Qué ver en Castellfollit de la Roca en un día

excursion a castellfollit de la roca

Barcelona es una ciudad que ofrece una enorme cantidad de oferta de ocio. Pero en ocasiones, puede ser que te apetezca escapar del estresante ritmo urbano y disfrutar de un ocio más sosegado. Y ante esta necesidad de desconectar, la mejor opción es viajar a algún municipio cercano a la capital catalana que tenga un interés turístico.

Y la verdad es que el patrimonio que rodea a Barcelona es muy extenso, ya que pueden encontrar parajes de montaña, playas y calas apasionantes o municipios con un encanto especial. Así pues, en Espectáculos BCN vamos a descubrirte qué ver en Castellfollit de la Roca en un día y, además, te detallaremos los sitios que puedes visitar allí.

Todo lo que ver en Castellfollit de la Roca en un día

Castellfollit de la Roca es un pequeño pueblo de Girona situado en la comarca de La Garrocha. Este pueblo de origen medieval tiene una arquitectura y unas condiciones únicas, ya que erige sobre un risco basáltico que alcanza hasta los 50 metros de altura.

Y si a este rasgo tan peculiar le añades el hecho de que Castellfollit se encuentra casi inmerso en el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrocha, el paisaje se convierte en un lugar inmejorable.

Además, Castellfollit posee uno de los términos municipales más pequeños de Cataluña, y eso permite que puedas visitar el municipio en un solo día. Ahora te presentaremos los lugares que tienes que ver si viajas hasta Castellfollit de la Roca.

Casco antiguo

Castellfollit de la Roca tiene un casco antiguo con un carácter medieval muy marcado. Este pueblo mantiene la estructura urbanística típica de la época, con calles estrechas y sombrías y rincones con un encanto especial. El estilo arquitectónico del casco histórico es el propio de los municipios de montaña

La mayoría de las casas del censo también mantiene el modelo de construcción tradicional de esta región, ya que las edificaciones mantienen la fachada formadas por rocas volcánicas de la comarca. Este buen estado de conservación permite a los visitantes viajar en el tiempo y conocer la arquitectura tradicional de tiempos pasados.

Iglesia de San Salvador

La iglesia de San Salvador data del siglo XIII, y por su longevidad no se conserva el edificio en su estado original. Esta iglesia ha ido experimentando remodelaciones a lo largo de la historia, pero predomina el estilo románico y renacentista tardío. La iglesia se compone de una nave sencilla rectangular y de un campanario de planta cuadrada. Otras piezas que conserva son una ventana románica tardía y los sillares de basalto.

Pero en la actualidad la iglesia de San Salvador no tiene función religiosa, pues se emplea como centro de exposiciones temporales. Dependiendo de la fecha que visites Castellfollit encontrarás una exposición u otra.

Museo del embutido

Castellfollit de la Roca es un pueblo con una larga tradición como productores de embutidos. Por lo que en 1993 se creó este museo en conmemoración de la primera licencia para poder fabricar embutidos que recibió la familia Sala 150 años antes.

Este peculiar museo muestra a través de objetos, herramientas y dibujos prehistóricos el inicio de la caza y el tratamiento que se le daba a la carne. Y tras esta introducción histórica, el museo se adentra en los métodos de fabricación de los distintos embutidos y en la evolución de los mismos, desde la matanza del cerdo hasta el producto final. También expone un archivo de fotografías de la familia Sala de principios del siglo pasado.

Torre del Rellotge

La torre del Rellotge de Castellfollit de la Roca es una construcción del siglo XIX. Este tipo de construcciones dedicadas exclusivamente a marcar la hora estaban presentes en la mayoría de pueblos, ya que la gente no tenía relojes en sus casas. Lo más característico de la Torre del Rellotge es su estilo ecléctico, por lo que está incluida en el Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Cataluña.

Museo de Vietnam

Aunque resulte sorprendente y, quizás, inesperado, en Castellfollit de la Roca se encuentra un museo sobre la guerra de Vietnam único en Europa. Se trata de una colección privada expuesta al público que cuenta con todo tipo de piezas relacionadas con el conflicto bélico acontecido en los años sesenta del siglo pasado.

El Museo de Vietnam tiene seis salas y en ellas pueden encontrar uniformes militares empleados durante la guerra, equipo de guerra y material sanitario, banderas capturadas, documentación y elementos más personales como cartas… Además, los objetos expuestos en este museo van acompañados de certificados de autenticidad o de documentos que muestran su veracidad.

Castillo y restos de las murallas

Castellfollit era una ciudad medieval protegida por unas murallas y encabezada por un castillo. En la actualidad, ha desaparecido la mayor parte de estas murallas, pero aún se conserva una pequeña muestra de ellas junto al castillo. De esta segunda edificación han llegado algunos vestigios como las torres de la fortaleza.

Actividades que hacer en Castellfollit de la Roca

Como Castellfollit de la Roca se encuentra en un entorno privilegiado, las actividades más recomendables para hacer en este municipio son todas aquellas relacionadas con la naturaleza.

Así pues, podrás realizar la Ruta Castellfollit-Begudà-Sant Joan les Fonts. Si realizas este recorrido te sumergirás de lleno en el entorno natural de este territorio. Y a pesar de que el recorrido total es de 20 kilómetros, no es excesivamente difícil de realizar.

La ruta es circular y sube a la Sierra de Mont-ros, a la de Aiguanegra y la de Vivers, desde donde hay unas buenas vistas de esta tierra. Y en esta ruta, además de disfrutar del patrimonio natural de La Garrocha, encontrarás otros monumentos como la Torre de Canadell, la Fábrica La Sebastiana o la pequeña aldea de Begudà.

Otra opción diferente y arriesgada es realizar una ruta ecuestre. En Seriñá, un pueblo al que tardarás en llegar un cuarto de hora en coche desde Castellfollit, existe un centro de actividades ecuestres en el que realizan desde exhibiciones de caballos, cursos de equitación y rutas a caballo por la zona. El precio de estas actividades no es muy elevado, y la duración de las rutas a caballo no suele ser superior a las dos horas. Gracias a ellas conocer el patrimonio natural de La Garrocha puede convertirse en una experiencia trepidante e inolvidable.

Descubre las magdalenas de Castellfollit de la roca

Existen dos productos emblemáticos de Castellfollit de la Roca, uno son los embutidos como ya hemos explicado con el museo del embutido, y el otro son las magdalenas.

Las magdalenas de Castellfollit emprendieron su andadura en 1995, cuando la familia que las produce se trasladó al pueblo. Compraron una de las panaderías, la conocida como Ca la Coloma, y la transformaron en la empresa productora que es hoy en día Cal Tuset.

En un inicio, realizaban las magdalenas de forma tradicional y con un tamaño estándar. Pero el propietario de Cal Tuset percibió que ese formato no era lo suficientemente atractivo para la clientela por lo que decidió realizarlas en un tamaño más grande. Con ese cambio, las magdalenas ya adquirieron bastante reconocimiento y popularidad.

Pero el verdadero avance llegó cuando en Cal Tuset comenzaron a rellenar este dulce de cremas de distintos sabores. Tal ha sido la popularidad de este formato, que hoy en día cuentan con magdalenas de 24 variantes dependiendo de las cremas de las que estén rellenas.

Cal Tuset tiene varios establecimientos abiertos debido al éxito de su producto, pero si viajas hasta Castellfollit de la Roca las podrás probar recién hechas y en su entorno natural que seguro que saben mejor.

Los mejores miradores en Castellfollit de la Roca

Uno de los intereses más grandes de este municipio son las vistas de él desde la lejanía. Pasear por sus calles y conocer sus monumentos está claro que merece la pena. Pero no te puedes ir de Castellfollit de la Roca sin disfrutar de las vistas de este pueblo desde algún mirador del alrededor:

  • Mirador de la pasarela: Uno de los mejores miradores para ver la panorámica de este pueblo es la pasarela que hace las veces de puente para cruzar el principal río de la localidad, el Fluviá. Esta pasarela de madera se sitúa justo de Castellfollit, y permite divisar a la perfección la formación basáltica de origen volcánico coronada por las casas y edificios de este municipio. La mayoría de los visitantes coinciden en que las vistas más bonitas se producen al atardecer cuando los últimos rayos de sol del día doran la superficie rocosa sobre la que se asienta este pueblo.
  • Mirador Plaza de Josep Pla: Este quizás sea el mirador más concurrido de Castellfollit, a pesar de que no se obtiene una panorámica del pueblo, ya que el mirador se encuentra en él. Desde el Mirador Plaza de Josep Pla, podrás disfrutar de las vistas a las frondosas sierras que rodean al municipio y te harás una idea general de los paisajes característicos del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrocha.

 

Castellfollit de la Roca: cómo llegar desde Barcelona

La distancia entre Barcelona y Castellfollit de la Roca es de 120 kilómetros. Y la mejor manera de llegar es en coche. Si tomas la C-17, atravesarás Granoller, Vic, Sant Andreu de la Vola y finalmente llegarás a Castellfollit. Este trayecto se realizaría en 1 hora y 40 minutos aproximadamente.

Si no tienes vehículo propio, llegar hasta Castellfollit de la Roca tampoco te resultará mucho más complicado. Estos dos municipios están conectados por una red de autobuses, por lo que tienen distintos horarios durante el día. El precio del viaje te saldrá por entre 20 y 40 euros con billete de ida y vuelta y la duración suele ser de unas dos horas.


 

Alfonso Millán

Alfonso Millán es un estudiante de Humanidades muy interesado en el mundo del arte y de la cultura. Le apasiona la literatura y le encanta perderse por Cataluña para descubrir los rincones más interesantes que se pueden visitar cerca de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.