10 guitarristas flamencos importantes

Indudablemente el flamenco nos hace pensar en España y, sobre todo, en la costa andaluza. Sin embargo, es el resultado del cincel de diversas culturas que fueron consolidando una técnica con el paso del tiempo.

En Espectáculos BCN te queremos compartir un poco de la historia y los guitarristas flamencos importantes, porque son ellos y ellas quienes conservan el arte.

Buenos guitarristas flamencos que debes conocer

Al emplear el pulgar, las uñas largas y horas de práctica, en los últimos años han destacado diversos tocadores por su maestría en la guitarra. Acá te presentamos 10 guitarristas de flamenco importantes.

Paco de Lucía

Quizás el más conocido e influyente, Francisco Sánchez Gómez, más conocido como Paco de Lucía nació en la ciudad de Algeciras en 1947. Aprendió a tocar guitarra por su padre en un entorno familiar lleno de flamenco y música. Su importancia se debe también a la inclusión de técnicas del jazz, la bossa nova y la música clásica en la guitarra flamenca. En otras palabras, modernizó y transformó el flamenco clásico.

Ha sido galardonado en dos ocasiones en los Garmmy Latinos, también ha recibido la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y es Hijo predilecto de la provincia de Cádiz. Dentro de su producción destaca el álbum Cositas buenas (2004).

Vicente Amigo

Vicente Amigo es otro de los flamencos importantes. Oriundo Sevilla, recibió su primera guitarra a muy temprana edad. A finales de la década de 1988 empezó su carrera en solitario y, unos cuantos años después, lanzó su primer disco De Mi Corazón al Aire (1991). Hasta el día de hoy tiene una discografía de más de 8 álbumes y ha realizado colaboraciones con diversos artistas a lo largo del globo.

Para él, la guitarra y el flamenco son una vía de libertad, una expresión de sí mismo que combina con técnicas clásicas y modernas. Su último lanzamiento, Memoria de los Sentidos (2017), es una muestra de ello.

Bettina Flater

El flamenco no se queda en casa. Ha llegado a otros rincones del planeta y Bettina Flater lo celebra con las seis cuerdas de su guitarra. Creció en noruega, se formó en música y empezó su muestra instrumental hacia 1996. No obstante, fue tras instalarse en Madrid que descubrió el flamenco.

Actualmente cuenta con más de seis sencillos y álbumes en colaboración. Ha lanzado dos discos en solitario: Women en mí (2012) y La Gota y la Mar (2014).

Antonia Jiménez

Nación en Puerto de Santa María, Cádiz en 1972. Inició su carrera en la guitarra flamenca acompañando la voz de Antonio Villar. Ha acompañado a diversos cantantes y músicos andaluces. Se considera una de las principales exponentes del género. Ha llevado su técnica flamenca al centro de España con su residencia en Madrid.

Manolo Sanlúcar

Manuel Muñoz Alcón, que tiene como nombre artístico Manolo Sanlúcar, es uno de los guitarristas flamencos más importantes hoy en día. Al igual que Paco de Lucía se crio en un entorno que pululaba el flamenco en todas sus expresiones.

Tiene una discografía extensa donde resaltan canciones como Caballo negro (1974), Oración (1988) y Puerta del príncipe (1988). También es autor y a colaborado en la publicación de material audiovisual y escrito para mantener viva la tradición flamenca.

Tomatito

José Fernández Torres nació en Almería en 1958 y, fue de su padre y abuelo, que le entró el gusto por la guitarra flamenca. Acompañó a Camarón de la Isla y demás cantantes y compositores gitanos. Desde su primer disco, Rosas del amor (1987), poco a poco se fue haciendo camino en el mundo de la música hasta llegar a presentarse en auditorios de Estados Unidos y diversas zonas de Europa.

Con un hijo guitarristas y una hija cantora, continúa dejando marcada su técnica en la enseñanza. Además de los dos premiso Grammy que ha obtenido, así como más de una docena de discos, su música ahora suena a través de sus herederos.

Caroline Planté

Hija de un guitarrista, nació en Montreal en 1975. De joven se mudó a Madrid para profundizar sus estudios musicales. Hacia 2010 lanzó su álbum 8REFLEXIONES, el primero compuesto y realizado por una mujer guitarrista flamenca. Sus melodías también se han utilizado en películas y distintos escenarios a nivel mundial.

Pepe Habichuela

Seguimos conociendo a los guitarristas flamencos importantes para hablar, ahora, de Pepe Habichuela. De los guitarristas flamencos del siglo XX, José Antonio Carmona, también conocido como Pepe habichuela, es uno de los más destacados. De la ciudad de Granada y gitano de familia pertenece a una dinastía flamenca que consolidó su abuelo “Habichuela el viejo”.

En el año 1975 ganó el Premio Nacional de Discografía en España. Actualmente tiene álbumes de los cuales destacan Homenaje a D. Antonio Chacón (1976), Habichuela en rama (1997) o Nuevos Medios Colección (2003). 

Sabicas

Se le conoce por ser el precursor de la internacionalización del flamenco. Agustín Castellón Campos nació en 1912 en  Pamplona y se bautizó Sabicas para el público que consumía su música. Al ser uno de los primeros guitarristas flamencos del siglo XX, su relevancia y su técnica ha marcado a demás guitarristas a lo largo de los años.

Con más de 20 discos producidos, se asentó en los Estados Unidos, donde produjo y compuso en sus últimos años. Se caracterizó por compenetrar otros estilos musicales con el flamenco.

Moraíto Chico

Manuel Moreno Junquera nació en Jerez de la Frontera y se conoce por ser otro de los grandes intérpretes de guitarra flamenca en Andalucía. Desde los once años empezó a tocar y presentarse en escenarios musicales. Empezó su carrera como colaborador de distintos cantantes. Adicionalmente ha realizado dos grabaciones en solitarioMorao y Oro (1992) y Morao, Morao (1999).

La historia detrás de los guitarristas flamencos

El estrecho de Gibraltar y la costa del sur de España siempre han sido un crisol cultural. Árabes, judíos y gitanos inyectaron parte de su folklore y tradiciones durante distintos periodos. Es así como, poco a poco, a partir del silgo XV se fue caldeando el escenario artístico de lo que posteriormente conoceríamos como el flamenco.

Dicen que fue hacia 1770, en la rivera del Guadalquivir, que se consolidó el flamenco. Cuando algunos grupos de gitanos se reunían a festejar forjaron un baile típico que entró dentro de la danza española.

No fue hasta 1860 que se empezó a acompañar formalmente con instrumentos y cantos. A este periodo se le suele llamar La Edad de Oro del Flamenco.

En torno a las hogueras, las borracheras y los movimientos de cadera, estaba la figura del tocador. Personajes que se habían apropiado de posturas y técnicas de la guitarra clásica y, con una destreza rapaz y veloz, acompañaban los cantos vertiginosos de mujeres y hombres.

El flamenco no se queda en España

Además del guitarrista o tocador, el flamenco también se acompaña de castañuelas, abanicos, los tacones de las bailadoras y las palmas. Para Natalia Meirino, bailarina profesional de flamenco argentina, esta música es una manifestación del espíritu nómade. “La conocí desde pequeña con las castañuelas que tenía mi madre en casa”, cuenta.

Ya transcurridos muchos años, el flamenco se ha posicionado mundialmente y representa un temperamento y una tradición propia de la cultura andaluza. Pero hoy no se queda en España, artistas de América Latina, Europa del norte o Estados Unidos se han integrado en él.

Sin embargo, Natalia considera que hay cierta discriminación. “He sentido que por ser extranjera se burlan los demás artistas. Hay una atmosfera de soberbia de los flamencos para los flamencos con la cual no me identifico”, comenta.

Sin lugar a duda, el flamenco es un género único y como toda tradición que se exporta hace parte también de aquellos artistas que la promueven, enseñan y practican. Fuera de esta atmósfera que comenta Natalia encontramos guitarristas, bailarinas e interpretes de distintas partes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *