y transcendencia. El teatro del siglo XX querrá transmitir sentimientos e ideas a un nivel mucho más elevado que antes. Se querrá hacer una fuerte crítica de la sociedad. Por eso muchas obras tienen un mensaje político o moralizante.
  • Profesionalización del teatro. El teatro cobra importancia, es por eso que se profesionaliza. Se empieza a formar mucho más a los actores y empezamos a contar con directores y más personal encargado de que la obra se lleve a cabo correctamente.

Corrientes del teatro del siglo XX y obras principales

Dentro del teatro del siglo XX encontramos diferentes corrientes. Cada una tiene unos ideales concretos que se verán reflejados en las obras.

Realismo

Lo nacerá en la segunda mitad del siglo XIX pero lo seguiremos encontrando en el siglo XX. Se introducirá en Neorrealismo, que sigue con la tendencia realista, pero algo renovada. Ambas se oponen al romanticismo, la corriente anterior, que exaltaba la individualidad y el yo.

Algunas de las características del Realismo/Neorrealismo son:

  • Reflejo de la sociedad. Se preocupa de reflejar la sociedad, destacando especialmente sus conductas inmorales o con más controversia. Se hace una crítica de la sociedad del momento.
  • Análisis del ser humano. Se centra en reflejar el ser humano y sus problemas. Es por esa razón que estará muy presente el existencialismo.
  • Rechazo del fascismo. Este movimiento se vio muy reprimido durante las dictaduras fascistas, especialmente en Italia. A la resistencia se habían adherido muchos escritores realistas. Es por eso que habrá un gran sentimiento de rechazo.

Obras principales del Realismo/Neorrealismo

El máximo exponente del Neorrealismo es Eugene O’Neil. Ganó el Premio Nobel de Literatura, además del Premio Pulitzer hasta en cuatro ocasiones. La obra Largo viaje hacia la noche es considerada su obra maestra.

Es una obra con muchos elementos autobiográficos, donde se ponen de manifiesto las relaciones familiares. Se desarrolla íntegramente en un día de verano, uno de los principales atractivos de la obra. Presenta personajes con problemas graves, como son las enfermedades o adicciones. Esto hace que las relaciones entre ellos se vuelvan mucho más complejas.

También encontramos otras obras representativas como:

  • Al despertar de nuestra muerte, de Henrik Ibsen
  • El jardín de los cerezos, de Antón Chéjov
  • El pelícano, de August Strindberg

Teatro del absurdo

El teatro del absurdo es uno de las principales corrientes teatrales del siglo XX. Es además una de las que tienen mayor transcendencia. Se encuentra muy marcado por las vanguardias nacidas en este siglo. Está especialmente relacionado con el descontento provocado por las guerras mundiales.

Algunas de las características principales son:

  • En contra de la racionalidad. Se quiere mostrar la carencia de sentido de la existencia humana y el fatalismo que se está viviendo en la época. Es por eso que no se querrá dar una solución al descontento.
  • Escenografía simple o diferente. Primará la obra y no el decorado o el atrezo. Se querrá usar el escenario como un elemento simbólico.
  • Frases sin sentido. Muchas veces se dará más importancia a los silencios o a la gestualidad. Encontraremos muchas frases inacabadas o sin relación con las anteriores.

Obras principales del teatro del absurdo

El máximo representante del teatro del absurdo es Samuel Beckett. Cuenta con numerosas obras pero la más conocida es Esperando a Godot. Querrá representar la falta de significado de la vida, presentando dos personajes que esperan a un tercero, Godot, que nunca llega.

Otras obras representativas del teatro del absurdo son:

  • La cantante calva, de Eugène Ionesco
  • Las sillas, de Eugène Ionesco
  • Final de partida, de Samuel Beckett
  • El cementerio de automóviles, de Fernando Arrabal

Teatro poético

El teatro poético se opondrá al Realismo y al Neorrealismo. Para ello, beberá de las influencias del teatro español del Siglo de Oro y del teatro Romántico. Tendrá especial peso y representación en España. Algunas de sus principales características son:

  • Lenguaje poético. Es aquello que define el estilo. Primará un lenguaje figurado y metafórico antes que frases directas y precisas.
  • Sentimentalismo. Destacarán los sentimientos, que se llevarán a su máximo exponente.
  • Mundo interior. Relacionado con la característica anterior, tendrá mucho peso el mundo interior de los personajes. Sus anhelos y deseos se verán potenciados y se guiarán por ellos.

Obras principales del teatro poético

El principal abanderado de este movimiento teatral será Federico García Lorca. Su obra Bodas de Sangre será una de las más representativas del movimiento. En esta, los personajes se dejan llevar en todo momento por las pasiones y actúan en consecuencia de éstas. Es una obra plagada de metáforas, por esa razón el lenguaje consta de un gran ritmo y musicalidad.

Otras obras representativas del movimiento son:

  • La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca
  • Yerma, de Federico García Lorca
  • Peleas y Melisenda, de Maurice Maeterlinck
  • Francesca de Rimini, de Gabrielle d’Anunzio

Hasta aquí el repaso por el teatro del siglo XX, destacando sus características y obras principales. ¿Te animas a leer alguna? ¿Crees que nos hemos dejado algún título? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Marta Antelo

Humanista y lectora. Apasionada de la literatura y el arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *