Breve historia del teatro

historia del teatro resumen

La expresión dramática y su lenguaje forma parte del ADN de la humanidad. La historia, la cultura y la sociedad se entremezclan en el recuento de las épocas del teatro. En Espectáculos BCN hemos decidido hacer un rápido recuento de la transformación del teatro y su influencia en la historia humana. Esta breve historia del teatro te hará un recorrido corto por los datos más importantes del arte dramático.

Breve historia del teatro: todo lo que necesitas saber

Las intenciones del teatro como expresión artística han sido diversas e interesantes. El uso del lenguaje dramático como parte de celebraciones religiosas fue solo el inicio. Su componente divulgativo fue aprovechado con fines panfletarios durante mucho tiempo. Y es hoy una combinación de arte, entretenimiento y reflexión. Conozcamos los datos más importantes del arte histriónico.

¿Dónde se originó la historia del teatro?

La historia del teatro esta íntimamente vinculada a la historia de la comunicación humana. La expresión oral humana es directamente proporcional al animo mimético de su pensamiento. Es decir, el humano ha necesitado desde sus primeras interacciones vincularse a otro y expresar la realidad, sentimientos y pensamientos a través de palabras, acciones y gestos.

El arte y la religión parecen ser los dos troncos fundamentales que sustentan la expresión dramática en sus orígenes. Las tradiciones religiosas en tribus y organizaciones primitivas son representativas de las primeras condiciones teatrales. Las características chamánicas, los bailes rituales, los cantos de guerra y rituales esotéricos podemos entenderlas como la primera muestra de la tendencia humana y religiosa a accionarse por medio del histrionismo. Es decir, la primera muestra de un lenguaje dramático.

Estas expresiones histriónicas reforzaban el sentimiento de identidad y cohesión grupal. Permitían, también, desarrollar con una de las peculiaridades del humano: ser un ser gregario. El pertenecer a una comunidad, el sentirse aceptado, integrado y representado es una necesidad humana que las expresiones artísticas vienen a materializar.

Entonces, aunque los primeros rasgos teatrales se pueden encontrar en el comportamiento humano desde su propio origen, el desarrollo del concepto de teatro tal como lo conocemos hoy en día, inició durante la época grecorromana. Fueron ellos quienes desarrollaron los conceptos que posteriormente fundarían el arte dramático.

La ritualización religiosa paso a convertirse en mimesis, y a su vez en tragedia. Los espectadores considerados dentro de la ecuación como un receptor de la expresión catártica. Y así, se completó la fórmula que definiría el teatro como arte y componente social.

¿Cuál fue el primer teatro de la historia?

Se cree que las primeras expresiones dramáticas en la Antigua Grecia empezaron como salutaciones al dios Dionisio, dios del vino. Las fiestas dionisíacas, festividades recurrentes donde se celebraba a Dionisio, fueron los primeros lugares donde las obras de teatro se presentaron. Posteriormente, y debido al gran fanatismo del pueblo griego por estas festividades se erigieron lugares públicos especialmente destinados para este fin. Las representaciones corales teatrales se hicieron después extensivas a otros rituales y dioses.

Regularmente los primeros teatros contaban con áreas definidas en piedra. Se dividía en tres partes la orquesta, la escena y el lugar para los espectadores. Recordemos que las primeras expresiones teatrales estaban emparentadas al coro. Las representaciones necesitaban un espacio bien definido para el coro, los ejecutores y el público. Los primeros teatros estuvieron ubicados a los alrededores de templos religiosos.

Los teatros griegos evolucionaron hasta erigirse en construcciones espectaculares, muy similares a las modernas. Las grandes gradas, conocidas como theatron o Koilon eran la parte de la estructura más grande y representativa. El establecimiento entero tomaría su nombre de esta sección. Teatro se conoce actualmente al lugar entero donde se representan las obras teatrales.

Cada ciudad importante en Grecia contaba con su propio teatro. La ciudad de Dodona, donde se hallaba el oráculo griego más antiguo podría poseer el más antiguo establecimiento teatral. Dodona estaba ubicada en la ciudad-estado de Epicuro donde se encontraba el templo de Dionisio, por lo cual es bastante probable que sea esta el área donde se erigieron los primeros establecimientos teatrales.

Los romanos posteriormente siguieron la costumbre griega incorporando a las bacanales (festividades el dios Baco, sincretismo de Dionisio) las representaciones dramáticas. Sin embargo, el teatro romano no solo absorbió la influencia griega, también estuvo ampliamente influido por el arte escénico etrusco. Los espectáculos etruscos estaban más ligados a la danza, la música coreografiada y el arte escénico musical.

Historia del teatro: aproximación histórica

El teatro entendido como expresión artística se desarrolló simultáneamente en las culturas que vivieron sobre la tierra durante todas sus eras. Recogemos acá las expresiones teatrales y pre teatrales más investigadas por los expertos.

Teatro Antiguo en el mundo

Si bien el concepto de teatro moderno está ligado a la tendencia grecorromana, en todas las civilizaciones del mundo podemos identificar expresiones artísticas precursoras del arte escénico. Vamos a detallarlas:

El teatro en el Antiguo Egipto

Al igual que en el imperio griego, los egipcios utilizaban la expresión dramática como una forma de alabanza religiosa. Ya durante el segundo milenio antes del cristianismo, los egipcios dramatizaban las historias de Osiris y otros dioses. El uso de máscaras rituales durante las representaciones dotaba de especial impacto a la historia. Se ha recopilado incluso testimonios de actores que viajaban por las comunidades del imperio haciendo representaciones. Esto representaría el antiquísimo origen de las agrupaciones teatrales.

El teatro en China

El teatro chino tiene vieja data también. Empezó a documentarse cerca del siglo VI, pero esa expresión data de los primeros asentamientos comunales en la región. Sus características como pueblo ritualista y protocolar dotan a toda la escena teatral china de unas peculiaridades excepcionales. Los códigos y delimitaciones de la expresión histriónica en China terminan sintetizándose en la Ópera de Pekín.

Entre las peculiaridades de la expresión de la región encontramos el acompañamiento sempiterno de instrumentos de cuerda y percusión. Los maquillajes efectistas y muy elaborados son otra de sus características principales.

África

Otra región donde la expresión artística histriónica está incrustada en la esencia de su sociedad. Las danzas y bailes rituales y tradicionales están repletos de lenguaje dramático. La expresión corporal es importante en sus expresiones y definen el teatro tradicional africano. El ritmo, sonoridad y dramatismo de sus expresiones rituales es en sí mismo histrionismo natural.

Poco se ha podido recuperar de la historia ancestral africana en este sentido. Pero la historiografía afirma que la tradición africana está directamente relacionada a la representación dramática y mimética.

La innegable carga religiosa de los rituales que aun se mantienen vigentes en la sociedad africana los hacen, según expertos, en una expresión preteatral (tipo fiesta dionisiacas) más que teatro en sí mismo. Porque, es que, fácticamente parece imposible desvincular los espectáculos tradicionales de la carga religiosa intrínseca en esta sociedad. El teatro no puede ser teatro moderno si no se desacraliza, aunque sea parcialmente.

El teatro en la Edad Media

La era del oscurantismo veló el teatro también durante la Edad Media. Las expresiones teatrales fueron muy limitadas y vinculadas directamente al tema religioso. La censura limitó tremendamente cualquier tipo de disidencia en cuanto a temática y expresión. El drama litúrgico o Misterio religioso fue la forma más usada, y tomaba inspiración de historias bíblicas y dogmas católicos.

El teatro Profano también tuvo un auge, se representaba en la calle y era considerado bastante procaz. Carecía de forma, estructura e incluso texto. Se basaba en la improvisación y el humor absurdo y soez.

Los trovadores también abundaron durante este periodo. Fueron talentos sobre todos vinculados a la musicalidad que contaban historias y algunas veces dramatizaban escenas. Esta expresión era más aceptada dentro de los círculos caballerescos y nobles de la época al contrario del teatro profano.

El analfabetismo estándar de la época también impulsó la tradición oral esparcida en los territorios a través de los juglares. Eran ellos quienes transmitían noticias, eventos sociales y mandatos reales.

El teatro en la Edad Moderna

Desde finales del siglo XVI y bien entrado el siglo XVIII inicia la Edad Moderna y con ella la visión menos sacralizada del arte y de la vida. La expresión teatral, y el arte en general, empezó a vincularse más con la vida mundana que con la divina. Se convirtió en expresión de cánones sociales y morales durante el periodo.

La imprenta y los avances en la alfabetización popular permitió también la universalización del arte escrito. Es la era del Barroco, el Neoclasicismo y el Renacimiento. Aunque la recuperación de las formas clásicas es casi siempre la norma, en este periodo se permitió la incorporación de nuevas técnicas, géneros y conceptos.

Durante el Barroco, por ejemplo, la estructura aristotélica pierde vigencia y los conceptos ambientales del discurso empiezan a transformarse. Sien embargo, pronto el Neoclasicismo vendría a adornar de nuevo las letras con su decoro y tradición clásica.

El teatro en la Edad Contemporánea

Terminando el siglo XVIII entramos a lo que se considera la edad moderna y que incluye el momento actual.

El Romanticismo como género transicional representó la ruptura de las artes con el Neoclasicismo y su tradicionalismo. Revolucionó las tablas y permitió a los actores y dramaturgos explayarse con el lenguaje dramático. La amplitud del temario romántico dio paso a la fantasía, la creatividad y la novedad.

El Realismo y el Naturalismo que le seguirían mantuvieron la creatividad como norte, pero se esmeran por copiar la realidad de la forma más fiel posible en la representación artística. El Naturalismo por su parte mantuvo la fórmula del arte como una copia fiel de la realidad e incluyó la transformación de la visión de la realidad como algo determinista y hostil para con la humanidad.

Estas corrientes sentaron las bases de lo que sería el teatro del siglo XX, que llegaría derrumbando la cuarta pared. Entre las características representativas del período podemos incluir la incorporación del público como agente transformador y participe en la trama.

El siglo XX, además,  aportó mucha teoría teatral centrada en el sentido funcional del teatro y el arte dramático y actoral. Berlton Bretch sublevó la forma de hacer teatro y Contantin Stanislavsk construyó un nuevo andamiaje teórico de la interpretación teatral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *