Aristófanes: obras importantes

obras de Aristófanes

Si quieres saber cuáles son las obras importantes de Aristófanes, ¡sigue leyendo! Porque desde Espectáculos BCN queremos compartir el legado de uno de los mejores comediantes de la Grecia clásica.

Mejores obras importantes de Aristófanes

Aristófanes fue un comediógrafo griego de relevante importancia del s. IV a.C. Aunque se sabe poco de su vida, se han extraído datos de sus ideales conservadores en sus obras. Así, se sabe que fue un ciudadano de Atenas implicado en la política ateniense. Participó en las luchas políticas mostrando su desacuerdo con los demócratas y denunció la guerra del Peloponeso (431-404 a.C.).

Es considerado todo un referente de la literatura griega y el máximo representante de la comedia en Atenas. Llegando a componer una extensa obra de hasta 40 comedias griegas desde su juventud. Aunque solo nos han llegado a nuestros días una cuarta parte, y tan solo 11 comedias íntegras. Todas obras cómicas donde no falta la burla ni la crítica a personajes contemporáneos.

Los arcanienses (425 a.C.)

Los arcanienses es la obra más antigua que se conserva de Aristófanes y la primera en ser presentada bajo su nombre real. Y es considerada como una de las mejores obras importantes de Aristófanes. Fue escrita y representada en Atenas el 425 a.C. -es decir, el sexto año de la guerra del Peloponeso- a la ocasión del Festival de Leneas, las fiestas en honor a Dioniso. Consiguiendo el primer premio.

La obra muestra las desgracias y miserias de dicha guerra en el pueblo ateniense. Bajo la forma de una crítica feroz a la política bélica. De ese modo, el protagonista es Diceópolis, un ciudadano ateniense de origen ático que sufre las consecuencias de las invasiones por parte de los espartanos. Cansado del fracaso de la guerra, decide hacer una tregua privada comunicándose directamente con el enemigo, quienes la aceptan.

Es una trama sencilla en comparación con las obras posteriores que escribió. Pero que demuestra sus ideales antimilitaristas e inconformidad con la guerra que se estaba llevando a cabo.

Lisístrata (411 a.C.)

Una de las mejores obras importantes de Aristófanes y más populares que se conservan es, sin lugar a duda, Lisístrata. Esta obra tiene un tono conciliador y no tanto de pesimismo en torno la guerra. Puesto que la historia se centra en la decisión que toman todas las mujeres atenienses y espartanas de hacer huelga sexual o conyugal hasta una pactada paz. Decisión que propone Lisístrata al cansarse de no poder ver a su hombre debido a los conflictos bélicos.

Es una satirización de la guerra llena de humor con una trama curiosa y divertida. Y un llamamiento a la paz no solo de Atenas, sino de todos los estados griegos. Razón por la que hace que las mujeres atenienses unan fuerzas con las espartanas.

Las nubes (423 a.C. )

Representada para las Grandes Dionisíacas en Atenas, Aristófanes no logró el primer premio. Por lo que reescribió la comedia y esta versión es la que se conserva. Una versión donde satiriza la figura de Sócrates junto con su ideología, su filosofía sofista y sus métodos de educación en la Grecia clásica.

La trama se centra en Fidípides, un holgazán que va a la academia de Sócrates para aprender el arte del conocimiento injusto. Y así poder saldar las deudas de su padre. Aparece Sócrates, quien le somete a diversos exámenes, pero el joven no logra pasarlos. Y, una vez expulsado de la academia, pone a práctica lo que ha aprendido. Sometiendo la obra a diálogos y eventos cómicos.

Las avispas (422 a.C.)

En Las avispas la sátira es evidente y exagerada. Puesto que es lanzada contra los tribunales de justicia de Atenas y Cleón, el político ateniense que gobernó durante la guerra del Peloponeso. Y a quien Aristófanes acostumbraba a burlar en varias de sus comedias. De ese modo, las avispas representan al coro formado por los viejos jueces populares caracterizados por grandes aguijones.

La trama sigue a un padre llamado Filocleón -que significa, el que ama a Cleón- adicto a los tribunales de justicia. Y a su hijo Bdelicleón, quien los ve como un método de poder de Cleón. E intentará curar a su padre y hacerle ver la realidad. Cosa que lo lleva a crear en su casa un tribunal para juzgar a 2 perros de los cuales uno es acusado de robar el queso.

La paz (421 a.C.)

Los arcanienses y Lisístrata no son las únicas obras de Aristófanes que tratan la problemática bélica de modo burlesco. En La paz la guerra del Peloponeso vuelve a estar en el centro de la trama. Y eso se debe a que fuera escrita poco después que se firmara la conocida Paz de las Nicias. Tratado que puso fin a la primera parte de la guerra en 421 a.C.

Aquí el protagonista es un viñador llamado Trigeo, quien sube a los cielos montado a un escarabajo pelotero, parodiando la subida de los cielos con un pegaso de la tragedia Belerofonte de Eurípides. Trigeo querrá llegar al Olimpo y tener una audiencia con Zeus y así liberar a la cautiva Paz. Se trata de una reivindicación a las negociaciones y a la ausencia de paz durante un conflicto bélico.

Las asambleístas (392 a.C.)

Con una trama parecida a Lisístrata, en Las asambleístas las mujeres vuelven a ser las protagonistas y participantes en la política ateniense. Convirtiéndose en una de las obras importantes de Aristófanes que trata el rol de las mujeres y el rol de género. Porque el tema de la obra es la política, con la particularidad que es la política y forma de mandato que las mujeres instauran.

Un grupo de mujeres liderado por Praxágora convencen a los hombres para que les cedan el control de Atenas. Instituyendo un gobierno protocomunista basado en la igualdad en donde el estado proporciona todo lo necesario a sus ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.