Crítica: El Desplume – Antic Teatre

Nota: 8 sobre 10

El Antic Teatre ofrece una fiesta cada miércoles. Una fiesta cabaretera a la que hay que ir bien dispuesto a pasarlo bien, a participar del espectáculo, a reír, a aplaudir… El Desplume es un cabaret divertido y fresco que consigue que todo el mundo se sienta como en casa desde el primer momento. Brigitte Lamour y Víctor Guerrero son dos anfitriones magníficos que nos hacen sentir cómodos y nos hacen sentir que formamos parte del show.

David Vilches y Mark Diávolo, venidos directamente de los cabarets de Berlín, aportaron la nota internacional a la fiesta. Gilda Love fue una diva desmesurada y gloriosa que supo seducirnos con su actuación, y el cuerpo de baile, llenó el escenario de movimiento y alegría.

Una pantalla trasera, con imágenes proyectadas, complementa un escenario negro, donde todos los intérpretes brillan en cuánto salen a escena. El vestuario es un plus que hace las delicias del público.

El Desplume, en el Antic Teatre, es una GRAN FIESTA. El público aplaude, ríe, canta… y, al final, puede saludar a todos los artistas y hablar con ellos. El Desplume es de esos espectáculos en los que nosotros más o menos imaginamos lo que vamos a ver, después nos encontramos con que la realidad supera a nuestra imaginación… y que la alegría lo impregna todo y salimos del teatro con una sonrisa que nos durará días y días…

Nicolas Larruy

El teatre m’agrada des de què tinc memòria. De ben petita ja anava a veure el Cicle de Teatre per a Nens i Nenes de Cavall Fort, al Romea… i ja no he deixat de gaudir del teatre. Per a mi, el teatre és salut, és felicitat… és vida! Actualment, a més de col·laborar a Espectáculos BCN, i de dedicar temps al teatre amateur, faig de jurat a la Mostra de Teatre del Raval i al Concurs de Teatre del Foment Martinenc; també col·laboro a Ràdio Montornés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.