Crítica: Tinder sorpresa de Andreu Casanova

Nota 9 sobre 10

¿Quién dijo que en las aplicaciones para ligar, no se podía encontrar el amor? Eso es lo que está dispuesto a demostrar Andreu Casanova en este monólogo de la sala Pepe Rubianes, del mítico Club Capitol de la Rambla de Barcelona…o no.

Para Andreu, queda patente que Tinder y otras aplicaciones, pueden desembocar en encuentros y aventuras “diferentes” en las que se da rienda suelta a la imaginación más calenturienta. La descripción que hace de algunos perfiles de Tinder, nos demuestra la cara más cómica de este tipo de aplicaciones para encontrar pareja.

Si en sus monólogos anteriores, Cincuenta Sombras de Andreu y Cincuenta Sombras de Andreu 2, y en Vermunólogos, ya aparece el tema del sexo, como protagonista, en éste último, tampoco puede faltar. Y es que aparte de contarnos divertidas anécdotas (no sabemos si son autobiográficas, o las toma prestadas a algún amigo), interactúa con el público, e incluso saca a algún voluntario a participar con él sobre el escenario. Es un humor, gamberro, como no, aunque tampoco muy explícito, aliñado a la perfección con esa dosis de fina ironía, que le caracteriza.

Con gran ingenio, una a una, van surgiendo las anécdotas a relucir, algunas en relación con amistades y rollos, amantes de la vida sana, del vegetarianismo, ¿quién no conoce uno?, se pregunta. Y, el “tomate del huerto urbano” y la “alineación de los chacras” “y el “dar gracias al Universo”, son el blanco perfecto, para canalizar todas las risas de la sala.

Sin duda, da en el clavo, cuando nos hace pensar en las exageraciones que se cometen en este tipo de aplicaciones, tales como hacer trampa en las fotos de perfil, o inventarse aficiones extrañas que puedan parecer “cool”, o simular practicar deportes que no has practicado jamás, aún a riesgo de ser pillados de inmediato. Pero la trampa mayor, puede ser el mentir sobre la edad o la altura, ¿quién no se ha encontrado nunca en una situación similar?

Todo ello, nos lleva al típico comodín de las llamadas tácticas de emergencia, que son aquellas en las que se recurre a la llamada de un amigo, para salir huyendo de la cita que nos gusta. Y de todas estas triquiñuelas, Andreu, suele salir muy bien parado, siendo como es un experto en el tema.

Agradecemos su aporte al cachondeo planetario, con sus sabias palabras, “Gracias Universo”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *