5 mujeres poetas colombianas que tienes que descubrir

mejores poetas colombianas

El género de la poesía es especialmente fascinante por su capacidad de reflejar lo más íntimo del poeta y a la vez transmitir un mensaje que el lector puede hacer también suyo. Las poetisas colombianas que presentamos hoy se caracterizan por mucho más que su nacionalidad y su género, pero una tal compilación nos ayuda también a reflexionar sobre como estos elementos influyen sobre nuestra identidad y, como consecuencia, nuestra obra.

En Espectáculos BCN nos aventuramos pues en un viaje literario que recorre el país del Eje Cafetero, Bogotá, Cartagena, la Ciudad Perdida, Caño cristales y miles de tesoros más que de bien seguro inspiran las mentes más líricas a la creación. Si puede que ya conozcas nombres como Rafael Pombo, Álvaro Mutis o León de Greiff, aprovechamos para dar voz a la lírica femenina de este increíble país y profundizar así en su oferta literaria a través de las obras de mujeres poetas colombianas.

Mujeres poetas colombianas para descubrir la Colombia más poética

En una entrevista con El Tiempo – periódico colombiano – la poetisa Olga Elena Mattei contaba la siguiente historia:

Hubo una conferencia de un bogotano ex cátedra, con muchas ínfulas de que era muy importante, en una feria del libro de Medellín. En una sala llena de gente, había por los menos 250 personas, dio una conferencia de poesía en Colombia.

Recorrió la lista, casi no dejó un solo poeta sin mencionar. Muy erudito. Y no mencionó una sola mujer. Ni una.

Entonces yo levanté la mano, temblando, muerta del susto, me paré y le dije: Usted no menciona ni una sola mujer en poesía, ¿no las menciona porque no las conoce o no las conoce porque no ha querido? ¿No le parece importante en un país estudiar lo que producen las mujeres? ¿O no las menciona porque sí las ha estudiado, pero no las recuerda y no le parece que haya una sola que merezca mención?

Sus palabras no requieren más explicación, y con ellas en mente, te invitamos a leer las siguientes poetas colombianas más destacadas que todo amante del verso debería conocer:

Meira Delmar (1922-2009)

Meira Delmar, seudónimo de Olga Isabel Chams Eljach, nació en Barranquilla en una familia de origen libanés. La poetisa colombiana expresó precisamente su admiración temprana por otras poetisas sudamericanas como Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Delmira Agustini, y Juana de Ibarbourou. Delmar incluso llegó a comunicarse con la última de estas por correspondencia, quien reconoció su talento y la animó a perseguir sus ambiciones líricas, no apoyadas por su familia.

Aun así, Delmar expresó que, pese a que su lectura de grandes poetisas la inspiró a perseguir el mismo camino, ella misma no reconoce la influencia literaria de estas en su propia poesía, marcada por una perspectiva muy íntima y a menudo con tonos nostálgicos o melancólicos.

Meira Delmar recibió varios reconocimientos por su poesía, incluidos la Medalla Gran Orden del Ministerio de Cultura de Colombia y el Premio Nacional de Poesía por Reconocimiento de la Universidad de Antioquia, entre otros. Delmar dirigió también la Biblioteca Pública del Atlántico, y fue miembro de la Academia Colombiana de la Lengua.

Delmar publicó varias colecciones de poemas, donde encontramos algunas de sus piezas líricas más destacadas como:

  • “Instante”
  • “Muerte mía”
  • “Soledad”
  • “Alguien pasa”
  • “Soneto marinero”
  • “Verde Mar”

Instante 

Ven a mirar conmigo

el final de la lluvia.

Caen las últimas gotas como

diamantes desprendidos

de la corona del invierno,

y nuevamente queda

desnudo el aire.

Pronto un rayo de sol

encenderá los verdes

del patio,

y saltarán al césped

una vez más los pájaros.

Ven conmigo y fijemos el instante

-mariposa de vidrio-

en esta página.

Maruja Vieira (1922)

Maruja Vieira es otra de las mujeres poetas colombianas que debes conocer. Una autora con seudónimo, esta vez otorgado por el mismo Pablo Neruda, María Vieira White es poetisa y catedrática, con también una carrera periodística ejercida en buena parte en Venezuela.

Vieira logró hacerse un hueco en los principales círculos literarios de sus tiempos en una época donde la presencia femenina era muy escasa, y esto la motivó a posicionarse como defensora de los derechos de las mujeres, dando especial atención a la presencia femenina en cargos ejecutivos y a dar voz a jóvenes poetisas.

Además de su larga carrera poética y catedrática en varias cátedras y universidades, Vieira forma parte de la Academia Colombiana de la Lengua, y ha ejercido distintos cargos en el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), el Ministerio de Cultura, y el PEN Club entre otros.

Su formación como gestora cultural y su profunda implicación en varias instituciones y proyectos nacionales la han hecho todo un icono de la poesía colombiana. Su preocupación por la tierra y el país se ve reflejada también en su poesía, pero abundan sobre todo temáticas relacionadas con sus propias vivencias, como su infancia en su ciudad natal, sus recuerdos o sus relaciones personales.

De entre sus numerosas colecciones líricas destacamos los siguientes poemas:

  • “Siempre”
  • “El nombre de antes”
  • “Breve poema del encuentro”
  • “Tiempo de infancia”

Siempre

Siempre regresas.
Para ti no hay tiempo
ni tiene oscuros límites la tierra.
Siempre vuelves.
Y siempre estoy aquí, esperando tus manos,
llenándome de sueños como de lluvia un árbol.
No hay nada diferente. Todo es igual y puro
cuando vuelves.
No han pasado los días ni he sufrido. Estoy sola,
con el corazón limpio como una fuente nueva.
Tengo otra vez palabras y caminos
y contigo regresan la brisa y las estrellas.
Regresan las campanas y los pájaros,
me devuelves la música, el murmullo
de los ríos lejanos,
la claridad del monte,
la perfecta verdad de que te amo.

María Mercedes Carranza (1945-2003)

Hija del poeta Eduardo Carranza, María Mercedes Carranza fue una destacada poetisa y periodista colombiana. Debido al trabajo de su padre, María Mercedes pasó su infancia en España para luego continuar sus estudios en Colombia.

Se introdujo temprano al mundo del periodismo cultural, llegando a la dirección de la página literaria Vanguardia con solo 20 años, colaborando en otras revistas y haciendo críticas literarias. Además, Carranza contribuyó a la divulgación de talento joven a través de varias antologías, y a la fundación de la Casa de Poesía Silva, que también dirigió hasta su muerte.

A partir de los años 70, María Mercedes Carranza se adentra definitivamente en el mundo de la creación literaria propia con la publicación de poemarios como Vainas y otros poemas (1972). Al margen de su creación literaria, la poetisa se implicó también en la situación política de su país, que la afectó muy directamente a través del secuestro de su hermano por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), una agrupación guerrillera. Carranza lideró una campaña por la paz y la liberación de los secuestrados. Desgraciadamente, María Mercedes Carranza terminó por quitarse la vida con una sobredosis de antidepresivos.

Los temas filosóficos y existenciales abundan en su poesía, que ha sido descrita como “post-nadaísta” y parte de la “Generación Desencantada” de Colombia. La muerte y el amor son temáticas recurrentes, pero también un uso magistral de la ironía. Algunos de sus poemas más destacados incluyen:

  • “Poema del desamor”
  • “Maldición”
  • “Sobran las palabras”
  • “Tengo miedo”
  • “La patria”

Sobran las palabras

Por traidora decidí hoy,
martes 24 de junio,
asesinar algunas palabras.
Amistad queda condenada
a la hoguera, por hereje;
la horca conviene
a Amor por ilegible;
no estaría mal el garrote vil,
por apóstata, para Solidaridad;
la guillotina como el rayo,
debe fulminar a Fraternidad;
Libertad morirá
lentamente y con dolor;
la tortura es su destino;
Igualdad merece la horca
por ser prostituta
del peor burdel;
Esperanza ha muerto ya;
Fe padecerá la cámara de gas;
el suplicio de Tántalo, por inhumana,
se lo dejo a la palabra Dios.
Fusilaré sin piedad a Civilización
por su barbarie;
cicuta beberá Felicidad.
Queda la palabra Yo. Para esa,
por triste, por su atroz soledad,
decreto la peor de las penas:
vivirá conmigo hasta
el final.

Olga Elena Mattei (1933)

La siguiente protagonista en nuestra selección de mujeres poetas colombianas nació en Puerto Rico, pero sus orígenes yacen en Medellín, donde luego se trasladó y estudió. Aunque cultivó el gusto por la escritura y la literatura desde joven, este también fue acompañado por el ballet y por su profesión como modelo, a las cuales se unieron luego la crítica cultural, de música y de arte, la organización de exposiciones, la conducción de programas de radio y televisión, etc.

Y es que, aunque su mayor éxito profesional ha sido sin duda en el campo poético, Olga Elena se ha valido una reputación casi Leonardo Da Vinci-ana, con conocimientos tanto en las artes como en brancas como la arqueología o la astronomía. Destaca sobre todo su poema “Cosmoagonía”, en formato multimedia y tratando sobre el tema del cosmos, que se ha presentado en planetarios de toda América desde Nueva York hasta Santo Domingo. Su talento multifacético también se vio reflejado en el estreno en Francia de su cantata “Cosmofonía”.

Su trabajo cuenta con 23 libros publicados, además de numerosos poemas pendientes de compilación, y ha sido galardonado con 43 reconocimientos, tanto nacionales como internacionales. Pese a su originalidad y habilidades en todos los ámbitos posibles, la poesía de Olga Elena Mattei trata principalmente temáticas personales o de ámbito social como el amor, el dolor, la injusticia y el sufrimiento. De entre sus poemas destacan:

  • “La señora burguesa”
  • “Otra realidad”
  • “Si me vieras así”
  • “Cactus”

Otra realidad

Soy un yo compuesto de

tus enigmas y mi ego.

Vivo el tiempo

como una vida paralela

en donde eres protagonista

central de la otra

realidad que me duplica.

Y mientras vivo en dualidad

con un ser fantasmal,

ya no percibo cuál

es la verdad:

si mi realidad es esta trama cotidiana

en la que se ubica mi humanidad corpórea,

o es este transcurrir mental de tu presencia,

donde transita mi alma.

Piedad Bonnett (1951)

Terminamos nuestra lista de mujeres poetas colombianas con Piedad Bonnett, un nombre ya bien conocido en la escena literaria actual, no solo en poesía, sino también en teatro y en prosa, donde destacan sus novelas Después de todo y Lo que no tiene nombre, entre otras.

En su obra destaca el tratamiento del dolor. Su poesía está profundamente influida por su visión propia de sus experiencias vitales – como la del suicidio de su hijo – y también las de su país, Colombia, incluyendo temas como la violencia y la delincuencia. Con una obra de una potencia emotiva muy fuerte, Piedad Bonnett afirmó en una entrevista con El País que “en general, escribir desde las tripas es algo femenino. Las mujeres no hemos tenido esa censura, la contención del sentimiento que han sufrido los hombres”.

Su trayectoria literaria cuenta con ocho libros de poesía que han recibido múltiples galardones, como De círculo y ceniza, El hilo de los días, que ganó el Premio Nacional de Poesía del Instituto colombiano de cultura en 1994, o Los habitados, galardonado con el Premio Generación del 27 en 2017.

De entre sus poemas, que se han traducido ya en numerosas lenguas, podemos destacar los siguientes:

  • “Vuelta a la poesía”
  • “Soledades”
  • “Pido al dolor que persevere”
  • “Canciones de ausencia”
  • “Las cicatrices”

Las cicatrices

No hay cicatriz, por brutal que parezca,

que no encierre belleza.

Una historia puntual se cuenta en ella,

algún dolor. Pero también su fin.

Las cicatrices, pues, son las costuras

de la memoria,

un remate imperfecto que nos sana

dañándonos. La forma

que el tiempo encuentra

de que nunca olvidemos las heridas.

Y con esta pequeña selección terminamos el artículo de hoy sobre las mujeres poetas colombianas más destacadas. Aun así, queremos recordar otra vez las palabras muy acertadas de Olga Elena Mattei, y animar a todo el mundo a descubrir más voces femeninas tanto de la poesía de Colombia como de la de cualquier otro país. Porque la visualización de las mujeres en literatura empieza con un trabajo propio y activo de aprender todo lo que la historia nos ha escondido.

Para facilitar un poquitín este noble aprendizaje, os recordamos la belleza de la literatura colombiana con nuestra lista de autores y obras más importantes de la historia literaria del país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *