Crítica: La Malaltia – Teatre Lliure (Montjuïc)

Crítica: La Malaltia

2.5 out of 5 stars (2,5 / 5)

La Malaltia llega al Lliure de Montjuïc  haciendo una reivindicación de lo que es vivir siendo joven en la sociedad actual. Juan Carlos Martel, director e idealista de la obra, adapta la pieza original del dramaturgo Ferdinand Bruckner y pone en escena temas poco tratados en el teatro hasta ahora. En Espectáculos BCN vamos a dar una respuesta artística de lo que significa ser joven en un sistema enfermo como nos muestra La Malaltia

Vivimos en una época en la que estamos luchando contra una pandemia a nivel mundial. Esto está provocando que las consultas sobre depresión, ansiedad y suicidios estén cada vez más solicitadas. Los niveles de malestar emocional están infravalorados y la sociedad no es consciente de toda la juventud que sufre esto. Cada vez son más los casos y, actualmente, nos encontramos en una situación que no ayuda a causa de la pandemia.

La Malaltia de la joventut

La Malaltia es un docudrama escénico creado a partir de la obra de El mal de la joventut de Ferdinand Bruckner. Es una obra que intenta dar respuesta de lo que significa ser joven. En ella, seis estudiantes de medicina, menores de 30 años, nos muestran y nos hacen ver que el suicidio es la causa principal de muertes en España. A través de la pieza teatral que nos presentan nos hacen ver el “por qué” nos obligan vivir en un camino constante de competitividad.

La obra no solo muestra al espectador el tema principal del suicidio y la problemática de la juventud, sino que trata temas más complejos como son vivir en un mundo de precariedad e individualismo donde constantemente el sistema nos enseña que tenemos que ser los mejores. Además a través de diferentes escenas trata el amor entre jóvenes, el sexo, el capitalismo, la depresión, el tránsito entre el mundo joven y el mundo adulto, la prostitución y la muerte.

Según estudios, cada vez son más las personas que mueren a causa del suicidio. Muchas de ellas se centran a partir de los 40 años, ya que toda la presión que han vivido siendo jóvenes recae a partir de esta edad. Por eso mismo, el director de la obra hace un llamamiento a tener cuidado de los jóvenes, porque el futuro está en ellos.

La Malaltia a través de cápsulas audiovisuales

Désirée, una de las protagonistas de la obra, del grupo de los seis estudiantes de medicina y es quien le da visión a la obra. A través de su visión propia aporta objetividad de lo que significa ser joven es como surge la idea de hacer diferentes cápsulas audiovisuales que traten diferentes temas y todas relacionadas entre ellas.

Las cápsulas audiovisuales son recopilatorios de pequeños fragmentos de las obras de Bruckner. El autor el tema principal que trataba era el suicidio y el grupo de estudiantes representa escenas que podemos encontrar en algunas de sus obras. A la vez, todas estas cápsulas son fruto de un proyecto de la protagonista Désirée, como creadora de vídeos. Las cápsulas que los espectadores ven en pantalla, resumen los intereses y la mirada de Désirée sobre algunos aspectos que trata la obra.

Las cápsulas audiovisuales aportan un toque muy innovador a la obra lo que hace que el espectador se enganche a lo que está observando en escena. Pero a su vez, es muy confuso y puede llegar a provocar que los espectadores no entiendan del todo bien la obra. La Malaltia no es una historia continua, sino diferentes escenas que van saltando de una a la otra crea complejidad a la hora de seguir el hilo conductor de la obra.

La interpretación es excelente

Cada personaje interpreta un papel diferente. La interpretación de los actores es excelente. Además en muchas escenas tienen que escenificar sentimientos y hay una compenetración perfecta entre ellos a la hora de narrar. Los seis actores están todo el rato en escena sin dejar de prestar atención a cada una de las escenas aunque no la tengan que interpretar. Durante toda la obra parece que se esté presentando una obra dentro de una misma.

Uno de los personajes, Lucy, en todas las escenas se refleja en un casting constante. Esto es algo confuso para el espectador porque se puede interpretar de muchas formas. El personaje de Maria también es algo confuso durante toda la obra. Interpreta un personaje que no se llega a entender del todo. Además crea un poco de ansiedad al espectador, ya que todos los sentimientos que reflejan los actores no son agradables.

La puesta en escena es excelente. Los actores son los que ponen todo el atrezzo y continuamente entre cápsula y cápsula lo van cambiando. Es algo muy original que en pocas obras de teatro podemos ver.

El espectador tiene que estar constantemente atento a lo que sucede en escena para lograr a comprender ciertos argumentos. Es una obra muy intensa por lo que la duración es algo excesiva para este tipo de pieza teatral. Por lo que podemos concluir, es una obra que no acaba de conectar con algunos espectadores, ya que es muy difícil seguir un hilo conductor. Hay una relación entre escenas muy confusa y la estructura narrativa no está definida. Los temas que tratan son interesantes, pero no los muestran de una forma clara para que el espectador los pueda entender y los pueda ver reflejados en la obra.


  • Lo que más me gustó: la interpretación de los actores.
  • Lo que menos me gustó: la complejidad con la que presentan los temas que tratan y toda la obra en sí a ratos en difícil de entender.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *