Crítica: El secret de la Lloll – Teatre Poliorama

5 out of 5 stars (5 / 5)

El Secret de la Lloll vuelve a la Ciudad Condal de la mano del Teatre Poliorama para alcanzar la cifra de 100 funciones. En este monólogo teatralizado, Lloll Bertran despliega sus facetas de show-woman para hacernos vivir una experiencia divertida y llena de referencias de carácter político.

El secret de la Lloll, una obra en la que Lloll Bertran brilla

La actriz y cantante igualadina hace gala de sus dotes interpretativas, musicales y humorísticas en este espectáculo. La propuesta, creada, dirigida e interpretada por la propia Lloll Bertran mezcla cuento y cabaret. Le acompañan dos músicos; Isaac Fonoll al piano y Bernat Cot.

Lloll nos explica su gran secreto: la historia de un conde de París que se enamora de una cupletista de Barcelona. Con la ayuda de Isaac y Bernat, interpreta los 9 personajes del montaje de manera magistral, con un gran repertorio de canciones.

Un monólogo con mucho gancho

Aunque Bertran utiliza el mismo vestuario a lo largo de toda la función, un conjunto en blanco y negro, su capacidad interpretativa consigue que conectemos con cada uno de los personajes que imita. Es tal su ingenio y talento que no necesita más para convertirse en cada personaje.

El monólogo es muy ágil y consigue un ritmo trepidante mediante la intercalación de diálogo y música. El espectáculo arranca las risas de todos los espectadores gracias al toque humorístico que desprende, haciendo referencia a situaciones actuales.

Su energía y soltura en el escenario son el escenario perfecto para que el espectador se sienta cómodo. Durante el monólogo, la Lloll interactúa con el público, haciéndolo parte de su gran show. Esta interacción permite al espectador pasar unos muy buenos 90 minutos, sin necesidad de mirar la hora.

En la variedad está el gusto

En cuanto al texto de la obra, es tan natural que no dala sensación de que está interpretando un papel. Su actuación se impregna con la personalidad de la artista, y por ese motivo no da la sensación de sobreactuado.

La variedad musical es muy amplia, suenan temas como La vie en rose, Hawai Bombay, de Mecano, o María de West side story. El valor añadido recala en que las letras están inventadas por ella, lo que enriquece en gran medida el espectáculo.


  • Lo que más me ha gustado: la naturalidad y humor de la Lloll.
  • Lo que menos me ha gustado: nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *