Miguel Delibes: obras importantes

libros miguel delibes

Para los más nostálgicos, no hay mejor plan que acompañar la cara más sentimental de la vida con una obra de Miguel Delibes que nos transmita la misma carga emocional que ir en bici por un camino de campo cosechando recuerdos olvidados. Y para los que crecieron a la ciudad… ¡así sabéis lo que se siente! Sin dejar de lado todo lo más amargo…

Así que escoge una de las obras de Miguel Delibes que te presentamos a continuación – o dos, o tres, o cuatro… ¡hay más que suficiente! – y prepárate para reconocer en ella algo que pueda que hubieras olvidado, y algo para reflexionar aún en el presente.

Miguel Delibes: características de sus obras

El escritor Miguel Delibes, nacido en Valladolid en 1920, es una de las figuras más destacadas de la literatura española de posguerra. Autor prolífico, Delibes es conocido sobre todo por sus alabadas – y a menudo galardonadas – novelas.

Las obras de Miguel Delibes reflejan de forma recurrente los intereses y preocupaciones del mismo escritor, por las que se hizo conocido, y que también defendió abiertamente fuera del contexto literario.

Estas temáticas son las siguientes:

  • La presencia de la naturaleza
  • La infancia, y la perspectiva recurrente de un niño
  • La representación del paisaje castellano, sobre todo por lo que hace al entorno rural y campesino
  • La caza, afición del mismo autor
  • Las labores campesinas y su desaparición
  • La crítica a las consecuencias devastadoras del progreso consumista que destruye tanto el paisaje como la cultura y vida rural
  • El abandono de los pueblos (uno de los primeros críticos de la “España vacía”)
  • Las consecuencias denigrantes e indignas de la masificación urbana sobre el hombre

Su representación de la naturaleza y su defensa del ámbito rural y campesino no resulta así en una idealización de estos temas, sino en una cruda ilustración de las condiciones negativas en las que se encuentran. La presencia de la muerte es recurrente y sirve a menudo para ilustrar estas preocupaciones.

Sabiendo esto, vamos a conocer las obras más importantes de Miguel Delibes que reflejan las características expuestas arriba:

5 obras de Miguel Delibes importantes

La inocencia de la infancia, el encanto y miseria del campo, los personajes más peculiares y caricaturescos del pueblo, el sentimiento desolador de algo que decae y desaparece sin remedio… Las siguientes obras de Miguel Delibes retratan problemas y preocupaciones de un país y de una naturaleza que siguen aún en día su agonizante camino cuesta abajo.

La sombra del ciprés es alargada (1948)

Primera novela de Miguel Delibes que empezó a esbozar su estilo propio. Pese a ser su debuto como escritor, La sombra del ciprés es alargada recibió una cálida acogida, ganándole el Premio Nadal en 1947.

La novela narra en primera persona la trayectoria vital de Pedro, un niño huérfano que es dejado bajo la tutela del maestro don Mateo Lesmes en Ávila, quien le inculcará una visión de la vida marcadamente pesimista. Esta educación afectará sus relaciones posteriores, tanto con Alfredo, su primer y mejor amigo, como con Jane, la mujer de la que se enamorará en la segunda parte de la novela. Esta ilustra su lucha para escapar el pesimismo aprendido que le hace convertirse en marino, y viajar al extranjero donde conocerá el amor.

La angustia, el sufrimiento, la muerte, la vulnerabilidad y la soledad, pero también la amistad, el amor, y algún momento de esperanza son las temáticas que caracterizan esta novela. Su estructura es parecida a la de una novela de aprendizaje, o “Bildungsroman”, con un personaje que lucha contra sí mismo y contra las sombras que le acechan para poder avanzar.

El camino (1950)

Con su tercera novela, El camino, Miguel Delibes se aventuró otra vez en la perspectiva infantil, esta vez des de la tercera persona, narrando la historia de Daniel, el Mochuelo. El padre de Daniel quiere que vaya a estudiar a la ciudad, y la noche antes de irse, el niño rememora las experiencias vividas en su pueblo, que hasta ahora ha encapsulado su mundo entero.

Conocemos así entrañables figuras como sus amigos Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso, además de personajes adultos – con rasgos a menudo caricaturescos – como Las Guindillas, Quino el Manco, la Mariuca-uca, etc. De esta forma, Delibes combina la nostalgia de la infancia, sus juegos, libertades y despreocupaciones, con un cuadro costumbrista de la vida de un pueblo, con sus desgracias y noticias, vistas siempre desde el punto de vista ingenuo y sencillo de un niño.

El estilo simple y natural de Delibes hace de esta obra el retrato por excelencia de la realidad castellana de la época, y es precisamente esta cercanía que cautiva a tantos lectores, y ha hecho de El camino una de las mejores obras de Miguel Delibes, y todo un clásico en las aulas.

Cinco horas con Mario (1966)

Cinco horas con Mario es otra de las obras de Miguel Delibes más importantes. La historia principal se ve enmarcada por la reproducción de una esquela anunciando la muerte de don Mario Diez Collado a los 49 años. A partir de aquí, Delibes sumerge el lector en un fascinante monólogo del personaje de Carmen (Menchu) frente el cadáver de su marido Mario. Carmen, mujer conservadora de clase media-alta, hunde a su marido de reproches que terminarán por revelar más sobre su propio carácter que el del fallecido.

Es a través del soliloquio de esta mujer egoísta y tradicional que Delibes dibuja un retrato crítico de la mujer burguesa conservadora de la España franquista de los 50/60, y este sirve a su turno para reivindicar indirectamente la necesidad de cambio en la sociedad del país. Bajo la apariencia de un relato personal, Delibes es capaz de reflejar los problemas de una sociedad muy reconocible por el lector de la época.

El estilo sencillo y natural característico de Delibes hace el mensaje de la novela descifrable, pero a la vez le permitió escapar a la censura a través de su mera presentación de un personaje tan cotidiano y real como el de Carmen.

Las ratas (1962)

“Cuando a mí no me dejan hablar en los periódicos, hablo en las novelas”, decía Delibes en una de sus cartas. Y justo esto hace el escritor en Las ratas, una de las obras de Miguel Delibes que encierra una crítica más cruda y sentida hacia la situación de precariedad y miseria del campo castellano. De manera similar a El camino pero con una dosis más elevada de denuncia, Delibes defiende un estilo de vida en vía de extinción.

Nini (quién no estudia, pero lo de trabajar no se le puede negar) tiene once años y vive con su padre – llamado el Tío Ratero – en una cueva cerca de un pueblo. Su situación de precariedad hace que tengan que cazar ratas de agua para sobrevivir (para la venta y consumo propio), pero los habitantes del pueblo no lo tienen mucho más fácil, ya que tienen que lidiar con las impredecibles consecuencias del tiempo y de la naturaleza sobre el campo y sus cosechas. La capacidad de observación de la naturaleza que posee Nini le hace todo un experto de sus comportamientos, por lo que los campesinos le hacen llegar frecuentemente sus dudas.

Partiendo de este inicio ya no demasiado ideal, la tragedia acechará aún más a Nini y a los habitantes del pueblo en la forma de una falta de respecto a la naturaleza y a los recursos naturales, a un progreso urbano que en su crecimiento aniquila la vida campesina, etc. La escasez y la miseria abundan en esta novela de Miguel Delibes, pero su protagonista, que – como otros del mismo autor – retiene su bondad en medio de la injusticia y maldad, nos hace pensar que puede que todo no esté perdido.

Los santos inocentes (1981)

Otra de las obras de Miguel Delibes más conocidas y destacadas es Los santos inocentes. La denuncia se concentra esta vez más sobre la división y desigualdad entre clases, con una humilde familia de campesinos de un lado, oprimidos pero obedientes, y los señores latifundistas del otro lado. El brutal contraste de los unos yuxtapuestos con los otros, junto a la caracterización simple de los personajes (especialmente de los señores) les da un carácter casi simbólico que da un tono menos particular y más generalizador a la denuncia social. La naturaleza y los distintos vínculos que crean los personajes con ella acompañan, por supuesto, este mensaje.

Paco y Régula son dos campesinos que viven con sus cuatro hijos trabajando al servicio de los señores de un cortijo en Extremadura. Su hija mayor tiene parálisis cerebral, y Azarías – hermano de Régula quien pronto viene a vivir con ellos – padece de deficiencia cognitiva y se preocupa solo por la cría de una grajilla (tipo de pájaro). Su inocencia y bondad, pero también su incultura y falta de educación hace que soporten las humillaciones y opresiones de los señores, cuyas fiestas, cacerías y faltas de respeto llegarán demasiado lejos…

Y con estas cinco novelas terminamos nuestra selección de las obras más importantes de Miguel Delibes. El escritor castellano fue bastante prolífico, así que encontramos otras obras como Señora de rojo sobre fondo gris, o El hereje, entre otras, que también merecen ser mencionadas.

Pero, independientemente de las historias que cuente, el estilo de Miguel Delibes, tan natural y cercano como sus personajes, otorga a todas sus novelas un sentimiento inigualable de familiaridad que hace que los problemas y preocupaciones de autor y personajes se conviertan también en los nuestros.

¿Quieres más literatura española? Consulta nuestros artículos sobre Lope de Vega, Valle-Inclán, o Bécquer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *