Teatro vanguardista: características, autores y obras

caracteristicas teatro vanguardista

En Espectáculos BCN hablaremo de este arte de vanguardia que refleja lo más interior del hombre y, más concretamente, de la versión teatral de este movimiento artístico y literario vanguardista. ¿Qué es la vanguardia y el teatro vanguardista? ¿Qué características lo definen? ¿A qué autores y obras les podemos dar este título? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

Características del teatro vanguardista y la literatura

El movimiento artístico y literario del vanguardismo, también conocido por su nombre francés avant-garde”, no es una sola corriente, sino de hecho un conjunto de movimientos artísticos, literarios y culturales que tuvieron lugar principalmente a principios del siglo XX en Europa.

Aunque estos movimientos se diferencian entre ellos por sus distintas expresiones de la vanguardia – que presentamos también más abajo – todas las variaciones del vanguardismo comparten, en mayor o en menor grado, las características siguientes:

  • Oposición a la tradición literaria y artística precedente: tanto en su expresión artística (pintura, escultura…) como literaria (poesía, teatro…), el vanguardismo es sinónimo de una ruptura con la tradición, el academicismo, y el arte o la literatura tal y como se conocía hasta el momento (especialmente así la tradición del siglo XIX). Sus artistas se consideran pues renovadores, innovadores y exploradores de nuevas perspectivas.
  • Rechazo de la imitación de la realidad: similarmente al punto anterior, si el movimiento realista había dominado buena parte del siglo XIX tanto en arte como en literatura, los vanguardistas se negaron ahora a representar una realidad objetiva (“tal y como es”). El arte y la literatura se liberan de la imitación del mundo exterior para centrarse en una visión mucho más personal, subjetiva y desconectada de la realidad que nos envuelve.
  • Carácter experimental y libertad de expresión: la capacidad creativa no se ve limitada por ciertas normas o convenciones artísticas y literarias, y el autor o artista goza de una completa libertad de expresarse de la forma que más le apetezca. Se rompe con la estructura formal tradicional de los poemas, se pasa de un arte figurativo a un arte abstracto en la pintura, se suprimen signos de puntuación y estructuras gramaticales y sintácticas, y los artistas desarrollan estilos y formas de expresión marcadamente personales (y por lo tanto reconocibles).
  • Se tratan y se exploran nuevos temas como la psicología, el subconsciente, la metrópolis, la modernidad, así como temas tabú.
  • Manifiestos y revistas literarias, donde los artistas y autores vanguardistas expresaban sus ideas e inconformismo, además de publicar sus obras.

Diferentes corrientes y movimientos de la vanguardia

El vanguardismo se puede encontrar a través de todo tipo de expresiones artísticas, desde la pintura y las artes figurativas hasta la literatura con sus distintos géneros (lírico, narrativo y dramático), pasando por la música y la filosofía.

Algunos de los movimientos englobados en las vanguardias fueron pues más presentes en el mundo de las artes plásticas, otros en literatura, etc. Aquí te presentamos los más conocidos, haciendo hincapié en aquellos que tuvieron un mayor impacto en el mundo literario, y así en el teatro:

  • Expresionismo: expresa de manera subjetiva la realidad interior del ser humano y plasma sus sentimientos y estados de ánimo más incómodos o siniestros como el miedo o terror, la ansiedad, la locura y la sexualidad, de forma a veces grotesca o violenta. Se encuentra tanto en la pintura (Munch, Egon Schiele, Klimt…) como en la literatura (Frank Wedekind, Gottfried Benn, Heinrich Mann…).
  • Cubismo: expresión de la realidad a través de figuras geométricas, con una descomposición del objeto. Es principalmente conocido en el ámbito pictórico con Picasso, y Georges Braque, pero también se encuentra en la literatura, con la ruptura de estructuras y esquemas métricos y la incorporación de elementos visuales, como en los caligramas de Guillaume Apollinaire.
  • Fauvismo: movimiento pictórico centrado en la expresión a través de los colores, a menudo contrastantes, provocativos y estridentes. Destaca Henri Matisse.
  • Futurismo: Surgido en Italia, el futurismo tanto artístico como literario se centra en temáticas como el movimiento, la máquina, la energía, el progreso, de forma dinámica y agresiva. En literatura, el futurismo juega con la sintaxis para crear ritmo y dinamismo. Su principal representante es el poeta y escritor italiano Filippo Tommaso Marinetti.
  • Surrealismo: Se centra en la exploración del inconsciente, llevando al exterior la psique, el sueño y el pensamiento subconsciente. En pintura destaca por supuesto Salvador Dalí, pero en literatura André Breton fue su mayor representante, además de Louis Aragon y Federico García Lorca. Se utiliza la escritura automática, dejando fluir la consciencia sobre el papel.
  • Dadaísmo: Se caracteriza por su aparente manca de lógica, su nihilismo ante el contexto histórico y social de las guerras, y por su arbitrariedad y espontaneidad. Son obras que no buscan crear sentido, sino presentar grupos de palabras que surgen espontáneamente. Marcel Duchamp destaca en el terreno artístico, y sus principales representantes en literatura son Tristan Tzara y Hugo Ball.
  • Ultraísmo: Propio del territorio de habla hispana, el ultraísmo utiliza el verso libre y la metáfora para eliminar todo lo “innecesario”, rompiendo con la sintaxis y estructuras tradicionales. La puntuación es eliminada y se utilizan espacios en blanco. Su principal promotor fue Rafael Cansinos Assens, pero también fue adoptado por Jorge Luis Borges.
  • Creacionismo: creado por el poeta chileno Vicente Huidobro, por lo que es un movimiento principalmente poético. Busca crear una nueva realidad que salga enteramente del poeta, con la yuxtaposición de imágenes y metáforas.
  • Otros: existen aún más movimientos que se pueden englobar en las vanguardias. Muchos de ellos forman parte del vanguardismo latinoamericano, como el nadaísmo (Gonzalo Arango), el estridentismo (Manuel Maples Arce), o el simplismo (Alberto Hidalgo).

Qué es el teatro vanguardista

Como hemos visto en la presentación de los movimientos del vanguardismo, muchos de sus máximos representantes en literatura se dedicaron a la poesía o la prosa.

No obstante, esto no significa que el teatro vanguardista no tuviera la misma influencia, pues sus efectos son de hecho aún presentes hoy en día en su extensión contemporánea, el teatro experimental.

El teatro vanguardista mantiene las características compartidas por el resto de las vanguardias. Se trata de una ruptura completa con las normas dramáticas tradicionales, elaborando un nuevo e innovador lenguaje teatral. A continuación presentaremos algunas de las formas que surgieron a partir de este inicio en común, y sus mayores representantes.

El teatro del absurdo

El teatro del absurdo es una de las formas más conocidas que toma el teatro vanguardista, vinculado a los movimientos del surrealismo y del dadaísmo. Se desarrolló principalmente en Europa en los años 50, y se caracteriza por lo siguiente:

  • Abandono de la trama o del argumento: la pieza teatral no sigue ningún argumento identificable. La estructura de presentación-nudo-desenlace es rechazada, y en su lugar, los personajes se ven encerrados en el espacio teatral, donde no viven ninguna historia en el sentido convencional. Se destruye así la idea de la acción, quedando solo palabras, repetición y rutina.
  • Las tramas suelen ser cíclicas: la obra termina de la misma forma que empieza.
  • Desaparición del papel convencional del personaje: los personajes aparecen a menudo como autómatas. Tienen muy poca caracterización, a menudo reaccionando simplemente a su situación. Los personajes se encuentran frecuentemente atrapados en una situación ilógica o caótica, y o bien se adaptan ellos mismos a lo absurdo, o sufren bajo la incapacidad de controlarlo.
  • Existencialismo: exploración de como expresar la pérdida de sentido y de objetivo de la existencia humana. El absurdo es lo que carece de propósito. Consecuencia del contexto histórico de mediados del siglo XX.
  • El lenguaje a menudo pierde también el sentido. Para ello se utilizan clichés, frases sin sentido, confusiones y malentendidos, o lenguaje fonético y rítmico sin ningún significado aparente. Desconexión en el diálogo entre los personajes, incapaces de comunicarse y entenderse de forma efectiva y clara.

El género del teatro del absurdo nació en Francia, y algunos de sus representantes escribieron en francés sin ser franceses.

Obras y autores del teatro vanguardista

A continuación te dejamos con una selección de obras y sus autores más representativas de este tipo de teatro vanguardista:

  • Samuel Beckett: Esperando a Godot
  • Eugène Ionesco: La cantante calva, El rinoceronte, Las sillas
  • Fernando Arrabal: Picnic
  • Jean Genet: Las criadas, El balcón, Los negros
  • Edward Albee: Historia del zoo
  • Tom Stoppard: Rosencrantz y Guildenstern han muerto
  • Miguel Mihura también se acerca al teatro del absurdo con obras como Tres sombreros de copa

El teatro épico de Bertolt Brecht

Una peculiar forma del teatro vanguardista, el teatro épico destaca por su relación con el público y por su marcado compromiso político.

El teatro épico pone al centro la idea de función, que remplaza tanto forma como contenido. Su objetivo no es el de contar una historia, sino el de mostrar al espectador una realidad que es analizada a través de la dialéctica, haciendo preguntas directas al público con la clara intención de transmitir un mensaje al espectador.

El espectador, de hecho, se ve altamente involucrado en la obra. El dramaturgo alemán Bertolt Brecht, el mayor representante de este teatro vanguardista, utiliza un efecto de distanciamiento para evitar que el espectador se sumerja en la historia, hablándole directamente y aludiendo a los elementos teatrales de lo que se muestra.

Algunos ejemplos de sus obras teatrales son Madre Coraje y sus hijos, La Decisión (“Die Maßnahme”), y El alma buena de Szechwan.

Teatro de la crueldad, de Antonin Artaud

Este tipo de teatro vanguardista se basa en las teorías de Antonin Artaud expresadas en su ensayo El teatro y su doble (1938).

El teatro de la crueldad se opone a la tradición teatral occidental, centrándose en el elemento del espectáculo y así poniendo énfasis en el lenguaje gestual, el sonido y las luces – intensos y abrumadores – y un decorado inusual, que se convierte en lenguaje en sí mismo y sustituye las palabras.

Estos elementos deben impactar y chocar al espectador por tal de liberar su subconsciente y revelar su verdadera esencia. El elemento de “crueldad” se encuentra en su violenta intención de destrozar una “realidad falsa”, enfrentando al espectador a las realidades interiores que puede que no quiera ver.

Aunque Artaud solo puso en práctica su teatro una sola vez en vida con la representación de Los Cenci, otros dramaturgos posteriores como Jerzy Grotowski o Peter Brook han interpretado sus teorías para sus representaciones.

Otras formas de teatro vanguardista

Teniendo en cuenta la gran cantidad de movimientos distintos que incluye el vanguardismo, además de su fomento de los estilos individuales de cada autor, el teatro vanguardista se encuentra en tantas formas distintas que sería difícil producir una lista exhaustiva.

No obstante, cabe destacar también los siguientes autores y movimientos teatrales:

  • El teatro surrealista de Apollinaire: Apollinaire fue también uno de los máximos representantes de la poesía vanguardista, pero una de sus obras más importantes, Las tetas de Tiresias, se considera una de las primeras y más importantes piezas del teatro surrealista. Apollinaire trata en ella de temas modernos y provocadores como el feminismo y el antimilitarismo.
  • El teatro de Luigi Pirandello: Pirandello destaca por su experimentación en sus obras de teatro, oponiendo la tradición realista. Pirandello rompe con la cuarta pared e incorpora elementos metateatrales (obras dentro de obras, “role playing”, etc.), especialmente en su obra Seis personajes en busca de autor. Es frecuentemente citado como uno de los precursores del teatro del absurdo.
  • La “patafísica” de Alfred Jarry: precursor del dadaísmo y el surrealismo. Jarry inventó la “patafísica”, una filosofía establecida como parodia de la ciencia, y que utiliza la ironía, la unidad de los opuestos y la posición de la anormalidad como regla. Su obra más representativa es Ubú Rey.
  • Teatro expresionista: teatro simbólico, con personajes influenciados por la teoría de Nietzsche del “Übermensch”, que no encajan en la realidad que los rodea. El teatro expresionista utilizaba a menudo la crítica social en contra de la burguesía, de las instituciones, del gobierno, el militarismo, etc., utilizando también temáticas sexuales y del psicoanálisis. Su objetivo era impactar a la audiencia, creando emociones intensas. Algunos de sus autores más representativos son los alemanes Georg Kaiser (Del amanecer a la medianoche, Los burgueses de Calais), Reinhard Sorge (El mendigo), y Ernst Toller (Transformación). El “esperpento” de Valle-Inclán también se podría incluir en esta categoría de teatro vanguardista.

El mundo de las vanguardias goza de una extensión y variedad fenomenal a causa de su apoyo incondicional de la expresión personal del artista. Es por eso que nuestra lista está lejos de reflejar todo lo que el teatro vanguardista llegó – y aún llega – a abarcar. Aun así, desde Espectáculos BCN esperamos que esta selección os sirva de introducción para llegar a entender un poco mejor las distintas ramas de este fascinante mundo. Y todo esto partiendo de un emoticono…

Y con eso os animamos a aprender de la forma más fácil y agradable: ¡Yendo al teatro!  Consulta también nuestro artículo sobre el teatro modernista para conocer más sobre el género dramático de principios del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *