Los mejores escritores americanos del siglo XIX

Si estás pensando en comprar un libro y estás teniendo dudas, este artículo te va a encantar. Porque desde Espectáculos BCN queremos dar a conocer algunos de los mejores escritores americanos del siglo XIX. Porque son escritores y escritoras que han marcado la literatura americana con obras imprescindibles y clásicas. ¡No te pierdas la lista!

Mejores escritores americanos del siglo XIX más importantes

La literatura del siglo XIX en América es distinta según el lugar, sobre todo varía según se refiere a la de Estados Unidos o la de América Latina. De ese modo, en Estados Unidos la literatura se caracteriza por intentar definir la nación que se estaba creando, intentando encontrar un estilo literario propio. En cambio, en Latinoamérica la literatura seguía los estándares europeos.

En Estados Unidos apareció el romanticismo literario, corriente en que nombres de la talla de Edgar Allan Poe, Walt Whitman y Emily Dickinson entre otros pasaron a la historia; y el transcendentalismo, con escritores como Nathaniel Hawthorne y Henri David Thoreau. Mientras que la producción literaria hispanoamericana se caracterizó por seguir el estilo neoclásico, exaltando la belleza y el panteísmo. Y a mitad del siglo los escritores adoptaron el romanticismo para sus obras.

Edgar Allan Poe (1809-1849)

Allan Poe fue un famoso periodista, poeta y escritor romántico estadounidense autor de más de 60 cuentos de terror que han pasado a la historia. Fue uno de los primeros escritores de Estados Unidos que hizo uso y popularizó el género de los relatos breves. Sentando sus bases y convirtiéndose en todo un maestro del cuento de terror reiterando en la muerte y el duelo.

Son muchos los relatos que consiguieron la fama internacional. Pero El gato negro (1843), La caída de la casa Usher (1839) y El cuervo (1845) son probablemente los más famosos. Cuentos que llegaron a influenciar a todo escritor de la novela gótica o negra, e incluso a Arthur Conan Doyle.

Walt Whitman (1819-1892)

“¡Oh, capitán! ¡Mi capitán!” es el conocido verso y poema que se popularizó con la película El club de los poetas muertos (1989) haciendo referencia y honor al famoso poeta Walt Whitman. Considerado como uno de los mejores escritores americanos del siglo XIX, Whitman es autor del poemario Hojas de hierba (1855) donde se encuentra el poema Canto a mi mismo. 

En los poemas Whitman deja entrever su filosofía de vida, su amor a la naturaleza y a la vida. Perteneciendo de ese modo en el transcendentalismo, un movimiento político, filosófico y literario derivado del romanticismo que creía en un monismo y la inminencia de Dios al mundo.

Emily Dickinson (1830-1886)

Emily Dickinson es una de las mejores escritoras poetas de la historia de origen estadounidense. De familia acomodada, ella estudió en una universidad privada de Massachusetts y asistió a un seminario femenino de Mount Holyoke. Para luego decidir aislarse del mundo y dedicarse a las tareas domésticas de la casa de su padre.

Mientras estaba en su casa, Dickinson escribió hasta más de 1800 versos y poemas que fueron publicados post mortem por su hermana. Su obra se caracteriza por tener poemas breves que hablan del amor, la feminidad y la inmortalidad. Con un lenguaje sencillo lleno de sensibilidad y juegos internos que la convierte en una de las mejores poetas del mundo.

Andrés Bello (1781-1865)

Andrés Bello es uno de los escritores de Latinoamérica más importantes en el s. XIX. De origen venezolano, fue un filósofo, ensayista, poeta y diplomático que se nacionalizó a Chile. Su relevancia en la literatura se debe a ser considerado como el primer humanista de América.

Además de escribir varias obras jurídicas y de poemas como El romance a un samán y A la nave (1808), también participó en los sucesos de la independencia venezolana. Y luego ejerció como cónsul de Colombia en París y secretario de la Legación de Chile en Londres.

Mark Twain (1835-1910)

No hay mejor manera para empezar la lista que con el considerado padre de la literatura estadounidense. Nacido en Florida, el escritor escribió hasta más de 500 obras, siendo su propia vida su fuente de inspiración. Pero la novela más destacada que le mantiene vivo internacionalmente es sin lugar a duda Las aventuras de Tom Sawyer (1876). Para más adelante escribir su secuela Las aventuras de Huckleberry Finn (1884).

En todas sus obras y novelas aparece una feroz crítica social contra el racismo y el esclavismo entre otros problemas sociales, siempre transmitida con humor. Porque además de ser escritor, Twain ejerció de periodista y era un célebre humorista. 

Nathaniel Hawthorne (1804-1864)

La letra escarlata (1850) es la famosa novela de Nathaniel Hawthorne por lo que es conocido y consiguió la fama. Él es uno de los máximos exponentes del romanticismo literario con sus novelas como Fanshawe (1828) y La casa de las siete torres (1851). Fanshawe fue la primera novela que publicó donde se aprecian las características e influencias del romanticismo. Además, en sus obras se reitera el tema del mal y el pecado. Puesto que él era un creyente educado bajo la doctrina calvinista.

Herman Melville (1819-1891)

Melville, de descendencia de una familia holandesa instalada a Nueva York, abandonó su país natal para trabajar en Liverpool. Trabajó como profesor y escritor, y también de arponero en los Mares del Sud cuando tenía 22 años. Partiendo de esa experiencia personal, escribió algunas de sus obras como Omoo (1847) y Typee (1846).

Pero fue con la novela Moby-Dick (1851) con la que su nombre ha pasado a la historia. Es considerada un clásico universal en la que se puede leer una metáfora hacia la búsqueda del absoluto. Y en la que se ve su perspectiva del mundo y la naturaleza humana.

Jack London (1876-1916)

Este prolífico autor es uno de los mejores escritores americanos del siglo XIX y siglo XX, conocido sobre todo por sus cuentos románticos y realistas. Empezó a escribir sus narraciones y leer a otros autores clásicos tras volver enfermo de Alaska en busca de oro. Influenciándose de ese modo en gran medida de Nietzsche y su pensamiento, y del evolucionismo de Charles Darwin.

Por lo que en sus cuentos se trata el tema de la supervivencia humana, la lucha por la vida de los más fuertes y la doctrina del superhombre nietzscheana. La obra más conocida es probablemente La llamada de la selva (1903) y El lobo de mar (1904).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *