El extranjero de Camus: resumen y personajes

resumen El extranjero de Camus Con esta novela, Albert Camus llevo al terreno literario su filosofía del Absurdismo. El Extranjero consagró a Camus en su época, y es un clásico indispensable de la literatura y la filosofía. Camus nos presenta un antihéroe ajeno a las expectativas sociales. A los ojos de sus congéneres, incomoda y pone en peligro el orden de una sociedad moralista.  En Espectáculos BCN estamos fascinados con Camus, por eso te traemos el resumen y personajes de El extranjero de Camus

El extranjero de Camus

Albert Camus ganó el premio Nobel de Literatura en 1957 gracias a su contribución a la literatura y a la conciencia. El extranjero es uno de los pilares de esta contribución, y la obra que trasladó una filosofía inalcanzable a términos manejables. Otra de sus grandes obras literarias es La Peste que, también, dejó huella en la historia de la literatura.

El extranjero es una historia corta pero llena de significado y pensamientos trascendentes. A continuación, hacemos un repaso de la historia narrada en El Extranjero.

Resumen de El Extranjero de Camus

El narrador y protagonista es Meursault, un joven francés-argelino.  Al comienzo de la narración Meursault recibe un telegrama informándole la muerte de su madre en el ancianato donde vivía. Se dirige entonces en autobús a Marengo y duerme plácidamente durante todo el viaje. Al llegar, conversa con el director del ancianato, quien se ofrece a dejarle ver una última vez a su madre. Él rechaza la oferta de abrir el ataúd y se queda velándola toda la noche.

Un conserje le hace compañía, lo cual le desagrada bastante. Se sienta toda la noche a beber café, fumar y dormir de forma intermitente con el conserje. En la mañana se le informa que asistirá un amigo cercano de su madre al funeral, Thomas Pérez. La procesión fúnebre se ve interrumpida por el desmayo de Pérez, y Meursault comenta lo poco que recuerda del funeral. Regresa a Argel feliz al anochecer.

Al día siguiente Meursault pasea por la playa donde se consigue con una antigua compañera de trabajo, Marie Cardona. Acuerdan encontrarse en el cine esa noche. Pasan la noche juntos, Marie se va al amanecer; Meursault se queda durmiendo y viendo pasar gente en el balcón.

El lunes regresa al trabajo y almuerza con su amigo, Emmanuel. Al llegar del trabajo se encuentra con dos vecinos, el anciano Salamano, y Raymond quien según se comenta es proxeneta. Raymond y Meursault deciden cenar juntos. Raymond durante la cena le cuenta a Meursault como descubrió a su amante engañándole y como la golpeó salvajemente. Ahora quiere seguir atormentándola para lo cual necesita la ayuda de Meursault. Le pide escribir una carta, Meursault sin mucho interés en el asunto escribe la carta esa noche.

Compromiso de Mersault

Marie vuelve el sábado y pasa la noche nuevamente con Meursault. Ella le pregunta si la ama, y el responde que, aunque eso no significaba nada, igual creía que no. Enseguida oyen gritos desde el apartamento de Raymond, se asoman y ven a la policía llevándose a Raymond por golpear a su amante.

Raymond le pide a Meursault que testifique en su nombre, y él acepta. Raymond sale de la prisión y se encuentra con Salamano lamentándose porque su perro se ha perdido. Marie le pregunta a Meursault si quiere casarse con ella, él le responde apático que si ella quiere lo harían. Terminan entonces comprometidos.

Marie, Meursault y Raymond viajan a una casa de verano de uno de los amigos de Raymond, Masson. Nadan juntos en el mar y luego almuerzan todos juntos. Masson, Raymond y Meursault salen a caminar a la costa esa tarde. Durante la caminata se topan con dos árabes, uno de ellos es hermano de la amante que Raymond golpeaba.

Los árabes agreden al grupo de Meursault, apuñalan a Raymond empezando la pelea. El grupo de Meursault de retira y atienden las heridas de Raymond.

El crimen de Meursault

Después de descansar, Meursault y Raymond caminan nuevamente por la costa y se encuentran los árabes desprevenidos en un manantial. Raymond quiere dispararles con un arma que ha traído. Meursault lo convence de no hacerlo y le quita el arma. Meursault regresa esa noche al manantial, y sin ninguna razón o advertencia dispara al hermano de la amante de Raymond.

El protagonista es aprehendido y llevado a la cárcel por haber matado al árabe. Le asignan un abogado y este está genuinamente enfadado por la ausencia de remordimiento, pero principalmente, por el comportamiento de Meursault durante el funeral de su madre, del cual se ha enterado al indagar sobre su defendido.

El juez del caso está estupefacto ante las acciones de Meursault,  y sosteniendo un crucifijo le recomienda encomendarse a dios. Al notar la indiferencia y escepticismo de Meursault ante la fe lo llama “Anticristo”.

Marie visita a Meursault en la cárcel, con falso optimismo sonríe mucho y expresa el anhelo de que puedan absolverle y lleguen por fin a casarse. Lentamente Meursault se acomoda a la vida en prisión. Termina adaptándose a la ausencia de algunos de sus placeres: el cigarro, las mujeres y la naturaleza. Duerme todo el día, y finalmente ya ni nota las ausencias que al principio le atormentaba.

El juicio y condena de Meursault

Durante el juicio de Meursault se permite el acceso a la prensa y a espectadores que ocupan todo el lugar. El juicio se desvía pronto del tema del asesinato al juicio de la personalidad y comportamiento general de Meursault. Especialmente se dilatan sobre el tema de la reacción de Meursault ante la muerte de su madre. Incluso traen a quienes le acompañaron durante el velorio y funeral a atestiguar sobre su falta de lágrimas o aflicción.

Incluso Marie es llamada a atestiguar para confirmar que el día después la muerte de su madre Meursault salió y durmió con ella. Después de esto Meursault es recurrentemente llamado por el fiscal “monstruo”. Alega que su falta de moral e indolencia es un peligro para la sociedad. Es hallado culpable y lo condenan a la decapitación.

Devuelven a Meursault a prisión a la espera de su sentencia. Allí lucha contra el sentimiento que le produce la certeza de una muerte segura y próxima. Sueña con recursos legales o escapes que le liberen de la situación en la que se encuentra.

El párroco lo visita en su celda y le insta a creer en dios, Meursault lo sorprende negándose. Ante la negativa el párroco se ofende, Meursault se enfurece, agrede al párroco y le grita. Meursault entiende finalmente que su percepción del mundo como un sinsentido, un absurdo infinito es la única verdad. Para Meursault la existencia humana carece de valor y significado más allá del puramente físico. Con esta situación y habiendo entendido al fin su propia lógica, Meursault abandona la esperanza y acepta con indiferencia, pero feliz,  el porvenir.

Personajes principales de El Extranjero

La obra de Camus transformó definitivamente la literatura y la forma en la que se significan las historias. La construcción de los personajes es prólija y concisa pero llena de simbolismo y alegorías. La clave para entender el desarrollo de la trama recae en los pocos personajes que pertenecientes al círculo más cercano al protagonista. Vamos a recordarlos.

Meursault

Protagonista y narrador de todos los sucesos de la trama. Es una figura desprendida que narra y percibe los hechos que describe con indiferencia y desde una posición casi objetiva, aunque es él quien protagoniza los sucesos. Es distante emocionalmente de todos quienes le rodean independientemente de los lazos que los unan.

Por esta razón, la percepción de Meursault en la sociedad es amoral y peligrosa, porque no se adhiere a ningún orden prestablecido. Aunque obviamente Meursault cometió un crimen, el cuál nunca niega, el juicio se enfoca únicamente en Meursault como sujeto social y no como criminal.

Durante el juicio el cuestionamiento de Meursault está sustentado en su apatía, su ateísmo, su insensibilidad y su distanciamiento social. Todas estas actitudes presentan a Meursault como un sujeto peligroso que subvierte el orden social y moral. La falta aflicción o dolor alguna ante la muerte de su madre es una grave afrenta contra la moral social. Se convirtió automáticamente en más que un criminal, es un extraño, un extranjero, siendo así doblemente culpable.

Meursault debe ser entendido como la expresión física de la teoría del Absurdismo de Camus. Es la indiferencia encarnada, que demuestra frontalmente lo intrascendente que le es la vida. Camus había enunciado en El mito de Sísifo, el absurdo como la ruptura definitiva entre el actor y su decorado. Meursault es, entonces, un actor que rompió definitivamente con el decorado creado por la sociedad y la civilidad. Y, según Camus, esta ruptura significa el origen del verdadero creador y la esencia de la rebelión.

Marie Cardona

Prometida de Meursault. Es una antigua compañera de trabajo que se encuentra con Meursault cuando regresa del entierro de su madre. Esa noche comienzan una aventura que Marie pronto convierte en una relación. Ella es una joven alegre y resuelta que se siente atraída por las peculiaridades y el aire misterioso de Meursault. Por otro lado, la atracción de Meursault por ella parece no pasar de la atracción física.

Raymond Sintes

 Proxeneta local y vecino de Meursault. Raymond enfurece al enterarse que su amante le engaña, y en su plan para castigarla, y recluta la ayuda de Meursault. A diferencia de Meursault, Raymond es violento y pasional. Aunque es evidente que Raymond usa a Meursault, parece haber cierta lealtad entre ellos al declarar uno a favor del otro. El árabe a quien mata Meursault es el hermano de la amante de Raymond.

La madre de Meursault

Tras su muerte se da inicio a la trama. Y las situaciones y comportamientos durante su funeral son la piedra angular del juicio contra Meursault. Meursault se relaciona con su madre, piensa, de hecho, que de ella aprendió muchas de sus actitudes. Su amor por la naturaleza y su capacidad de adaptación ante cualquier situación y cambio son herencia materna según él. Meursault reflexiona hacia el final que su madre debe haber, al igual que él, entendido el sinsentido de la vida y abrazado la futilidad.

El árabe

El hermano de la amante de Raymond. Meursault mata al árabe con el arma de Raymond, pero el árabe no ha hecho nada a Meursault. Y Meursault mismo asegura no haber respondido a ningún sentimiento. La figura misteriosa y sin mucha definición del árabe como personaje ensombrece aún más el motivo del crimen.

El párroco

Es un sacerdote que atiende a los condenados en la cárcel en la que recluyen a Meursault. Funge como catalizador para el desarrollo y/o explosión psicológica y filosófica de Meursault. La historia y la trama parecen estar construidas para llevar a Meursault a una epifanía provocada por el encuentro con este personaje.

Personajes secundarios de El Extranjero

Los personajes secundarios sirven para confirmar o desacreditar la descripción que el fiscal y la sociedad general hacían de Meursault. La mayoría tuvo encuentros fortuitos con Meursault a lo largo de la trama.

Thomas Pérez

Uno de los compañeros del ancianato de su madre. Desarrolló un gran apego a la madre de Meursault. Es una de las pocas relaciones sentimentales reales y mutuas que se describen en la novela.

El juez

Interpela a Meursault varias veces después de su arresto. Una representación de la sociedad de la época que se siente amenazada ante la diferencia y la “amoralidad” del protagonista.

El conserje

Trabajador del ancianato. Conversa con Meursault y le acompaña durante la vigilia. Ambos fuman y beben café frente al ataúd. Su testimonio en el juicio pesa como evidencia de la “monstruosidad” y desapego de Meursault.

El director

Gerente del ancianato. Testifica contra Meursault, reclamando, incluso, que se haya atrevido a enviar a su madre a un ancianato.

Celeste

Dueño de la cafetería donde Meursault almuerza con frecuencia. Celeste permanece leal a Meursault durante su juicio por asesinato.

Masson

Amigo de Raymond, y dueño de la casa en la costa cerca de la cual se desarrolla el crimen. Masson atestigua el buen carácter de Meursault durante su juicio.

El Fiscal

El abogado que acusa a Meursault en el juicio. Utilizando la falta de apego emocional de Meursault para presentarlo como monstruo y asesino despiadado. Exige la pena de muerte para Meursault, arguyendo que la indiferencia moral de Meursault es una amenaza social que debe ser erradicada.

Salamano

Vecino de Meursault. Salamano posee un perro al que constantemente maltrata. Sin embargo, después de perderlo, llora y añora su regreso. La aflicción de Salamano por la pérdida del perro contrasta con la indiferencia de Meursault al perder a su madre.


 

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *