Qué es la literatura precolombina y sus características

caracteristicas de la literatura precolombina

Por muy gran acontecimiento que parezca de entrada, el descubrimiento de América por Cristóbal Colón y las expediciones europeas que resultaron de ello no se pueden separar de uno de los episodios más trágicos e imperdonables de la historia de la humanidad: el exterminio de los pueblos indígenas americanos junto con sus culturas, tradiciones, lenguas, religiones y, por supuesto, su literatura.

Hoy en Espectáculos BCN hemos decidido rendir homenaje a una literatura única y sin influencia europea cuyo desarrollo se vio truncado por la imposición de unos códigos no solo literarios, sino también lingüísticos y gráficos. ¡Adentrémonos así en el fascinante mundo de la literatura precolombina y sus características!

¿Qué es la literatura precolombina?

El continente americano es muy grande, y muchas son las distintas civilizaciones, culturas y lenguas que convivían en él antes de la llegada de los europeos. La literatura es un aspecto de estos pueblos del que no se suele hablar debido a su tradición oral y a sus diferencias con lo que a lo largo de la historia europea se entiende como “literatura”.

Aun así, podemos aprender mucho de las costumbres, valores y principios de los pueblos americanos a través de su expresión creativa, algo tan universalmente humano como propio de cada cultura.

¿Pero qué es la literatura precolombina exactamente? ¿Cuáles son sus características que la distinguen de otros tipos de literatura? ¿Y qué obras conservamos hoy en día? ¡Aquí llegamos con todas las respuestas!

Definición de literatura precolombina

La literatura precolombina es el conjunto de creaciones literarias producidas en el continente americano antes de la llegada a América de Cristóbal Colón y de la subsecuente conquista del territorio.

Esta llevó consigo una aniquilación de las culturas de los habitantes americanos, y por consiguiente, una substitución tanto de su cultura como de su literatura por un nuevo modelo basado en la cultura, la religión y la literatura europeas.

El término “precolombina” surge de la combinación del prefijo “pre” (antes) con “Columbus” (Colón): “previa a Colón”.

Problemática de lo que entendemos como literatura precolombina

Aunque sí se han encontrado pruebas de la existencia de sistemas de escritura en las civilizaciones precoloniales, la utilización de estas a menudo era para fines no relacionados con la producción literaria. La creación literaria de estas civilizaciones daba preferencia a los medios orales, por lo que existe una relación complicada entre lo que identificamos hoy como literatura precolombina, y lo que era originalmente.

Las muestras que tenemos hoy en día han pasado necesariamente por el filtro colonial de la escritura alfabética, por lo que se puede presuponer que hay toda una serie de matices literarios originales que se han perdido por el camino, sin mencionar por supuesto todo el contenido literario que se perdió al priorizar la escritura sobre la tradición oral.

Se puede decir así que, de cierto modo, el hecho mismo de poner por escrito estas literaturas precolombinas significa ya un efecto colonizador de ellas, especialmente teniendo en cuenta las intenciones evangelizadoras de aquellos quienes emprendieron estas tareas y enseñaron el sistema de escritura europeo a los indígenas para que esta conservación escrita se llevara a cabo.

De todas formas, tampoco se puede negar que esta preservación de la literatura precolombina es la única que nos queda hoy en día, y que es por lo tanto de suma importancia en nuestra comprensión y estudio de las civilizaciones precolombinas, sus costumbres, valores y tradiciones.

Características de la literatura precolombina

Como hemos mencionado anteriormente, hubo una gran cantidad y variedad de pueblos prehispánicos con sus propias culturas y literaturas viviendo en el continente americano antes de la colonización.

Debido a la escasez de muestras que nos quedan hoy en día, distinguimos sobre todo tres literaturas correspondientes a las tres grandes culturas que habitaron el territorio: la literatura maya, la literatura inca, y la literatura azteca.

Características compartidas

Actualmente, no contamos con una cantidad suficiente de obras literarias de cada una de las tres culturas presentadas como para poder identificar y analizar de forma exhaustiva características propias de las literaturas de cada uno de los pueblos. Aunque cada una de ellas era obviamente única y particular a su civilización, podemos hacer, sin embargo, una recopilación de características de la literatura precolombina en general:

  • Tradición oral: tanto los aztecas como los mayas y los incas tenían sistemas de escritura propios, más o menos desarrollados, ya sea basados en jeroglíficos o en la fonética. Estos eran utilizados para varios fines ya sea archivísticos o de registro. Aunque existen excepciones, había no obstante una clara preferencia oral en la transmisión de la producción literaria, que se memorizaba y pasaba de generación a generación a través del habla.
  • Autores anónimos, obras colectivas y de la comunidad.
  • Temáticas religiosas o mitológicas, centradas principalmente ya sea en sus divinidades o en su entendimiento de la creación del universo, de los fenómenos naturales, etc.
  • Dos funciones principales: 1) Religiosa en muchos casos, ya que acompañaban a ceremonias y ritos. 2) Y de transmisión del saber acumulado de generación en generación.
  • Importancia de la música y la danza, que acompañaban sobre todo lo que llamaríamos por estándares europeos “teatro”, y la poesía en forma de canciones.
  • Otras temáticas: naturaleza, astronomía, guerra, agricultura.

Literatura azteca: características

El Imperio Azteca se desarrolló en el territorio del centro y del golfo del actual México, entre los años 1325 y 1521. La lengua de los aztecas – también llamados mexicas – era el náhuatl.

De entre todas sus producciones literarias conservamos sobre todo dos tipos: los tlahtolli y los cuícatl, cada uno con sus varios subgéneros.

  • Tlahtolli: “discursos” o “palabras”. Comparables a las expresiones en prosa europeas. Comprenden tanto mitos como leyendas, relatos, o discursos transmitiendo saberes antiguos. Aunque se acercan más a la narrativa que a la poesía, muchos están dotados de un cierto ritmo que seguramente hacía más fácil su memorización.

De entre sus subgéneros destacan:

  • Los Huehuehtlahtolli: “antiguas palabras”, o “discursos de ancianos”. A menudo de contenido didáctico, exponían antiguas doctrinas religiosas o morales para establecer modelos de comportamiento social. Se trata de consejos, advertencias, y otros tipos de colecciones de sabiduría para aplicar a la vida cotidiana.
  • Los Teotlahtolli: “palabras divinas”. Cuentan las historias de los dioses, los orígenes del mundo y de los seres humanos. Destaca la leyenda de los cinco soles.
  • Los yeuehcauh tlahtolli (o ye huecauh tlahtolli): “palabras acerca de las cosas antiguas”. Relatos que tratan de temas legendarios o históricos. Aunque algunos parecen contar hechos reales, también se incluyen cuentos. Los Anales de Tlatelolco forman parte de estas narraciones.
  • Cuícatl: comparables con los escritos en verso o la poesía. A menudo iban acompañados de música y danza, por lo que también se les puede considerar cantos. Se pueden encontrar muchos tipos de cuícatl según su temática o según su acompañamiento con música y danza, pero algunas de las clases más populares eran:
    • Teocuícatl: “cantos divinos” o himnos a los dioses.
    • Yaocuícatl: “cantos de guerra”. Poemas para recordar conquistas, luchas y victorias con otros pueblos.
    • Xopancuícatl o xochicuícatl: “cantos de flores”. Cantos a la vida, a la belleza del mundo y de las flores, a la alegría y a la amistad.
    • Icnocuícatl: “cantos de privación”. Meditaciones filosóficas sobre la fugacidad del tiempo, el destino del hombre, la inestabilidad de la vida, reflexiones sobre la muerte, etc. A menudo expresiones de angustia y tristeza.
    • Cuecuechcuícatl (o Ahuilcuícatl): “cantos de placer”. Expresiones de carácter erótico y burlesco.

Literatura inca: características

Desgraciadamente no contamos hoy en día con muchas muestras de literatura inca, pues las tareas de rescate de su literatura a través de la transcripción de textos no fueron tan intensas en el territorio de los Andes ni recibieron el apoyo de comunidades religiosas, por lo que algunas de sus recopilaciones, hechas e interpretadas erróneamente por cronistas europeos, no se pueden considerar del todo originales.

Aun así, se conoce que su literatura era rica y variada, mayoritariamente en el idioma quechua. Existían obras en géneros tanto líricos y épicos (poemas) como didácticos (cuentos, fábulas, etc.) y dramáticos (a menudo dedicados a ceremonias, con danzas y música).

Existía también una diferenciación entre literatura cortesana y popular, la última estando estrechamente ligada con la música, la danza y la celebración. Destacan el harawi (canción de varias temáticas, sobre todo amor, que luego derivaría en el yaraví y el huayno actuales) y el haylli (canción de triunfo, canto alegre de victoria).

Existían además muchos otros tipos de composiciones poéticas, con temáticas centradas en la agricultura o la naturaleza, debido al fuerte carácter agrícola de la civilización inca.

Una de las mayores y más antiguas obras del idioma quechua es Ollantay, pero existen dudas sobre su origen, con algunos expertos asegurando que se trata de una historia auténticamente incaica (la historia y personajes están situados a la época prehispánica), mientras que otros ven en ella características europeas y sostienen que se trata de una obra hispano-colonial. Una tercera posición concilia las dos opciones planteando la hipótesis de que se trata de una historia originalmente incaica que fue adaptada por los hispanos para ser representada sobre el escenario, resultando en como la conocemos hoy en día.

Literatura maya: características

La civilización maya fue una civilización mesoamericana que precedió a los aztecas. Aunque su período preclásico empieza alrededor del año 1200 aC (y se pueden encontrar antecedentes más antiguos), su período clásico y por lo tanto más desarrollado y esplendoroso fue entre 250 y 950 dC. Aun así, la cultura maya estaba aún presente en la época de la conquista.

Debido a su antigüedad y a la tradición principalmente oral de sus obras literarias, la literatura maya presenta la problemática de la influencia colonial sobre los textos. No conservamos extensas pruebas de textos originales de la literatura antigua maya, por lo que las tres obras más monumentales de la literatura maya (Popol Vuh, Chilam Balam, y Rabinal Achí) fueron escritas durante o después del período de la Conquista, y presentan así variaciones de las historias originales:

  • Popol Vuh: recopilación de relatos legendarios, históricos y mitos de la cultura maya del pueblo quiché (actual Guatemala). Trata temáticas como la creación del mundo por los dioses, creación de los hombres, las aventuras de los héroes divinos, y la historia del pueblo quiché y sus distintas generaciones.
  • Chilam Balam: colección de libros escritos en lengua maya después de la Conquista en varios lugares de la península del Yucatán. El más destacado es el Chilam Balam de Chumayel. Se trata de relatos de hechos históricos de la civilización maya, así como textos sobre temas religiosos, de medicina, y de astronomía.
  • Rabinal Achí: Obra de teatro bailado (diálogos acompañados de música y danza). Se trata de un drama dinástico representando los orígenes míticos del pueblo maya del territorio de Rabinal, además de historias políticas y populares, como el enfrentamiento entre dos príncipes guerreros.

No obstante, es importante mencionar el hecho que el pueblo maya llegó a desarrollar un sistema de escritura de su idioma maya muy avanzado, basado tanto en ideogramas (“jeroglíficos”) como en símbolos fonéticos. Esta escritura fue utilizada en la época precolombina para escribir cuatro textos de una suma importancia cultural, que aún no han sido del todo descifrados hoy en día: los Códices mayas.

  • Códice de París, Códice de Dresde, Códice de Madrid, Códice Grolier (o Códice Maya de México).
  • Aunque no han podido ser interpretados del todo, en ellos se encuentran detalles sobre el calendario maya, su sistema numérico, cuestiones rituales, detalles sobre los dioses y ceremonias, entre otros.

Conclusión de la literatura precolombina

Y con el misterio de estos Códices Mayas terminamos nuestro viaje en el tiempo hacia unas civilizaciones aún demasiado desconocidas dado a la pérdida y destrucción de tanto conocimiento sobre su existencia.

La escaza literatura precolombina que conservamos es prueba de la importancia de la literatura en el recuerdo y conocimiento de tantos pueblos casi desaparecidos hoy en día. Porque la literatura no nos sirve solo para desarrollar nuestras capacidades creativas y expresar nuestras ideas y emociones, sino que es prueba de nuestra misma existencia. Creamos porque somos humanos, y así contribuimos a dejar nuestra pequeña huella en la historia que marque el hecho de que sí, hemos estado aquí. Con el permiso de Descartes (o más bien sin él, pero ¿cómo pedirlo?): “Creo, luego existo”.

Si te ha interesado conocer más a fondo la literatura precolombina, te invitamos a conocer las literaturas tal y como se desarrollaron tras la conquista en los varios territorios de las Américas: consulta nuestros dos artículos sobre el teatro mexicano, o sobre la literatura colombiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *