Crítica: La vida secreta de los gatos – Sala Fènix

Crítica: La vida secreta de los gatos – Sala Fènix
5 (100%) 1 vote

9 sobre 10

La Sala Fénix ofrece una programación infantil que es un lujo. Teatro para niños que trata a los niños como lo que son: personas inteligentes que están descubriendo el mundo.

La vida secreta de los gatos ha sido una muestra, muy pequeñita, de una muy buena programación infantil. Una pieza de teatro que estuvo solamente dos días en Barcelona. Los que pudimos disfrutarla descubrimos un montaje muy imaginativo, muy bien hecho, muy pensado para el público al que va dirigido.

Una obra de teatro infantil que gustó mucho a los niños

¿Cómo saber si una obra de teatro gusta a los niños o no? Bueno, la manera más fácil es mirarlos. En La vida secreta de los gatos, los niños estaban con los ojos clavados en el escenario, pendientes de las historias que les estaban contando… y, a veces, hablando con los personajes, interactuando con ellos… Pero, es que en este caso, mientras los niños estaban pendientes de las historias ¿qué hacían los adultos?… Pues exactamente los mismo. Los adultos, que acostumbran a acompañar a los niños porque no hay más remedio… que van casi por la fuerza… también estaban con los ojos clavados en el escenario.

Porque Huellas en Venus, una compañía de México, ha creado un montaje muy divertido que nos habla de los gatos… unos gatos que tienen vides muy diferentes de los que pensábamos. De la mano de Miguel Ángel Morales y Ana Cordelia Aldama descubrimos la historia de Sir Thomas Mallory Tapioca, o de Timoteo que no es Timoteo, sinó que es Timotea… o de Lorenza una gata enorme en todos los sentidos.

“La vida secreta de los gatos” mezcla unos títeres originales con la interpretación

Una mesa, un fondo negro, dos actores y unas figuras que cobran vida ante nuestros ojos. Teatro que trata a los niños como a niños, que los estimula, les hace imaginar y les hace vivir las emociones de los personajes. Oir por detrás una vocecita que dice “pobrecito, ¡Tiene hambre!” es un regalo para los actores. Ver a un niño que parece que quiere saltar al escenario para salvar a un gato, es una emoción indescriptible.

La Sala Fénix lo ha vuelto a hacer. Ha acertado de lleno con su programación. La vida secreta de los gatos, dos días en Barcelona, y ha llenado de imaginación muchas cabecitas.


 

Un comentario:

  1. Nos entusiasma mucho la respuesta de los niños a un trabajo muy dedicado que brindan artistas mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *