Crítica: Escocía – Teatre Regina

Teatro Barcelona

4 out of 5 stars (4 / 5)

El humorista, actor y presentador Txabi Franquesa presenta en el Teatre Regina su espectáculo más novedoso y divertido: Escocía. El catalán nos trae un monólogo basado en la perspectiva de vida de un hombre de 40 años que deja atrás los años más jóvenes.

Tiene una batalla interna con la aceptación del paso del tiempo y lo que conlleva la entrada a la vejez. Es un monólogo que genera unas risas constantes y un debate entre el optimismo y el pesimismo de la entrada en esta edad. En Espectáculos BCN hablamos de la comedia que después de un año sigue en los teatros de Barcelona asegurando risas.

Escocía tanto para jóvenes como para nostálgicos

Txabi Franquesa retrata de una forma humorística lo que significa la entrada en los 40 años. Presenta un monólogo donde lo que predomina es la risa constante del público y la interacción. Presenta una serie de situaciones en las que nos podemos ver reflejados todos, independientemente de la edad. De esta forma va construyendo un monólogo basado en situaciones reales.

Txabi Franquesa presenta Escocía como furia inofensiva. El humorista define esta furia inofensiva como estado en el que te escuece todo. Refleja esta molestia con un humor fuerte, ya que es el tipo de comedia que utiliza en sus shows.

Escocía es un juego de palabras donde el humorista aparece vestido de escocés con la actitud típica de querer salvar el mundo. Juega con el doble juego de querer representar esta actitud en situaciones cotidianas que te vas encontrando cuando entras en esta fase de edad.

Sobre todo el humorista hace hincapié en el paso del tiempo. En cómo uno mismo se da cuenta de que ha llegado a cierta edad donde se sitúa más cerca de un hombre de 65 años que en un chaval de 20 años. Es la lucha interna en como la sociedad te dice que te tienes que sentir pasados los 40 años, y como realmente se siente uno mismo.

La interacción con el público

La interacción con el público es uno de los factores clave del monólogo. Al principio podemos escuchar una voz en off donde nos adentra en el tema principal del espectáculo. Esta voz, junto unas imágenes en pantalla, ya ponen al público en situación y empieza el hilo conductor de la obra.

Al inicio el humorista empieza a interactuar con el público lanzando una pregunta y dando la oportunidad de hablar a varias personas. De esta forma empieza a ganar confianza con el público y hacer que la obra sea más dinámica. Cada tema del que hablaba era introducido a raíz de la interacción con el público y de algunas bromas surgidas con los espectadores.

El humorista hace un monólogo muy dinámico gracias a la habilidad que tiene a la hora de saltar de un tema a otro. Hace que el público se enganche a través de la representación de algunas escenas que nos podemos encontrar y como se sienten a partir de los cuarenta años. La conexión con el público es muy buena, ya que cada respuesta se daba el espectador a alguna de las preguntas que lanzaba, tenía un tema para introducir.

Mucho humor muy bien tratado

Txabi Franquesa afirma que es difícil hacer humor en estos tiempos donde podemos encontrar a las personas algo más sensibles. Y es que, el humor que se trata durante el monólogo Escocía, tiene un toque de humor negro. A su vez, afirma que es bueno afrontar las situaciones difíciles con humor y por eso, cada semana cambia algo de la función para que no siempre el espectador vea lo mismo.

Aunque el tema tratado sea el paso del tiempo a partir de los 40 años, es un espectáculo que personas de todas las edades pueden disfrutar. Trata muchos temas actuales y es lo que hace que todo el público se pueda sentir identificado en algún momento.

Durante el espectáculo las risas de los espectadores son constantes. Sabe como hacer este tipo de humor sin que pueda ser o sonar ofensivo. Además trata el humor de una forma muy natural y es lo que le da el toque tan especial al show.


  • Lo que más me gustó: la interacción con el público y la forma en la que trataba el humor fuerte.
  • Lo que menos me gustó: en ocasiones hablaba un poco rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *