Cómo aliviar el estrés a través de la música

La música es poderosa. Piensa en lo épico de experimentar a tus bandas favoritas en un concierto, o en la nostalgia de volver a escuchar las mejores canciones de Pink Floyd que te encantaban en tu adolescencia. O sofocar las ganas de bailar tu canción favorita mientras compras. Nada es tan valioso como esas melodías resonando a la hora de las comidas o en el pasillo de productos horneados. La música le habla al alma. La música es relajante y puede ayudarte a calmar ansiedades, animarte durante una carrera o incluso ayudarte a concentrarte en el trabajo o la escuela.

Gracias a la ciencia, este rango emocional no es solo anecdótico. Escuchar música tiene beneficios tangibles, incluida una correlación directa entre la música y el alivio del estrés. Comprender las reacciones químicas en tu cerebro relacionadas con el sonido es clave para desbloquear la magia relajante de la música. Incluso si ya sabes lo increíblemente poderosa que puede ser la música para relajarse. Aquí te contamos cómo aliviar el estrés a través de la música con sencillos consejos.

¿Qué le pasa a nuestro cerebro cuando escuchamos música?

La audición está intrínsecamente relacionada con muchas de las reacciones fisiológicas de tu cuerpo. Los tímpanos captan el sonido de una variedad de fuentes, como el canto de los pájaros, la voz de un amigo a través de un teléfono celular, el timbre de un temporizador de horno o tu lista de reproducción de entrenamiento amplificada. El cerebro convierte estas ondas sonoras en señales nerviosas electroquímicas, y aquí es donde el sonido realmente toca la fibra sensible.

Es posible que hayas oído hablar de la música para relajarse, música para estudiar, música para hacer deporte o música para dormir o las terapias con música como la musicoterapia que alivian la ansiedad entre otros muchos trastornos. Realmente la música nos afecta de manera increíble. El simple hecho de escuchar música puede disminuir tu presión arterial, disminuir tus niveles de la hormona del estrés cortisol y reducir tu frecuencia cardíaca.

Escuchar música armoniza nuestro estado de ánimo, aliviando el estrés

La mayoría de las personas tienen diferentes preferencias musicales, pero, curiosamente, el gusto musical no es el factor más importante, sino una conexión emocional. Cuando se reproduce una canción que una persona parece disfrutar, el sistema límbico (la parte del cerebro que controla las emociones) muestra mucha más actividad. Como resultado, la música evoca emociones puede tener un efecto directo en el estado de ánimo.

La música conecta a las personas y nos hace sentir que no estamos solos. Es la razón por la que tenemos música en fiestas, funerales, graduaciones y películas.

La evidencia científica muestra que la música afecta a tu cuerpo como cualquier otro sonido. Los ritmos y muestras de audio a menudo imitan la naturaleza, y el poder de la voz se transmite tanto a través de medios analógicos como digitales. Tus oídos le indican a tu cerebro que produzca dopamina, ya sea que la Rosalía esté cantando o que tu tío favorito cuente otra broma de mal gusto.

Dependiendo de la pista, las canciones pueden impactar en los niveles de dopamina, la frecuencia cardíaca, respiración y presión arterial, el sistema del estrés psicobiológico, niveles de alerta y energía, el estado de ánimo, etc.

Con tal variedad de efectos físicos y químicos, no es de extrañar que exista una fuerte correlación entre la música y el alivio del estrés. Muchos de estos mismos químicos están relacionados con las emociones, lo que hace que la música sea otra forma segura de dominar tu estado de ánimo.

No hay escasez de música en el mundo, especialmente dada la miríada de culturas, géneros y la gran cantidad de sitios web y aplicaciones disponibles; la música ahora es más accesible que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *