Crítica: Los Vivancos – Nacidos para bailar

Nota: 8  sobre 10

El nuevo espectáculo de Los Vivancos en Teatro Tívoli de Barcelona es pura energía, te mantiene todo el tiempo atento y recibiendo sorpresas. Con gran número de performances, los siete magníficos y famosos hermanos Vivancos saben mantener el interés y asombro del público. Los diferentes números de baile, algunos fueron más bonitos y originales y otros no tanto, pero con la gran variedad durante el show uno no se aburre. Aunque hacen unas mezclas algo estrafalarias que más adelante explicaré.

Los Vivancos como bailarines y como músicos son realmente virtuosos, todos destacan y se lucen personalmente en algún momento del show. El vestuario todo un acierto, de lo más sexy y varonil,  hay varios cambios de ropa y todos son de un gusto excelente. En algunos momentos como la entrada triunfal desde el fondo de platea por en medio del pasillo hasta el escenario,  ellos aparecen sin camisa, con algunos accesorios que recuerdan a Gladiadores romanos o luchadores,  momento en que el público parece salido de una despedida de soltera.

Nuestra crítica sobre el espectáculo en Barcelona de Los Vivancos

La danza nos ha encantado, son verdaderamente talentosos. Solo habríamos deseado menos momentos de expectativa para salir y menos para solicitar aplauso, hay muchísimos momento de  “Aplauso”,  se vuelve exagerado,  tantos aires de espectacularidad acaban por ralentizar el show. Genera una imagen de “vanidad” algo chocante. Un discreto agradecimiento algo más breve,  mantendría el ritmo del show en mejor término. Pero también podemos suponer que son números agotadores y que acabarán extenuados por lo que quizá esos tiempos sean necesarios para “tomar aire”.

los-vivancos-barcelona

Los solos de ballet y de flamenco fueron lo que más nos gustó de la noche,  sin necesitad de una puesta en escena elaborada y con la sola destreza del baile, lo bordan, nos maravillamos con su danza. Lo que nos hace cuestionarnos si  realmente hace falta tanta “mezcla experimental” y puesta en escena estrafalaria, cuando los números más simples fueron los más bonitos y emocionantes…  son verdaderos artistas que  ya solos de por sí con su danza se lucen increíbles y reciben la ovación del público. La parte psicodélica de  trajes luminosos y pasos  “funk” o tipo “robot” nos pareció desentonar completamente con el resto del show y la base flamenca del baile.

Algunos de los números requerían del uso de una estructura metálica, donde los bailarines se cuelgan de cabeza o se elevan. Aunque resulta sorprendente y es todo un desafío para demostrar sus habilidades aun desafiando la gravedad. Este tipo de número y el otro en el que emplean trajes con luces de Led,  no nos resultaron tan bonitos como otras de las representaciones por ejemplo una de las últimas en que  salen con vestuario y farolillos como del Japón  y apelan a una coreografía basada en danzas que parecen artes marciales. Hay momentos de percusión en que usan cajas, algunos momentos de humor también. El show tiene un poco de todo, por lo que es muy entretenido,  pero su identidad más grande y base, es el baile flamenco.

los-vivancos-barcelona

En este espectáculo de Barcelona da la sensación de que han probado a experimentar con un poco de todo. Y nos sonaba ya en memoria algo similar hecho por los integrantes del grupo Tricicle para su espectáculo Bits, inolvidables con aquellos trajes cubiertos de luces led. Lo mismo nos sonó su número en que todos tocan acordes en un mismo violín y hacen interpretación humorística con éste juego, exactamente igual a lo que hacen en el concierto de maestros de la guitarra española “Versus”. Por lo que,  en general el show es muy divertido, enérgico, tiene variedad, visualmente muy bonito. Ellos están espectaculares, pero original lo que se dice original no fue. Claro que a quien nunca haya visto alguna performance así, le parecerá novedoso.

Por último aclarar que  muchos de los carteles publicitarios lo promocionaban como un show en el que se usaría música de rock, pero aunque hay algunas canciones famosas, es su propio versionado de fragmentos y no todo el show empleará rock clásico, por lo que si  una de las principales motivaciones para ir a verlos fuera el tipo de música, pueden haber decepciones.

Creemos que lo más valioso de este espectáculo es el talento de Los Vivancos para la danza, coreografías muy estéticas con mucha expresión artística,  gran calidad del baile que denota sincronización, práctica y esfuerzo. Y sobre todo logran transmitir y contagiar al público su energía con esa entrega que demuestran sobre el escenario. Sea como sea y aunque no nos acabe de encajar esa “ensalada” de disciplinas , música y estilos, sales con las pilas cargadas.

espectaculos barcelona

Te interesará:

Crítica: L’aplec del remei Nota: 9 sobre 10 El TNC fue una fiesta. Una fiesta donde la música y el buen humor y los guiños al público no pararon ni un momento. Oriol Genís, como...
Crítica: Les criades a La Seca Nota: 6,5 sobre 10 La Seca-Espai Brossa presenta una de les obres més significatives i conegudes del dramaturg francès Jean Genet, ”Les criades”, diri...
Crítica: Madame Bovary – En la Sala Muntaner... Nota: 8 sobre 10 Madame Bovary, en la Sala Muntaner, empieza con una afirmación de identidad. Soy Emma. Mi nombre es Emma. Emma Bovary que nos habla d...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *