Poetas americanos del siglo XX

poetas americanos del siglo 20

Aunque con una carrera más corta que la de otros continentes, la literatura estadounidense alberga algunos de los nombres más reconocidos mundialmente en el canon literario como lo conocemos hoy en día. Haciendo honor a la fama de modernidad, libertad e innovación de su país, los poetas americanos del siglo XX nos han regalado obras de una singularidad y de un interés astronómico, tratando temáticas desde la guerra hasta el feminismo, el día a día, la lucha contra la opresión, o simplemente el amor y la naturaleza.

Hoy en Espectáculos BCN te damos a conocer algunos de los mejores poetas americanos del siglo 20 y sus vidas a menudo más que memorables, que marcaron algunas de las obras poéticas del mundo que todo amante de la literatura debería conocer y disfrutar… entender puede que ya sea otra cosa.

Poetas norteamericanos del siglo XX que hicieron historia

El siglo XX fue un siglo turbulento, por decirlo suavemente, y con tales turbulencias no es nada sorprendente que la literatura experimentara un cambio radical, buscando nuevas formas de expresión para reflejar tanto la desolación como la absurdidad del contexto histórico y social. La poesía hizo exactamente lo mismo, evolucionando hacia expresiones cada vez más singulares y propias del autor, o bien hacia reivindicaciones sociales, o poesía íntima que no ocultaba el sufrimiento personal bajo los cantos de los pájaros.

Estados Unidos albergó así varias generaciones de poetas, cada uno con su propia forma de lidiar con la realidad que le tocó vivir, desde una perspectiva americana, pero aun así capaz de llegar a lo más profundo del corazón de lectores de todo el mundo. Vamos a descubrir algunos de los nombres más esenciales de este siglo.

Sylvia Plath (1932-1963)

Normalmente asociada a su gran novela semiautobiográfica La campana de cristal, la figura de Sylvia Plath no falla nunca entre los grandes poetas del siglo XX. La poesía de Plath se caracteriza, como su escritura prosística, por su carácter confesional. Plath hace poesía desde su propia experiencia, pero a diferencia de otros tipos de poesía subjetiva e individual que habían predominado en el pasado, Plath se atreve a exhibir sobre el papel sus pensamientos más oscuros, su psicología más personal y retorcida, y otras temáticas tabúes en la época como su lucha contra la depresión, o sus múltiples intentos de suicidio.

Nacida en Boston, Sylvia Plath demostró su proeza literaria y su intelecto desde pequeña, con resultados excelentes en la universidad. Sylvia encontró el éxito y el reconocimiento académico, pero también las devastadoras consecuencias de una depresión que la acompañaría hasta el fin de su vida, a los treinta años, por suicidio. Este fatal intento final, sin embargo, había sido solo uno de los muchos que la poetiza plasmó en su obra.

Su poesía es íntima y desgarradora, pero llena de una potencia cautivadora que se enfrenta a la muerte sin temor y deja al lector sin palabras. Y es que, pese a una vida corta dominada por una salud mental mal tratada y una relación tóxica y abusiva con su marido, el también poeta Ted Hughes, el legado poético de Plath es inestimable. Su excelencia poética se ve reflejada sobre todo en la colección póstuma Ariel. Sus poemas más conocidos son:

  • Lady Lazarus
  • Daddy
  • Tulips

Robert Frost (1874-1963)

La naturaleza y la esencia humana se reúnen en la poesía de Robert Frost. Poeta muy amado por los estadounidenses, los poemas de Frost no son complejos de entender, pero no por ello de menos interés. Frost nació en San Francisco, pero su obra se caracteriza por su predominante temática rural, de un realismo marcado por la propia experiencia del poeta. Y es que, tras dejar sus estudios a la Universidad de Harvard, Robert Frost se trasladó a una granja de Nuevo Hampshire que había comprado su abuelo, y trabajó allí durante nueve años mientras escribía sus poemas, antes de decidirse por la docencia.

Así pues, la temática rural y natural predomina en su poesía. Su estilo es menos arriesgado y más tradicional formalmente que el de otros artistas de su tiempo, pero su retrato de la vida ordinaria y del coloquialismo rural demuestra una voz poética propia a la cual es difícil resistir. Y es que, en una época modernista dominada por las vanguardias y la libertad formal, la poesía de Frost destaca por su capacidad de apelar a los sentimientos más humanos del lector, desde la soledad y el existencialismo hasta la nostalgia y la unión con la naturaleza.

Puede que su poesía no prometa una visión optimista y feliz del mundo, pero su capacidad de conectar con el lector de esta forma humana tan mágica que nos da la literatura la hace una delicia de leer. Compruébalo con los siguientes poemas:

  • Stopping by Woods on a Snowy Evening
  • Birches
  • The Road Not Taken
  • Tree At My Window

Maya Angelou (1928-2014)

El nombre de Maya Angelou transciende el mundo literario para asentarse en la historia más pura y dura de los Estados Unidos. El activismo de Angelou por los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos conforma una parte muy importante de su biografía, trabajando junto a figuras como Martin Luther King Jr. y Malcolm X para luchar contra problemas como la discriminación racial legalizada del estado o la segregación racial. Pero Angelou llevó esta lucha al terreno personal y literario a través de sus autobiografías y de su poesía.

Su ficción autobiográfica, con títulos como Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, se lleva a menudo la mayor parte de la atención literaria del lectorado, pero Angelou escribió también poesía que le permitió poner en verso el lado más personal de su lucha, tanto individual como activista.

Y es que la vida de Angelou fue de todo menos plácida y aburrida, sufriendo un abuso sexual traumático de pequeña que la dejó muda durante casi cinco años, y aceptando trabajos como bailarina o cantante de ópera antes de aventurarse hacia el activismo y el campo literario. Su poesía refleja los sentimientos causados por la realidad más cruda de su época, pero también puede ser inspiradora y llena de energía, y es por esto que Angelou es un nombre imprescindible en la poesía americana del siglo XX. Destacan los siguientes poemas:

  • And Still I Rise
  • Caged Bird
  • When Great Trees Fall
  • Phenomenal Woman

T. S. Eliot (1888-1965)

Al igual que su amigo y también poeta influyente Ezra Pound, T.S. Eliot (Thomas Stearns Eliot) pasó gran parte de su vida fuera de sus Estados Unidos natales, en su caso principalmente Gran Bretaña, país cuya nacionalidad el poeta adoptó en 1927.

Se podría argumentar que su nombre pertenece así a una lista de poetas británicos y no estadounidenses, pero la poesía de T. S. Eliot sigue teniendo tanta influencia y reconocimiento que parece un pecado obviarlo de nuestra lista. Caracterizada por poemas largos, de verso libre y a veces imitador de la velocidad, la espontaneidad y la arbitrariedad del pensamiento humano, la poesía de T. S. Eliot es una de las más representativas del movimiento modernista en el mundo anglosajón.

Nacido en Missouri, T. S. Eliot reconoció su pasión por la literatura desde pequeño, explorándola con más profundidad en la Universidad de Harvard, que luego le dio la oportunidad de continuar sus estudios en la Universidad de Oxford. Allí empezó su vida británica, pero fue en Londres, lejos de una vida universitaria que empezaba a menospreciar, y con su amigo americano Ezra Pound, que T. S. Eliot empezó a expandirse como poeta.

Su poesía es compleja, tratando temáticas filosóficas, o la desilusión de una sociedad de posguerra entre otras, con un estilo particular e innovativo que marcó al movimiento modernista. Aun así, su poesía no deja de ser sorprendente en todos los aspectos, incluida la temática, como lo demuestra su colección de poemas sobre gatos, El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum, que inspiraría más tarde el famoso musical Cats.

Algunas de sus más grandes obras, cada una con características únicas y singulares, son las siguientes:

  • Canción de amor de J. Alfred Prufrock
  • La tierra baldía
  • Los hombres huecos
  • Cuatro cuartetos

Allen Ginsberg

El nombre de Allen Ginsberg va a menudo acompañado de los famosos – o infames, para algunos – Jack Kerouac y William S. Burroughs, y es que se trata de uno de los miembros más destacados de la Generación Beat. Este movimiento literario americano tuvo lugar en los años 50, fruto del encuentro en la Universidad de Columbia de sus miembros, y exploró la era de posguerra americana, su cultura y contexto sociopolítico, mientras también se exploraban temáticas como la condición humana, el materialismo, la liberación sexual y las drogas.

Su poesía, reflejada principalmente en su obra Aullido, es la representación exacta de las preocupaciones de la Generación Beat y de las del propio Ginsberg, ya que en ella el poeta describió su homosexualidad, así como su interés en la espiritualidad oriental y en la lucha contra el capitalismo americano.

Fiel a su generación, Ginsberg encarnó en sus ideales, así como en sus acciones, la lucha del movimiento literario Beat. Incontables figuras literarias se verían influenciadas por él al entablar amistad, y su estilo poético es de una individualidad tan marcada, que el término “Ginsbergiano” no es nada nuevo en las conversaciones sobre la literatura americana del siglo XX.

La experimentación formal más libre, la crítica cruda a la sociedad americana, y la exploración de la sexualidad con toques autobiográficos en su tratamiento de la homosexualidad – no por nada fue considerada “obscena” por más de uno – hacen de la poesía de Ginsberg una de las muestras literarias más osadas y provocativas, pero también honestas y sentidas del siglo XX estadounidense.

  • Aullido (“Howl”)
  • Kaddish
  • America
  • A Supermarket In California

Charles Bukowski (1920-1994)

Hemos cambiado de siglo, y con ello también de mentalidad y de modo de vida, pero Charles Bukowski no parece dejar de estar nunca de moda. La razón se encuentra, por supuesto, en su poesía.

Irreverente y sin escrúpulos, la poesía de Bukowski no tiene nada que ver con el género lírico obsesionado con la búsqueda de la belleza y de lo ideal. En su lugar, Bukowski habla al lector de tú a tú, expresando sus cotidianidades y sus pensamientos más sórdidos con lenguaje a menudo grosero y vulgar, sin excluir temáticas como el alcohol y su relación con las mujeres, lo que hizo que la crítica le considerara a menudo un cínico.

Nacido en Prusia en el seno de una familia de raíces alemanas y polacas, Bukowski escribió sin embargo en inglés, y se inspiró sobre todo de Los Angeles, ciudad donde su familia se mudó durante su infancia. Pese a la capacidad de conectar con el lector de su obra, Bukowski prefirió moverse en círculos de literatura más underground, publicando en editoriales y revistas literarias pequeñas y haciendo a menudo recitales de su poesía en pequeño comité donde podía interactuar más con el público.

Su habilidad de hacer poesía desde lo menos poético y con el lenguaje menos sofisticado es lo que hace de Bukowski, décadas después, un ídolo aún en boca de todos. Los siguientes poemas son ejemplo de ello:

  • Bluebird
  • Alone With Everybody
  • Beasts Bounding Through Time
  • Writing

Anne Sexton (1928-1974)

Si bien las enfermedades mentales han existido desde hace siglos, nunca antes del siglo XX se habían explorado de forma tan explícita y consciente en la poesía. Una reconocida figura en el campo de la poesía confesional a lo Sylvia Plath es Anne Sexton.

Los paralelismos entre las dos son demasiado claros como para obviarlos: dos mujeres increíblemente ambiciosas, nacidas y crecidas en Massachussets, escritoras de poesía confesional donde abocan sin filtro sus pensamientos más oscuros… De personalidades polares, eso sí – Plath más pulcra y silenciosa, Sexton más despreocupada – los dos genios coincidieron en clase del poeta Robert Lowell, y mantuvieron una amistad intimando con bebida sobre sus semejantes preocupaciones.

No obstante, analizar la poesía de Sexton solamente en comparación con la de Plath sería un error. Sexton, luchando contra su trastorno bipolar y los altibajos de su salud mental que la llevaron a varios intentos de suicidio que terminaron con su vida, es el modelo por excelencia de la poesía confesional.

Una lírica sin filtros, hablando de temáticas tabúes como el aborto, la menstruación, o el adulterio, su poesía muestra su destrucción personal, pero también un talento que se vio interrumpido por la enfermedad. La figura de Sexton no viene sin controversia debido a su supuesta conducta violenta hacia sus hijas y familiares, pero su poesía dio voz a toda una generación de mujeres cuyas luchas y preocupaciones se habían visto silenciadas hasta el momento.

  • Menstruation at Forty
  • Wanting To Die
  • Red Roses
  • Her Kind

Y con estos siete poetas terminamos nuestra selección de algunos de los mejores poetas americanos del siglo XX. Desde la poesía íntima y la desgarradora primera persona de una mujer capaz de por fin pasar sus problemas más personales al verso, hasta la experimentación fruto del cambio, pasando por la reivindicación de una lucha o simplemente la expresión de una perspectiva única, la poesía estadounidense del siglo XX nos acompaña en un viaje cuyos guías reflejan tanto la experiencia personal como la de un siglo. Ya sea en su versión original inglesa como en traducción, esta es una trayectoria literaria como ninguna otra.

Para conocer más poetas únicos e innovadores, te invitamos a leer nuestros artículos sobre mujeres poetas feministas, mujeres poetas colombianas, o mujeres poetas catalanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *