Los 5 mejores sonetos de Shakespeare – Imprescindibles – 

Shakespeare

Cuando hablamos de William Shakespeare es innegable no hablar de sus grandes obras. Y es que seguro que te has emocionado más de una vez con Romeo y Julieta o bien te has puesto en la piel de Macbeth o te has sumergido en la historia de Hamlet. Shakespeare ha pasado a la historia como el escritor más reconocido de lengua inglesa de todos los tiempos, dejando un legado de narraciones y poemas que han marcado nuestras vidas y que todavía hoy recordamos en honor a este gran maestro de la literatura.

Desde Espectáculos BCN, como amantes incondicionales del trabajo de William Shakespeare, hemos decidido hacerle un homenaje a partir de su libro de soneto, escogiendo los 5 mejores sonetos de Shakespeare y analizándolos, para poder sumergirnos de lleno y entender su significado. Acompáñanos en este viaje literario y descubre los entresijos de estos sonetos.

Sonetos de Shakespeare que debes conocer

Los sonetos de Shakespeare es una de las obras maestras del autor, que en 1622 culminó esta recopilación en un libro con un total de 154 poemas escritos en inglés. Desde su publicación, se han leído, estudiado y analizado de forma detenida, como si se tratara de un tesoro, para tarar de encontrar los entresijos de estos 154 sonetos escritos por el mismo William Shakespeare.

Bajo un título en forma de número y una misma pauta siguiendo la estructura de catorce versos endecasílabos de arte mayor divididos en cuatro estrofas, las palabras de Shakespeare nos hacen recorrer todo un universo en el que el amor es el ingrediente principal y el que los sentimientos y las emociones sirven como hilo conductor. A partir de estos tres serventesios y el pareado final, William Shakespeare consiguió crear una de las mejores recopilaciones de sonetos hasta el momento, todo un clásico de la literatura que todavía hoy se puede conseguir en las mejores bibliotecas.

Estos son los cinco sonetos que nosotras hemos escogido analizar en esta ocasión. No dudes en hacernos saber cuál serian tus cinco imprescindibles en los comentarios.

Soneto XVIII

El soneto 18 es sin duda uno de los más aclamados de toda la colección de 154, y es que su formato repleto de comparaciones, metáforas y paralelismos para describir el amor platónico que siente hacia el personaje hace que se convierta en uno de los más especiales. Este soneto dirigido al joven Fair Youth es el primero que deja el tema de casarse y tener hijos del ciclo de los sonetos de la procreación para focalizar más en el amor hacia él, presente en cada verso del poema. En este soneto nos podemos ver los inicios de esta segunda etapa temática, presente en buena parte de la obra. Aquí te lo dejamos para que lo disfrutes.

SONETO XVIII

    ¿Qué debo compararte a un día de verano?

Tú eres más adorable y estás mejor templado.

Rudos vientos agitan los capullos de Mayo

y el estío termina su arriendo brevemente.

 

    A veces brilla el sol con demasiado fuego        5

y a menudo se vela su dorado semblante.

A veces la belleza declina de su estado,

por causas naturales o causas imprevistas.

 

    Mas tu eterno verano, jamás se desvanece,

ni perderá su instinto de tener la hermosura,    10

ni la Muerte jactarse, de haberte dado sombra,

creciendo con el tiempo en mis versos eternos.

 

    Mientras el ser respire y tengan luz los ojos,

vivirán mis poemas y a ti te darán vida.

Soneto XXIX

Otro de los mejores sonetos de Shakespeare que no podía faltar en nuestra lista de los 5 imprescindibles es el soneto número 29, también encaminado en esta segunda etapa de alabanzas ante el amor hacia ese joven Fair Youth, personaje al que se dedicaran los versos hasta el soneto número 126.

En este caso, nos encontramos con una reflexión en torno a como el poder del amor puede afectar de forma positiva la mentalidad de cada uno y la forma de enfrentarse a la vida, en este caso en forma de autodesprecio propio. En este soneto nos podemos encontrar con figuras literarias como la personificación, la metáfora o la hipérbole. Te animamos a leerlo y a decirnos que te ha parecido. 

SONETO XXIX

    A veces en desgracia, ante el oro y los hombres,

lloro mi soledad y mi triste abandono

y turbo el sordo cielo, con mi estéril lamento

y viéndome a mí mismo, maldigo mi destino.

    Envidio al semejante más rico de esperanzas 5

y sus bellas facciones y sus buenos amigos.

Envidio a este el talento y al otro su poder

y con lo que más gozo, no me siento contento.

    Ante estos pensamientos yo mismo me desprecio.

Felizmente te evoco y entonces mi Natura,        10

como la alondra al alba, cantando toma altura,

para entonar sus himnos a las puertas del Cielo.

    Me da sólo evocarte, dulce amor, tal riqueza,

que entonces, ya no cambio, mi estado por un reino.

Soneto LXXX

El tercer soneto que hemos escogido es número 80, un poema dentro de la colección de los 154 sonetos de Shakespeare que consideramos que es una buena representación del tema del amor y los sentimientos encontrados hacia este.

También se encuentra en la serie de Fair Youth, pero además es el tercero de los sonetos que también cuenta con la presencia del Rival Poet o peta rival, identificado en numerosas ocasiones con Christopher Marlowe o con George Chapman. Es innegable que en este soneto el autor describe como alguien inferior en comparación con su rival, usando a su vez metáforas náuticas con palabras como barco o mantener a flote para poner en relevancia el amor de él hacia el personaje principal a partir de la compasión.  ¡Sin duda, un clásico!

SONETO LXXX

    ¡Oh! Cómo desfallezco, cuando de vos escribo,

si sé que hay un espíritu, que usa mejor tu nombre

y gasta en la alabanza toda su fortaleza,

para anudar mi lengua si habla de vuestra fama!

    Pero siendo tu mérito, amplio como el océano,           5

sostiene vela humilde, como la más soberbia.

Mi insolente barquito, inferior a la suya,

aposta, se aventura entre vuestras corrientes.

    Vuestra ayuda más leve a flote me sostiene,

mientras él navegando, cruza vuestros abismos,             10

o si naufrago yo, mi barco no se tasa,

como el de él, que es tan alto y de soberbio porte.

    Si me gana es seguro que me echarán de allí.

Lo peor será esto: perdí por amar tanto.

Soneto CXVI

Tampoco nos podíamos olvidar del soneto número 116, uno de los últimos dirigidos a Fair Youth para pasar a su siguiente etapa de la mano de The Dark Lady. En esta ocasión nos encontramos con este soneto siguiendo las pautas de estructura de la gran mayoría de los poemas, con tres estrofas de cuatro versos en las que se explican los logros y penas y una última de dos en forma de moraleja.

Shakespeare sigue con el tema del amor, en esta ocasión comparándolo son un faro y con las estrellas. La moraleja que se presenta en esta ocasión es como el ver un mundo al revés, tirando por tierra todo lo que ha dicho hasta el momento. Podría referirse en esta ocasión al amor no correspondido. ¿Todavía no lo has leído?

SONETO CXVI

    Ante la unión de espíritus leales, no dejéis,

que ponga impedimentos. No es el amor,

que enseguida se altera, cuando descubre cambios

o tiende a separarse de aquel que se separa.

    El amor es igual que un faro inamovible,         5

que ve las tempestades y no es zarandeado.

Es la estrella que guía la nave a la deriva,

de un valor ignorado, aún sabiendo su altura.

    No es juguete del Tiempo, aun si rosados labios

o mejillas alcanza, la guadaña del Tiempo.          10

Ni se altera con horas o semanas fugaces,

si no que aguanta y dura hasta el último abismo.

    Si es error lo que digo y en mí puede probarse,

decid, que nunca he escrito, ni amó jamás el hombre.

Soneto CLI

El último soneto de entre los 154 que hemos decidido analizar es el soneto número 151. Este poema es uno de los últimos que giran en torno a temas hasta el momento no tratados en los cuatro sonetos anteriores. En esta ocasión, el autor toma de ejemplo a Dark Lady para poder expresar el amor que siente a partir de temas como la infidelidad o la lujuria, entrando de lleno en el panorama sexual.

Este soneto es la representación perfecta de las diferencias entre el amor más bien sentimental y espiritual hacia Fair Youth y su versión más pasional hacia Dark Lady, presente en versos como el sexto o el octavo. Sin duda, con este 151 se puede ver una clara evolución, que se seguirá conservando hasta el final con el soneto 154. Esperamos que te guste.

SONETO CLI

    El Amor, por imberbe, no sabe que es conciencia.

¿Quién no sabe, que Amor, engendra la conciencia?

Por lo tanto, embustera, no insistas en mis yerros,

y que a tu dulce ser se culpe de mis faltas.

    Que al traicionarme, tú, traiciono lo más noble            5

de mí, por la traición de mi grosero cuerpo.

Mi alma dice al cuerpo que este podrá triunfar,

en amor y la carne no admite otra razón.

    Irguiéndome ante ti, a tu nombre señala

como presa triunfal. Vanidosa en su hazaña,      10

se contenta con ser tu miserable esclavo,

compartir tus asuntos y morir a tu lado.

    No es falta de conciencia, si entiendo por «Amor»

a la que por su amor, yo me levanto y caigo.

Aunque en esta ocasión hemos decidido focalizar en estos cinco sonetos de la colección de 154 de William Shakespeare, te animamos a que, si te han gustado y te has quedado con ganas de más, no lo hagas saber para poderte recomendar en otro post algunos otros. También nos puedes hacer saber cuál es tu favorito, para así poder tenerlo en consideración 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *