Crítica: Diversitat Flamenca, show de flamenco en el Teatre del Raval

Valoración: 9 sobre 10

Diversitat Flamenca, de la compañía Retahíla Ballet, inauguró ayer su serie de espectáculos en el Teatre del Raval. La propuesta es muy atractiva y logra, sin lugar a dudas, cumplir todas las expectativas de la audiencia. En escena se presentan Olga Ponce, Moisés Ramos y Esther Ramírez, siendo los dos primeros los encargados de la dirección artística y la coreografía. Cada pieza bailada e interpretada es una historia entrañable, como la esencia del flamenco misma. Eventos así emocionan y recuerdan la importancia de estas demostraciones escénicas en la actualidad.

Las condiciones de seguridad dentro del teatro son óptimas. La distancia de precaución es respetada, tanto fuera como dentro de la sala y hay alcohol en gel a disposición. Las funciones continuarán por tres domingos más: 21/10, 01/11 y 08/11, todas a las 12h. Es un excelente plan de fin de semana, sin limitaciones de edad y en un auténtico espacio cultural de Barcelona.

Diversitat Flamenca hace vibrar al público con talento y originalidad

Cuando se apagan las luces en el teatro, se escucha la presentación, que transmite un mensaje claro: este es un show para gozar, sentir y compartir. Aún a oscuras, suena un cajón peruano que va aumentando en intensidad mientras el telón se abre. Él está tocando, ellas golpean sus zapatos contra el suelo del escenario y entonces es evidente, el espectáculo ha comenzado. El público vibra con números de castañuelas, abanicos, danza con pañuelos y fusiones de estilos clásicos y modernos.

La puesta en escena de Diversitat Flamenca es de una simpleza excelente. No hay distracciones, solo un formidable trabajo de luces y sonido. A eso debemos sumarle los vestuarios magistrales, confeccionados por María Teresa González. Hay más de diez cambios, algunos inclusive dentro de la misma pieza, haciendo del efecto sorpresa algo constante. De hecho, en un momento, Olga Ponce realiza su cambio de vestido en el palco, quedando casi desnuda. La atmósfera sutil y profunda es un gran logro.

Un show para gozar, sentir y compartir.

Esther Ramírez, la más joven del trío, se destaca con seguridad y belleza; a la par de Olga Ponce, que deslumbra con una técnica ejemplar. Por su parte, Moisés Ramos es un bailarín impecable, que hace números solistas también, aunque su desempeño es levemente menor que el de las dos mujeres. La elección de canciones es acertada, con temas como La Saeta, de India Martinez, canto gitano de gran potencia o Hijo de la luna, de Gerónimo Rauch. Se disfrutan también composiciones de Chano Domínguez & Tomatito, Dorantes y Juana Amaya.

La compañía Retahíla Ballet y su compromiso con la danza

La producción de Diversitat Flamenca está a cargo de Retahíla Ballet, compañía de danza española y flamenco. La misma se caracteriza por tener un espíritu innovador, incorporando a sus coreografías espontaneidad y diversidad de estilos. Actualmente se dedica a la formación de niños y niñas, jóvenes y adultos.

Ponce y Ramos son los coreógrafos y directores artísticos, que han hecho un trabajo remarcable a lo largo de los años. La compañía se ha presentado internacionalmente en varias ocasiones. Mientras que en Barcelona han tenido el placer de presentarse en el Palau de la Música Catalana y Casa Batlló, entre otros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *