Comedia griega: autores y obras

autores comedia griega

Muchas cosas han cambiado desde los tiempos de la Antigua Grecia. Los Sócrates de hoy en día no se encuentran en la plaza de la ciudad cuestionando a la gente (o puede que sí, pero no lo sabemos porque son denunciados por alterar el orden público), los grandes debates tienen lugar en Twitter, y nuestros Aquiles y Helena de Troya llevan por nombre Brad Pitt y Diane Kruger. Pero hay algo que, sea el siglo que sea, nos une a los humanos sin importar la época, la ubicación, la cultura, la clase o la forma de pensar. ¿La muerte? Vale, sí… Pero también nuestra voluntad de encontrar en la cultura un motivo para sentir, emocionarnos, para llorar y reír.

Hoy en Espectáculos BCN nos centraremos en la más agradable de estas emociones – la risa y el humor – y os haremos descubrir un poco más sobre lo que la gente de la Antigua Grecia consideraba divertido: la comedia griega, sus autores y obras más destacadas. Y es que si hoy en día seguimos riéndonos de los chistes de alguien que vivió hace más de dos mil años, es que, al fin y al cabo, seguimos siendo igual de humanos.

Características de la comedia griega: sus características

Grecia: perfecta destinación de vacaciones, con sus bonitas casitas blancas, su mítico queso feta, sus nombres larguísimos, los deliciosas moussaka y souvlaki, y ¿cómo olvidar Mamma Mia…?

Además de todo esto y mucho más, Grecia fue también la madre del teatro occidental. Se calcula que las primeras representaciones teatrales tienen sus orígenes en el siglo VI aC, y luego se podrían clasificar principalmente en dos grandes géneros: la tragedia y la comedia. Fue Aristóteles en particular quien definiría en su Poética las características de la comedia de la Antigua Grecia. En rasgos generales, estas son:

  • Énfasis en mostrar los defectos, estupideces y vicios del ser humano
  • Personajes imperfectos y caricaturescos (lejos de las divinidades y héroes protagonistas de las tragedias)
  • Voluntad de generar diversión y entretenimiento a través de la burla, pero también incluyendo un elemento crítico y/o moralizador. Hacer sátira sobre comportamientos sociales para así aprender cómo comportarse de forma adecuada.

La comedia, como el teatro en general, fue evolucionando gradualmente a través de los años, así que no existe una delimitación exacta para definir estos cambios. No obstante, la comedia de la Antigua Grecia se divide convencionalmente en tres etapas:

  • Comedia Antigua: Sátira de personajes públicos reales, instituciones y asuntos políticos, haciendo así crítica política y comentarios sobre temas contemporáneos. Estaba estructurada partiendo de un formato particular articulado alrededor del párodo, agón y parábasis (los antecedentes de nuestro querido “planteamiento-nudo-desenlace”). En el párodo entraba el coro con una canción, presentando la obra al público; el agón representaba un debate cómico entre los personajes; y en el parábasis, el coro se dirigía al público para empezar a sacar críticas y conclusiones; luego seguían una serie de escenas de farsa y canciones, y finalmente, la comedia terminaba con un banquete o una boda, y la salida del coro (éxodos).
  • Comedia media: Transición en la que el coro perdió parte de su importancia, los personajes dejaron de representar a figuras públicas con nombres y apellidos, y se generalizaron las temáticas de burla, haciendo menos críticas específicas a asuntos contemporáneos concretos. Nos quedan muy pocos fragmentos de obras pertenecientes a la comedia media griega.
  • Comedia nueva: la comedia pasa a centrarse en hacer un reflejo de la sociedad ateniense en general, sobre todo por lo que hace en los núcleos domésticos y privados. Los personajes son ciudadanos cualquiera, y el coro queda oficialmente relegado a un papel puramente musical y divertido. Aparecen muchos personajes “tipo” y las obras dejan de lado su contenido más crítico para hacer una simple burla de aspectos del día a día de la gente de Atenas.

Autores y obras de la comedia griega

Aunque de bien seguro que existieron muchos más autores y comedias a lo largo de la historia de la comedia griega, muchas de estas comedias no se han llegado a conservar, o solo a través de fragmentos. Es por eso que los estudios de comedia griega se centran principalmente en dos autores: Aristófanes como gran poeta griego y representante de la comedia antigua, y Menandro como principal autor de la comedia nueva.

Aristófanes

El llamado padre de la comedia, Aristófanes fue indudablemente el mayor autor de comedia griega que conocemos actualmente. No se conocen muchos detalles de su biografía, pero los expertos han deducido aspectos de ella a través de sus obras, como su enemistad con el político y general Cleón, quien criticó sus obras, ganándose así múltiples sátiras y caricaturas dirigidas a su persona por parte del autor.

Aunque Aristófanes es considerado el principal representante de la Comedia antigua griega, y que sus obras definen las características de este primer período, la comedia del mismo Aristófanes también refleja una evolución hacia los aspectos cómicos que caracterizarían la comedia griega en sus etapas siguientes. Su obra consiste en gran parte de duras – aunque satíricas y divertidas – críticas políticas, pero Aristófanes no dejaba el elemento del entretenimiento de lado, poniendo un gran énfasis en el carácter festivo y musical de la comedia.

Sus comedias ganaron los concursos de teatro de más reputación en la Antigua Grecia como las Dionisias, incluso cuando estos estaban centrados en un inicio solamente en el género de la tragedia, históricamente más renombrado. Hoy en día conservamos once de entre las muchas que escribió. Algunas de las más conocidas son las siguientes:

  • Los Acarnienses: tercera de sus obras, Los Acarnienses (425 aC) es la comedia más antigua que se conserva del autor, y una de las piezas cómicas más antiguas que se conservan del teatro griego en general. El principal conflicto tratado en la obra es la Guerra del Peloponeso, aún muy reciente en el momento de la estrena. Aristófanes critica y caricaturiza a los causantes de la guerra como el líder ateniense Pericles, y sobre todo, Cleón, personalidad en el bando pro-guerra que había hablado mal de la anterior obra de Aristófanes, Los babilonios (no conservada). Aristófanes también satiriza el género trágico del famoso Eurípides, ridiculizando sus disfraces, así como escenas de sus tragedias.
  • Las avispas (422 aC): Aristófanes continuó su caricatura de Cleón en Las avispas, pero esta vez criticando la institución de los tribunales de justicia atenienses. Esta obra, considerada una de las mejores del dramaturgo, ejemplifica de la forma más perfecta la estructura y características de la Comedia Antigua griega. Las “avispas” del título son una referencia a los miembros de los tribunales populares, y son representadas por el coro, disfrazado del insecto. Los personajes principales – Filocleón y Bdelicleón – indican a través de sus nombres su posición como “adicto a Cleón” y “quien odia a Cleón”. A través de la adicción a los juicios de Filocleón y de la absurdidad de las situaciones que surgen como consecuencia, Aristófanes advierte de los peligros de manipulación que personajes como Cleón ejercían sobre los jurados populares de la época.
  • Las nubes (423 aC, luego revisada): esta obra de Aristófanes destaca sobre todo por su sátira y crítica de los sofistas, maestros de la retórica y pensadores quienes utilizaban sus dotes de persuasión para transmitir sus enseñanzas. Las nubes también incluye una famosa caricatura de Sócrates, quien aparece como personaje representante de los sofistas. A través de esta comedia, Aristófanes hizo su comentario sobre una llamada “batalla de ideas” entre concepciones antiguas y nuevas de la sociedad ateniense, y sobre los peligros de personalidades fraudulentas y engañadoras. La visión de Aristófanes de Sócrates destaca así por ser completamente distinta a la que Platón hizo del famoso filósofo en su obra, por ejemplo.
  • Las aves (414 aC): La más larga de las obras conservadas de Aristófanes, Las aves curiosamente no trata de ningún asunto político en concreto, aunque sí hace referencia y crítica a varios aspectos de la vida social y política ateniense. El argumento se estructura alrededor de la idea de Pistetero y Evélpides, dos ciudadanos atenienses quienes convencen a los pájaros de construir una ciudad en el cielo para reclamar su poder sobre los hombres y los dioses. El carácter más fantástico y ambiguo de la obra ha hecho que esta haya recibido múltiples y distintas lecturas e interpretaciones por los críticos.
  • Lisístrata (411 aC): esta peculiar comedia aborda otra vez la problemática de la Guerra del Peloponeso, pero esta vez a través de la misión de una mujer – Lisístrata – de acabar con la guerra convenciendo a las demás mujeres de hacer una huelga sexual. La “guerra de los sexos” planteada se muestra representada también por una división del coro, cuya unión final ejemplifica la reconciliación.
  • Otras de las grandes obras de Aristófanes que se conservan actualmente incluyen Los caballeros (424 aC), La paz (421 aC), Las Tesmoforiantes (411aC), Las ranas (405 aC), Las asambleístas (391 aC), y Pluto (388 aC).

Menandro

La Comedia Nueva griega vio una evolución de las características que definían las obras de Aristófanes para transformarse en un tipo de comedia que serviría de influencia a famosas evoluciones posteriores del género. Entre la Comedia Nueva destacan autores como Filemón, Dífilo, y sobre todo por los fragmentos que se han preservado de su obra, Menandro. Su carrera fue muy fructífera, escribiendo más de cien piezas de teatro, de las cuales solo se conserva una completa – Dyskolosasí como fragmentos, más o menos extensos, de varias otras.

De su biografía conocemos sus orígenes en el seno de una familia adinerada, así como su rivalidad profesional con Filemón, también muy popular en la época. Como Aristófanes, Menandro ganó varias veces los populares concursos teatrales de las Leneas y las Dionisias. Menandro se inspiró de su predecesor en algunos elementos de su estilo, pero también del autor de tragedias Eurípides (quien había sido caricaturizado a menudo por Aristófanes). De Eurípides también se inspiró para los elementos moralizadores de sus obras, a través de los cuales escribió varios aforismos.

  • Dyskolos (317-316aC): También llamada El misántropo o El arisco, Dyskolos es la única obra de Menandro conservada en (casi) toda su totalidad. El misántropo en cuestión es el viejo Cnemón, quien vive con su hija, de quien es muy protector. Un joven de clase más baja, Sóstrato, se enamora de ella y consigue la ayuda del hermano de la chica, Gorgias, quien le ayudará a engañar al viejo a través de varios trucos. La representación de los defectos y vicios humanos, así como las problemáticas domésticas y cotidianas que presenta Menandro en su obra reflejan perfectamente la evolución de la Comedia nueva, y servirían de inspiración para autores como el francés Molière, quien se inspiraría de esta obra para crear su propio El misántropo, muchos siglos después.

Tanto si es la sátira política como la comedia basada en defectos y vicios humanos, hoy en día no es nada difícil encontrar ejemplos cómicos inspirados en las características de las comedias de Aristófanes y de Menandro en la escena humorística actual. Y es que puede que los años hayan pasado y que ya no llevemos máscaras sobre el escenario, pero todo lo demás – la crítica sociopolítica, la música, los engaños y enredos, las caricaturas y, por sobre de todo, la diversión – nos seguirá llevando siempre al teatro para hacernos reír como hubiéramos reído hace más de dos mil años.

Si después de esta introducción a la comedia griega, sus autores y sus obras, te has quedado con más ganas de literatura grecolatina, te recomendamos nuestros artículos sobre los poetas romanos antiguos y sus obras, las tragedias de Sófocles, o las principales obras de la literatura clásica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *