Las 17 mejores novelas inglesas del siglo XIX

mejores novelas inglesas

La mayoría de las más influyentes e importantes novelas inglesas fueron escritas en el siglo XIX. La época victoriana marcó un antes y un después en la literatura, levantando la vara para los textos en consiguiente. En Espectáculos BCN somos fanáticas del ingenio y talento inglés de este periodo, por eso te presentamos nuestra selección de las mejores novelas inglesas del siglo XIX.

La novela inglesa del siglo XIX

Grandes sucesos sociales y culturales como la Revolución Industrial, el inicio de la avanzada colonialista, o la gran Exposición de Londres sucedieron durante la época victoriana excitando notablemente la imaginación y creatividad en la sociedad inglesa. No es un secreto que las obras de este periodo: los géneros, los autores,  los motivos dieron forma a la escritura moderna occidental.

Otra de las características más importantes fue, sin dudas, el papel de la mujer en la escritura. Las mujeres empezaron a influir notoria y prolíficamente en la literatura gracias a seudónimos o arriesgándose con sus propios nombres. Los textos de estas escritoras victorianas abrieron la puerta a importantes reivindicaciones de género y a transformaciones sociales. Por eso esta selección se hizo extremadamente difícil, pero ¡aquí vamos!, conoce las 17 mejores novelas inglesas del siglo XIX.

Middlemarch. George Eliot

Ha sido elegida por muchas revistas especializadas como la mejor novela inglesa de todos los tiempos. Paradójicamente, no está entre las novelas más famosas por no contar con tantas traducciones o ediciones como otras del listado. Pero, para la critica especializada es la novela que reflejo irreductiblemente la sociedad inglesa de la época.

Middelemarch es, como lo dice su subtitulo, un estudio de la vida en las provincias inglesas del siglo XIX. La letra aguda y divertida de Mary Ann Evans (si, porque George Eliot es su seudónimo) es ligera pero profunda. Su obra dejó una huella indeleble en la cultura inglesa y en la forma en la que se entiende la sociedad inglesa desde entonces.

Jane Eyre. Charlotte Brontë

El clásico de la literatura victoriana más famoso y más leído. Fue publicado,  también, bajo seudónimo, aunque pronto se supo que se trataba de Charlotte, una de las talentosas hermanas Brontë. Jane, como figura y heroína, fue una revelación y trastocó el orden en el que las mujeres eran vistas.

Orgullo y prejuicio. Jane Austen

La infaltable, la ineludible novela inglesa. Por todos es bien sabido, que Jane Austen es la patrona de la literatura victoriana. Es una de esas novelas que nunca desde que se publicó paso de moda, dejo de estar vigente o se volvió ofensiva. La sátira de la sociedad burguesa escondida tras los amores y licitudes de las hermanas Bonnet es universal y clásica. Porque, aunque la sociedad burguesa rural victoriana ya no exista siempre habrá convencionalismos ridículos y mujeres fuertes que los enfrenten.

Frankenstein o el moderno Prometeo. Mary Shelley

Otra de las mujeres más importantes de la literatura inglesa es la magnífica Shelly. Por algún tiempo debió valerse del nombre de su esposo para ocultar su talento. Pero finalmente pudo dejarse ver como escritora en todo su esplendor con la segunda edición del exitoso Prometeo Moderno. No hay que agregar la importancia de este personaje en la literatura, ni como el cuestionamiento tras la creación de Víctor conmociona aun la mente sus lectores.

Los misterios de Udolfo. Ann Radcliffe

La arquetípica novela gótica, y una de las novelas más influyentes en la imaginería literaria inglesa. Las heroínas de Radcliffe contribuyeron a la formación de una nueva figura femenina en la literatura gótica posterior. Su capacidad de construir paisajes y emociones convirtió esta obra en una de las mejores novelas inglesas del siglo XIX.

La máquina del tiempo. H.G. Wells

Junto a las obras de Julio Verne, La máquina del tiempo fundaron la ciencia ficción. H.G Wells creía que la curiosidad del lector se incita al dejar muchos detalles a la imaginación. A diferencia de las obras de Verne el entramado sobre el que se construye la historia tiende a lo político.

Wells apuesta más al cariz moralizante que al científico. Este matiz terminaría por darle forma al género de la ciencia ficción cuyo fin último suele ser la crítica social. El hombre invisible o La guerra de los mundos son otros clásicos ingleses del género escritos por Wells.

Ivanhoe. Walter Scott

Una de las más aclamadas novelas históricas de todos los tiempos. La historia transcurre en el siglo XII y sigue al noble Wilfredo Ivanhoe. El libro narra las desgracias de Ivanhoe quien contra los intereses de su familia brinda su lealtad al rey Ricardo. Su travesía en las cruzadas, su encuentro con el alegre Robin Hood y otras tantas aventuras marcaron un hito en la cultura popular y la ficción histórica desde su publicación en 1820.

Cumbres borrascosas. Emily Brönte

Solo una novela necesitó Emily Brönte para convertirse en referente universal. Cumbres borrascosas no es solo una historia romántica, es una crítica al concepto social y la mirada idealizada del amor. Los críticos literarios de la época quedaron totalmente desconcertados ante la escritura ruda, y la innovación estructural de la novela. Esto no impidió que se volviera icónica y trascendente en la literatura.

Historia de dos ciudades. Charles Dickens

Elegir una sola novela de Dickens es doloroso. Es el novelista ingles más conocido, cuyas obras siguen siendo mayúsculamente vigentes e influyentes. Historia de dos ciudades se desarrolla entre Francia e Inglaterra durante el amanecer de la revolución francesa. Las primeras frases nos permiten vislumbrar el alma del relato: la dicotomía, la constante ambigüedad. Esta obra precisamente tiene una de las más profundas reflexiones de toda la obra Dickeana: el repudio a la violencia en cualquiera de sus formas, con cualquier excusa y bajo cualquier dictamen.

Robinson Crusoe. Daniel Defoe

Transcribir el nombre completo del título original de esta novela nos tomaría medio artículo, pero Defoe sin duda acertó en el contenido. La novela aprovecha las aventuras e infortunios de un burgués atrapado en una isla desierta para presentarnos sus disertaciones morales.

Crusoe es una clara apología al colonialismo y la burguesía inglesa, tópicos importantísimos para el momento de su escritura. Cientos de autores de todo el mundo se han inspirado en esta novela para sus propias creaciones. Tal vez la referencia más directa sea la de su coterráneo Robert Luis Stevenson con La isla del tesoro.

El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad

El colonialismo es definitivamente uno de los temas que más inspiró la literatura en Inglaterra, especialmente durante del siglo XIX. Conrad, difiere de la imagen del buen salvaje y el perfecto caballero burgués de Crusoe. Por el contrario, nos dibuja un mundo salvaje, violento e injusto.

Conrad se inspiró en su propio viaje al Congo y la devastación que apreció tras la funesta colonización belga. Es una de las mejores novelas inglesas del siglo XIX, y ha sido inspiración de guiones, novelas gráficas y series televisivas.

Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carrol

La más importante obra del autor y una de las más influyentes novelas del siglo XIX. Sus personajes han pasado a convertirse en iconos de la cultura popular traspasando los límites de la literatura infantil. La carga simbólica de Alicia y sus personajes la transformó en un abrevadero sin fin de corrientes filosóficas y psicológicas.  Aunque es una obra fundamental del Sinsentido, sus personajes suelen estar llenos de una lógica sencilla pero demoledora.

El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. Robert Louis Stevenson

Otro de los libros que influyó grandemente en el desarrollo e investigación de las patologías psíquicas. Además de convertirse en una referencia del trastorno disociativo de identidad, el libro es una analogía sobre la ambivalencia humana. Se dice que Stevenson se inspiró en un sueño muy vivido y escribió la historia en apenas seis días. La novela obtuvo un éxito inmediato que demuestra que el bien y el mal habitan irremediablemente en cada uno de nosotros. El éxito abrumador de la obra la ha llevado a versionarse en cómics, obras de teatro y películas.

Remedios desesperados. Thomas Hardy

Hardy es conocido como el maestro del naturalismo inglés, pero esta, su primera novela, colindaba peligrosamente con el tabú. Fue publicada con un seudónimo debido a su alto contenido sexual y escenas polémicas. La marca personal de Hardy desde entonces fue enfrentar a sus personajes a destinos funestos y ambientes hostiles.

Su crítica social es abrumadora y profunda llegando incluso a considerarse algunos de sus pasajes como promotores del feminismo. Aunque no sería el único escritor en vislumbrar las injusticias contra la mujer, su mirada pesimista, determinista y lóbrega es una de las más demoledoras de la era victoriana.

Norte y Sur. Elizabeth Gaskell

Es uno de los clásicos románticos ingleses. Las tribulaciones entre Margareth y Jhon son el hilo conductor, pero la verdadera esencia de la trama es la evolución. Enmarcada en la Revolución Industrial el libro fue enseguida un éxito. Los críticos consideran que el éxito devino, más que de la historia romántica, de las consideraciones sociales que presentaba.

Las diferencias entre las sociedades rurales y citadinas, los prejuicios y la evolución de la sociedad, las relaciones sociales y la mujer como individuo son aristas que esta historia permite dilucidar y que le aseguro un éxito y aceptación instantánea.

Autores irlandeses del Reino Unido

La historia del Reino Unido ha estado invariablemente unida a la historia irlandesa y escocesa. Durante el periodo victoriano Irlanda entera pertenecía al Reino Unido, junto a otras tantas tierras colonizadas o adheridas que paulatinamente fueron independizándose. Por tanto, durante este periodo los autores nacidos los irlandeses, eran también ingleses. Sigue leyendo y descubre los autores del canon inglés nacidos en Irlanda.

Drácula. Bram Stocker

La novela de terror más conocida y bellamente escrita. La forma en la que Stocker presentó la narración, el uso del recurso epistolar y diarístico, las narraciones a varias voces es refinación y maestría pura. La figura del vampiro no era nueva ni siquiera en la época de Stocker. La historiografía reconoce al menos dos escritores anteriores que trabajaron sobre esta figura. Pero la fineza de la pluma de Stocker le permitió llevarse todos los laureles con su conde Drácula. No hay mucho que se pueda decir sobre su obra que no se sepa, el terror occidental cayó rendido a los pies de este personaje.

El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde

Una lectura obligada cuando queremos conocer las mejores novelas inglesas del siglo XIX. La única novela de Wilde, pero, probablemente su texto más universal. El terror gótico, pero especialmente la influencia faustiana en la trama la vuelven una obra compleja. Pero la pluma siempre controvertida de Wilde llevo la trama más allá. Volviendo el mito fáustico en algo vigente, tangible y aterradoramente vivido.

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.