Crítica: Ocaña, la reina de las ramblas – Escenari Brossa

4 out of 5 stars (4 / 5)

El Escenari Brossa, con el espectáculo Ocaña, Reina de las Ramblas, nos traslada a la Barcelona de finales de los 70’s, una ciudad acogedora y abierta a personajes tan variopintos como es José Pérez Ocaña, artista, cantante, pintor, libertario, homosexual, transgresor, reivindicativo, sorprendente.

Ocaña transita entre la tradición de su tierra andaluza y la modernidad incipiente de la transición española, encarnada en las Ramblas de Barcelona y, al compás de la copla, la pieza nos habla de sus luchas, sus artisteos y, sobre todo, e sus ganas de vivir y de su alegría.

Extraordinaria actuación de Joan Vázquez como Ocaña

El recorrido por la vida de Ocaña se acompaña de coplas conocidas por todos, como Ojos verdes, El día que nací yo o Tatuaje, por citar algunas, excelentemente interpretadas por Joan Vázquez y acompañadas a la guitarra por Marc Sambola.

Interpretación soberbia, tanto en el plano musical como en el narrativo y el gestual. Frente al riesgo de hacer del personaje una caricatura, Vázquez se desenvuelve con mesura, equilibrado: histriónico cuando hace falta, elegante cuando conviene. Incluso se atreve con el acento andaluz según se desarrolla la narración en primera o tercera persona, una propuesta arriesgada que Vázquez resuelve con mucha habilidad.

La lectura contemporánea de lo que significó Ocaña abre un debate para la reflexión

El texto de Marc Rosich es un texto cargado de intenciones. Presenta la represión sexual de la época, los inicios del SIDA, una cierta sordidez del underground barcelonés tratada con mucho cariño. También nos introduce en un debate de tanta actualidad como lo «queer».

¿Fue Ocaña un activista «queer», un pionero en este sentido, como nos presenta el texto? Sin duda fue un pionero por la libertad sexual en la España tardofranquista y la transición, pero si la aceptación de las diversas sexualidades que hoy conocemos como LGTBI es un tema prácticamente resuelto, no ocurre lo mismo con el término «queer» y me parece muy osado usar las etiquetas del s. XXI aplicadas a un Ocaña de los 70’s.

Pienso que él, preguntado, se hubiera definido sin complejos como mariquita, maricón o reinona, nunca «queer», por supuesto «queen», una reina, la Reina de Las Ramblas.


  • Lo que más me gustó: la actuación de Joan Vázquez, en particular su interpretación de las canciones.
  • Lo que menos: nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *