Crítica: Ramon LSD – Monólogos BCN

Crítica de Ester González

Nota 7 sobre 10

Fuimos al mítico café teatro Llantiol, situado en el desquiciado barrio del Raval de Barcelona, para dejarnos desquiciar por Ramón Lsd ¡que locura!

Ramón sale al escenario del entrañable Llantiol, para hacernos pasar un buen rato con su última creación dedicada a la búsqueda de pareja. El monólogo dura hora y media, (que se dice pronto). El cómico vallisoletano, nos deleita con las mil y una maneras con las cuales un soltero o soltera pueden ligar actualmente: desde las páginas para singles en Internet, yendo al gimnasio, haciendo yoga, corriendo (ahora se llama hacer running), en una sesión de Speed dating, en unos baños árabes, moviéndose al ritmo de Zumba y un largo etcétera de opciones, a cual más variopinta e hilarante.

Con un ritmo espídico y con ciertas dosis de descaro e histrionismo, Ramón LSD se pone al público del Llantiol en la “butxaca”. Las carcajadas del público son continuas y constantes, casi no da tiempo para reír entre chiste y chiste. Nos gustó mucho este ritmo delirante que toma el monólogo y valoramos el arduo trabajo físico que comporta, pues no para de moverse sobre las tablas del escenario ni un solo segundo. No nos gustó tanto, alguna referencia sexual demasiado explicita, alguna incluso vulgar, pero fueron mínimas.

En general, su trabajo no daña a los oídos más sensibles, tratándose de un tema propicio para ello. No nos gustó tampoco que se enseñaran diapositivas sobre fotos de una página de Internet para reírse de sus protagonistas. Creemos, que con una descripción de la foto o un dibujo hubiera bastado. Nos encantó como establece contacto con el público, poniendo en divertido aprieto a alguna pareja, con preguntas desconcertantes, desde el respeto y con ganas de hacer reír, hasta hacer saltar incluso, alguna lágrima de risa.

Como colofón final, pudimos charlar brevemente con Ramón, después de la función. Nos explicó sus andanzas en el mundo artístico desde sus comienzos como guionista del programa de televisión El Informal, pasando por diferentes teatros, hasta decidir convertirse en monologuista. Nos explicó un poco su manera de trabajar: Ramón LSD no tiene costumbre de improvisar sobre el escenario, según nos dijo, para no perder el ritmo del show, y no ve los espectáculos de sus compañeros monologuistas para no contaminarse con gags o chistes ajenos.

A cada espectáculo le añade chistes y gags nuevos, con lo cual, no se repite nunca. ¡Y trabaja en seis espectáculos diferentes a la vez! Este incansable vallisoletano afincado en Barcelona desde hace ocho años, nos encandiló, con su nuevo espectáculo del Llantiol Soltero desquiciado busca, demostrando con creces que tiene “cuerda para rato”.

Elia Tabuenca

Filóloga hispánica y periodista digital. Apasionada del mundo del teatro y fundadora de espectáculosBCN y la productora teatral Laberinto Producciones

2 comentarios:

  1. Gran cómico. Yo le he visto 2 veces y con ambas fue un ataque de reír de principio a fin.

  2. Risas aseguradas, espectáculo diverso, divertido y muy ameno. ¡Ramon un crack!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *