Los mejores libros cortos para leer

 libros cortos para leer

En Espectáculos BCN amamos un buen libro, pero no siempre tenemos el tiempo – o la paciencia- para leernos libros largos que toman días y días en terminarse. Descubramos juntos el listado de los 12 mejores libros cortos para leer que te hemos preparado. No necesitarás ser un “comelibros” para disfrutar esta selección y seguro te enamoran estas historias

Aunque deseemos empaparnos de buena literatura, a cualquiera lo pone a temblar la presencia de un libro muy abultado. Pero, un buen libro no necesita una historia larga o muy densa para conmovernos ¡Ven, vamos a leer!

Los mejores libros cortos: clásicos de la literatura

¿Novela corta o cuento largo? ¡He allí el dilema! Para leer un clásico de la literatura no necesitas tragar un libraco pesado y dedicar mucho tiempo a ello. Las novelas cortas y antologías de cuentos son géneros que nos permiten descubrir historias geniales en poquísimas páginas.

Y es que, los clásicos de la literatura también tienen historias breves que devorarás en horas. Pero no te preocupes, no faltarán tramas intensas que tanto como el principiante o el experto lector, amarán.

El Principito por Antoine de Saint-Exupéry (1943)

El clásico de todas las generaciones, está entre los mejores libros cortos para leer en familia. Es bueno leerlo en la niñez e igual, o mejor, leerlo de adulto. El Principito, es considerado un clásico de la literatura infantil por la forma en que fue escrito. Pero, la verdad es que, como todos los clásicos, tiene un trasfondo universal y trascendental.

El Principito es una crítica a la adultez, a la pérdida de la inocencia y al amor. Saint-Exupéry logra enhebrar un discurso existencialista que, desde el asombro infantil, aprecia la soledad y la vida misma. Es una obra con tintes autobiográficos en la que representó su pasión por la aviación, su amor por su esposa Consuelo Suncín-Sandoval, “La rosa”, y sus conflictos como individuo y pareja.

Rebelión en la granja por George Orwell (1945)

La sátira política que ha inspirado a generaciones de artistas y pensadores. Escrita por Orwell durante la Segunda Guerra Mundial, contiene una diatriba soslayada contra el nazismo y el comunismo, por igual. Sus personajes parecen representar a controversiales figuras políticas como Napoleón, Lenin y Stalin. Rebelión en la granja es, sin dudas, una crítica a la corrupción intrínseca del poder.  La granja, típico universo orwelliano, es un mundo totalitario: la vigilancia y el dominio acechan por doquier.

El viejo y el mar por Ernest Hemingway (1951)

Para algunos, el Moby Dick norteamericano. La soledad, el hombre contra la fuerza de la naturaleza, la persistencia ante las adversidades y el mar son ejes que hermanan ambas novelas.

El viejo y el mar, es una increíble novela galardonada con el Premio Pulitzer en 1953, que afianzó el camino de Hemingway hacia el Premio Nobel de Literatura en 1954. Ernest Hemingway, con su estilo moderado, simple y llano contrastó siempre con su imagen de macho aventurero y alcoholizado.

La metamorfosis por Franz Kafka (1915)

Texto fundamental del existencialismo, pero con una alegoría tan cercana que tiene gran calada en el público juvenil. La interpretación de esta obra es un punto de inflexión literario. Algunos analistas la consideran profundamente autobiografía y ven en ella el conflicto paterno evidente del autor.

Por otro lado, hay quienes interpretan a Gregorio Sansa, el protagonista, como un desdoblamiento de su hermana, Grete. Juntos personificarían la familia arquetípica de la época. En fin, la metamorfosis es un texto que tiene diversas interpretaciones, pero que define el estilo de la obra kafkiana: lo trágicamente absurdo de la realidad.

Pedro Páramo por Juan Rulfo (1955)

Una de las precursoras del realismo mágico y el boom latinoamericano de los 70. Pedro Páramo desarrolla un tema literario universal: el conflicto padre e hijo. Simboliza, también, un contexto muy latinoamericano: el caciquismo y la violencia social enmarcados en la revolución mexicana.

El protagonista, Juan Preciado, es atormentado por las almas penitentes de Comala que a ratos se tornan narradores. Las almas, y sus historias, son representaciones de las víctimas del patriarcado opresivo latinoamericano de ayer y hoy. Las múltiples voces narradoras, el tiempo desordenado, fantasmas y recuerdos dotan a Pedro Páramo de una complejidad y riqueza imperecederas.

Narraciones extraordinarias por Edgar Allan Poe (1848)

El genio de Poe fue reunido en este libro que puede hallarse en diferentes versiones. Baudelaire, poeta francés, fue quien primero rescató y seleccionó los cuentos para esta compilación. La vida de Poe fue, por decir lo menos, trágica. Maestro fundador del cuento negro murió en la pobreza y la penuria a los 40 años.

La capacidad de Poe para desarrollar personajes complejos y tramas con minuciosidad en poquísimas páginas es un verdadero milagro literario. Su estilo gótico y siniestro, el ambiente claustrofóbico de sus relatos, su prosa precisa y sus historias terribles pero encantadoras, lo hacen el señor absoluto de la lista de mejores libros cortos de la historia.

El extranjero por Albert Camus (1942)

Arthur Meursault, el protagonista, es la representación misma de la indiferencia: sin lazos, sin ataduras, sin pasiones. El extranjero no se trata de algún inmigrante, se trata de un forastero en nuestro orden social, a quien lo absurdo de nuestra cotidianidad le resulta inaccesible y francamente risible.

El escepticismo y el cinismo parecen ser las únicas herramientas con las que cuenta Meursault para confrontar la sociedad. Y son esas mismas características, más que un crimen real, las que lo enfrentan a la ley. Una de las obras más aclamadas de Camus, escritor y filósofo argelino- francés, quien publica El extranjero como una crítica al conformismo social y a una moral que nos juzga por ser individuos y no sujetos sociales.

Memorias del subsuelo por Fiódor Dostoievski (1848)

Una de las obras fundamentales de la literatura rusa. La minuciosa imagen psicológica que Dostoievski construyó para este personaje permite entender que el protagonista, el hombre del subsuelo, es la representación del estado moral y mental de un antihéroe.

Es la historia de funcionario público cuya vida le ha convertido en un vil hombre frustrado. Memorias del subsuelo está divida en dos partes: la primera, una suerte de soliloquio donde conocemos la filosofía de vida del protagonista; y la segunda parte, más tradicional, nos relata ya sus acciones.

El retrato de Dorian Gray por Oscar Wilde (1890)

Un relato corto con el que entender la temática faustiana. Este clásico de la literatura debió superar un duro inicio, pues la crítica lo odió. Pero, en honor a la verdad, lo que la crítica odió fueron sus imágenes homoeróticas y no su contenido.

El hedonismo de Gray, y su descenso al inframundo del pecado y la crueldad son, en dos platos, los pilares de esta historia. Wilde comprime el mito del Fausto y expone su esencia: el hombre inconforme y limitado enfrentado, tentado y sucumbiendo al mal.

El coronel no tiene quien le escriba por Gabriel García Márquez (1961)

Autor indispensable de la literatura latinoamericana. A diferencia de casi todas sus obras, aquí poco hay del realismo mágico o los saltos temporales que lo caracterizan. Es una obra sencilla,  pero cargada del desasosiego y la frustración de quien vive en el olvido, como el coronel.

El coronel representa a los olvidados por la politiquería, a quienes la pobreza los persigue, pero que necesitan conservar la integridad. Aunque su obra más reconocida es una larga novela: Cien años de soledad, es de los autores preferidos al pensar en los mejores libros cortos en Latinoamérica.

Rita Hayworth y la redención de Shawshank por Stephen King (1982)

Kilométricamente distanciado del género que caracteriza a King. Este drama carcelario habla de la lucha y la perseverancia. King reflexiona sobre la libertad – o la falta de ella-, y de la amistad. Y cómo esas amistades pueden salvar y crecer en los lugares más inesperados, pueden hacerte libre. Es una historia esperanzadora, con argumento sencillo y directo, y matices enriquecedores como toda la prosa de King.

El corazón de las tinieblas por Joseph Conrad (1899)

Los excéntricos protagonistas sirven de medio para que Conrad denuncie la dominación colonial de África y todas sus consecuencias. El corazón de las tinieblas ha sido acusado de racista y de promover un discurso colonialista por muchos años. Sin embargo, otros han encontrado en la letra irónica y fogosa de Conrad una fuerte crítica al supuesto “principio civilizador” tras las violentas olas de colonialismo en África

En este listado te presentamos los mejores libros cortos indispensables de la literatura en todos los géneros y todos los tiempos. Pero, recordemos, la literatura es inmensa y riquísima, hay géneros y autores actuales que podrán conmoverte igual que los clásicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *