Gaudí y sus obras fuera de Cataluña       

obras de gaudi fuera de barcelona

No podemos entender la Cataluña moderna sin las obras de Gaudí. ¿Qué sería de Barcelona si no tuviéramos las impactantes estructuras modernas que Gaudí nos legó? Pero, el arte del importantísimo artista no solo podemos apreciarlo en nuestra región. Si quieres conocer TODA la obra gaudiana este artículo es para ti. En Espectáculos BCN somos orgullosamente eternas enamoradas del modernismo catalán y queremos saberlo todo. Vamos a conocer las obras de Gaudí fuera de Cataluña más emblemáticas.

El modernismo catalán y Gaudí

El modernismo fue un estilo artístico europeo, especialmente desarrollado en la arquitectura, pero la región catalana desarrolló una personalidad propia. Unas cualidades y un estilo tan particular que se volvió una de las atracciones artísticas más emblemáticas de toda la nación.

Gaudí es, indudablemente, el máximo exponente de este impactante estilo artístico. No solo por su estilo tan pintoresco y único, sino también, por su trabajo en las técnicas y materiales. Gaudí construyo un estilo que combina la novedad y la tradición con el respeto por el contexto natural de la región. Un día de paseo por Barcelona no puede estar completo sin visitar alguna de sus obras. Su estilo es absolutamente representativo de la región catalana, pero, también pudo desarrollar algunos trabajos fuera de Cataluña. Vamos a conocer el trabajo de Gaudí y sus obras fuera de Cataluña.

4 obras de Gaudí fuera de Cataluña

Son apenas cuatro las obras del maestro Gaudí fuera de Cataluña, pero todas gozan de mucha notoriedad y la misma calidad de toda su obra.

El Capricho. Comillas

Una de las primeras obras de Gaudí, y por tanto una de las más importantes. En esta residencia de verano encargada en 1883 ya podía entreverse el genio del artista. El nombre oficial de la obra es Villa Quijano y es un claro adelanto de lo que definirá el estilo Gaudí.

Las obras de Gaudí evidentemente incluían un proceso de planificación minucioso y extenso, que abarcaba muchísimas variantes. Gaudí consideraba el contexto ambiental, las influencias artísticas e históricas de la región, y también los gustos personales de quien encargaba la obra. Por ejemplo, la personalización de esta obra en particular incluye espectaculares detalles que aluden al gusto del dueño por la música. Otra de las características sorprendentes y milimétricas del pensamiento de Gaudí es la distribución de los espacios. En El capricho, la luz del sol entra en cada espacio según su uso: amanece en el dormitorio, aclara en el comedor al mediodía y se esconden las ultimas luces en el salón.

La inspiración mudéjar es clara;  y los azulejos, que caracterizarían posteriormente su estilo, son recurrentes en toda la construcción. Máximo Quijano, dueño de El capricho, apenas pudo visitar la obra que quedó como patrimonio de Cantabria.

Palacio Episcopal. Astorga

Joan Baptista Grau i Vallespinós, el obispo de Astorga y buen amigo de Gaudí le encargó alrededor de 1889 la construcción de este Palacio Episcopal. Tras la muerte de Grau, el siguiente obispo no entendió el proyecto arquitectónico, y desistió de realizar la obra con Gaudí. El proyecto fue continuado por García Guereta quien lo terminó después de 1915.

El proyecto conserva bien la esencia de todos los trabajos del maestro Gaudí. La creatividad, la inspiración gótica con toques de modernidad y la distribución de los espacios. El Palacio Episcopal tiene una elegante semblanza de castillo medieval neogótico. Esta semejanza es resaltada por el uso del granito gris que lo acopla perfecto al ambiente de Astorga. El aspecto sobrio, pero absolutamente artístico delata la gran influencia del maestro catalán en el diseño.

Curiosamente, este Palacio Episcopal no ha sido nunca usado para el fin con el que se construyó. Ha funcionado como cuartel de artillería, museo o sede institucional, pero nunca como Palacio Episcopal.

Casa Botines. León

Otra de las obras de Gaudí fuera de Cataluña es Casa Botines. Esta edificación fue un encargo aceptado por Gaudí a penas terminando el Palacio Episcopal en 1891. El edificio, en principio, estaba pensado para funcionar como sede de una empresa textil en León. Joan Homs i Botinàs, el contratante, presta hoy su nombre a la construcción: la deformación de su nombre Botines. El edificio desde entonces se levanta como un monumento a la creatividad y la elegancia.

Casa Botines es un enorme edificio de una innegable e impresionante inspiración gótica. Cuatro plantas y cuatro torres construidas de una sólida roca caliza que le da un color y aspecto algo rustico. Gaudí, como siempre, pensando en las condiciones ambientales y situacionales de sus obras consideró el clima leones y los alrededores y planteó una construcción de paredes más gruesas y cientos de ventanales. La casa tiene exactamente 365 ventanales, uno por cada día del año.

Sobre la puerta principal reposaba una estatua de San Jorge y un dragón. En 1953 reemplazaron la estatua por una de la santa patrona de la ciudad. El artista sorprendiendo siempre había dejado dentro de la estatua un calendario y plano original de la obra firmados.

Durante algunas décadas funcionó como almacén y oficinas de la empresa textil, también como vivienda principal del comerciante. Posteriormente seria convertida en sede institucional y finalmente en un museo.

Catedral de Santa María. Mallorca

Esta es una de las obras de su autoría más polémica. Ciertamente, no es completamente de su autoría pues solo fungió como renovador. La catedral tiene una larga historia anterior a Gaudí. Era originalmente una mezquita que fue remodelada para funcionar al servicio de la iglesia católica.

En principio era conocida como La Seu, y fue la primera edificación de la iglesia católica en Mallorca. La construcción sufrió varias remodelaciones, incluyendo la creación de un lago artificial. Se anexo el lago para recordar, después de construido el paseo marítimo, su antigua posición a la orilla del mar.

A principios del siglo XX, Gaudí colaboraría con la gran remodelación que se quería hacer de la catedral. Hizo grandes reformas en la distribución de la estructura interna, e incluyo grandes vitrales y el rosetón central. Construyó nuevas estructuras en la nave central y el altar mayor. Sin embargo, por desacuerdos con la junta directiva que manejaba la remodelación abandonó el proyecto.

Uno de los datos interesantes de esta edificación tiene que ver con el rosetón de Gaudí. Y es que, esta anexión se convirtió en el rosetón gótico más grande del mundo.

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.