6 monumentos históricos en Barcelona que te enamorarán

¡Descubre los 6 monumentos históricos en Barcelona más destacados! Recorrer nuestra ciudad es conectar con el arte, con la naturaleza y con la historia. Cada centímetro de la ciudad parece una combinación de estos tres elementos. Pero hay monumentos donde el sentido histórico escondido tras cada pared es especialmente interesante. En Espectáculos BCN queremos conocer a profundidad cada centímetro de esta maravillosa ciudad, así que juntamos los mejores monumentos históricos de la ciudad en un solo listado

6 monumentos históricos en Barcelona

Hay ciudades donde puedes apreciar monumentos impresionantes llenos de una enorme carga histórica o donde puedes encontrar las obras de arte más impactantes e interesantes. En Barcelona no hay separación entre una cosa u otra: los monumentos históricos son verdaderas obras de arte y lo puedes tener todo en un solo lugar. Recorramos juntos los monumentos históricos en Barcelona y deleitémonos con la memoria, con el arte y con la historia que colma las calles de nuestra ciudad.

Gran Teatro del Liceu

Construido a finales del siglo XIX, fue considerado como el mejor de toda Europa antes de quemarse a finales del siglo XX. Fue reconstruido e inaugurado en 2000 manteniendo mucho de la parte frontal de la fachada, pero con una renovación total de auditorio y escenario. Es el teatro de ópera activo más importante de Cataluña. Las mejores óperas han sido representadas en el este escenario.

El amor barcelonés por la ópera data de alrededor del 1700 y se relaciona al archiduque Carlos de Austria. Carlos convirtió a Barcelona en su propia corte y la convirtió en una capital del arte operístico durante su estadía. Desde ese momento muchos de los teatros construidos en la región fueron dedicados a la representación de las mejores óperas. Ya a principios del siglo XIX se decidió construir una estancia totalmente pensada para la representación de ópera, y que permitiera el acceso a toda la población a precios asequibles. Hoy esa institución artística se erige como un emblema de la relación intrínseca de Barcelona con las artes.

Estadio Olímpico de Barcelona

En 1992 la ciudad de Barcelona fue la sede de las Olimpiadas estrenando toda una impactante infraestructura para la ocasión. Sin embargo, la historia de este estadio es muy anterior a ese hecho. Este estadio estuvo listo para ser usado en 1929 para la Exposición Internacional de Barcelona. Y poco después se tenía previsto su uso para las Olimpiadas populares, sin embargo, la inminencia de la Guerra Civil detuvo todo. Para su momento era el segundo estadio más grande de Europa.

Igualmente, tiene una larga historia en eventos deportivos, participando incluso en el Mundial de Futbol de la FIFA de 1982. Aun así, finalmente se renovó y reestreno como Estadio Olímpico para el evento oficial en 1992. Hoy es el segundo estadio más importante de la región, después del Camp Nou.

Castillo de Montjuïc

Entre los más importantes monumentos históricos en Barcelona. Un solemne castillo que custodia la ciudad desde hace más de 4 siglos. Comenzó como una humilde atalaya que permitía avistar los barcos próximos. Se convirtió pronto, gracias a su estratégica ubicación, en una fortaleza que protegía la ciudad de los ataques foráneos. Las instalaciones han funcionado también como albergue y protectorado de los habitantes de la ciudad durante los conflictos bélicos.

Y aún con toda esta emocionante historia no pudo librarse de ser usada con fines menos gloriosos en los últimos siglos. Sirvió, en resumidas cuentas, como espacio de represión contra anarquistas, disidentes y revolucionarios. Por algunos años funciono como museo militar. Fue, incluso, el único lugar de la ciudad donde podía encontrarse una estatua de Franco en pleno siglo XXI.

La relación de este monumento con la ciudad es compleja, pues la memoria colectiva siempre recuerda. Pero, sin dudas, forma parte de muchos de los momentos claves de la historia española.

Manzana de la Discordia

El más famoso conjunto de edificios del modernismo catalán en la ciudad. Tres de las más hermosas y representativas muestras de la diversidad del estilo arquitectónico autóctono de nuestra región se concentran en esta cuadra. En el nº 35 de esta calle nos encontramos con la casa Lleò Morera, de Domènech i Montaner, un poco más adelante, hallamos la casa Amatller esbozada por Puig i Cadafalch y la casa Batlló de Antoni Gaudí.

Caminar por la Manzana de la Discordia es dar un recorrido histórico por la cultura y el arte de la ciudad. El nombre le fue otorgado por un mito griego que encaja perfectamente con el lugar. La Manzana de la Discordia describe la lucha entre los arquitectos por hacer la estructura más bella. Naturalmente, la disputa no está resuelta, cada estructura de la cuadra es espectacular y cada una es un monumento histórico en Barcelona.

Monumento a Cristóbal Colón

Un punto neurálgico de la ciudad que junta La Rambla con el Paseo Colón cerca del puerto viejo. Es un conjunto escultórico donde participaron más de 10 de los más importantes artistas de finales del siglo XIX. Inaugurada para la Exposición Universal de Barcelona de 1888 es uno de los monumentos históricos en Barcelona más importantes desde entonces.

Recorrer la totalidad de los detalles de la obra toma bastante tiempo, pues la colaboración de tantos artistas dio como resultado un conjunto animoso, lleno de simbolismo y variedad. Ya en el siglo XX fue instalado un ascensor que recorre la columna central y desde donde puedes ver la ciudad y el mar desde un solo lugar.

Sagrada Familia

Por supuesto, la más emblemática de las obras de Gaudí no podía faltar en este listado. No solo por ser parte del legado del gran artista catalán, si no, también, por su importancia histórica. La Sagrada Familia fue proyectada como una construcción de 18 majestuosas torres. Sin embargo, la muerte de Gaudí paralizó por algún tiempo la construcción. Hasta ahora sigue incompleta. Poco a poco y gracias a las diferentes organizaciones y artistas involucrados en el proyecto, la catedral ha ido acercándose a los planos originales.

La pródiga imaginación de Gaudí y su compromiso religioso ha legado un monumento lleno de simbolismo e historia. Cada elemento de la estructura y la fachada está minuciosamente pensado y relacionado al culto católico. Y la relación intrínseca de las obras de Gaudí con la naturaleza y el arte gótico inunda cada centímetro del interior. Al ser un templo expiatorio construido gracias a donaciones es difícil determinar cuándo podrá terminarse finalmente. Pero aun incompleta sigue siendo un monumento histórico en Barcelona imprescindible.

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.