Modernismo literario europeo: resumen y autores

Modernismo literario europa

Leer los clásicos modernos siempre es una revelación del alma humana y sus asperezas. Ciertamente, nos son mucho más cercanos en tiempo que otros periodos históricos, pero, además, muy cercanos en ideología, contexto y percepción. En Espectáculos BCN queremos llenar nuestros estantes del espíritu modernista europeo y saber más de esta corriente. Te presentamos Modernismo literario europeo: resumen y autores.

Resumen del modernismo literario europeo

Para poder entender el modernismo debemos empezar por desambiguar el término. El modernismo es un periodo artístico, y dentro de él podemos encontrar diversas corrientes literarias que compartieron nombre. Y también un periodo de la historia universal, que culmina con la revolución francesa.

Dentro del periodo modernista encontramos una gran cantidad de corrientes literarias, muchas pertenecientes a las vanguardias. ¿Te gustan las vanguardias: surrealismo, dadaísmo, decadentismo o expresionismo? Bueno, en el modernismo literario europeo coexistieron todos estos movimientos. Interesante, ¿no? Vamos, es tiempo de saber más del Modernismo literario europeo: resumen y autores

El modernismo fue un periodo artístico que tuvo su apogeo a principios del siglo XX. Sin embargo, tratar de dar un concepto general del modernismo es una labor difícil, por no decir imposible. El Modernismo nació como una reacción al tradicionalismo y el encajonamiento de las corrientes anteriores. Por esto se dedicó a buscar formas nuevas de expresión, estéticas vanguardistas y una nueva visión de la humanidad. Más que un género literario puede ser entendido como un periodo histórico en el que se desarrollaron diferentes estéticas.

El modernismo en respuesta a la revolución industrial, el ritmo del progreso y a la sociedad urbana, trato de volver a lo natural. Sin que esto signifique necesariamente una tendencia al naturalismo. Esa vinculación a lo natural tenía más que ver con la esencia natural de la humanidad, de los sentimientos, y de los motivos.

El extrañamiento en las fórmulas lingüísticas fue una característica recurrente en los estilos del modernismo. Esta tendencia causaba dificultades en el entendimiento claro o rápido del texto por lo cual se considera elitista.

Orígenes y evolución del modernismo literario europeo

Algunos consideran que el modernismo nació a finales del siglo XIX en Latinoamérica de la mano de poetas como Rubén Darío. Por otro lado, hay quienes consideran nació en Francia con Baudelaire y su rebelión estética. Lo cierto es que el movimiento tomó por asalto a Europa. El carácter subversivo del modernismo es la base para el surgimiento de otros tantos subgéneros vanguardistas.

El término evolucionó y se convirtió en un contenedor de otros movimientos filosóficos y artísticos diferenciables, pero transversalizados por la novedad y la creatividad. El Modernismo abarca, por ejemplo, el dadaísmo, el surrealismo, expresionismo, simbolismo entre otros tantos.

El objetivo del movimiento era deslindarse de las estructuras y usanzas clásicas, pero manteniendo una forma retórica coherente y correcta. El modernismo significó una transformación total de la literatura conocida hasta ese momento.

El modernismo literario europeo puede dividirse en dos etapas claramente separadas por los conflictos bélicos que atravesaron el continente.

  1. En la primera las vanguardias juegan más con el preciosismo lingüístico lleno de neologismos y analogías. Esta primera etapa estuvo empapada por el discurso poético más que narrativo.
  2. La segunda etapa post Segunda Guerra Mundial está más cerca del posmodernismo y de la narrativa contemporánea. En esta etapa la sustancia estará por encima de la forma. El lenguaje se vuelve más realista, crudo y directo y el contenido más confrontativo y crítico.

Modernismo literario europeo: España y sus autores

El modernismo en la tradición literaria española tiene una connotación más compleja, pues no solo se asocia al término general de movimiento artístico y filosófico, sino a una expresión literaria específica. Esta corriente es el equivalente al simbolismo francés, al modern style inglés o el decadentismo italiano.

Por algún tiempo los historiógrafos consideraron la idea de que la generación del 98 era un movimiento diferente del modernismo. Ahora la idea consolidada es que el modernismo, así como otros grandes movimientos literarios, contiene dentro de sus particularidades las ideas expuestas por la generación del 98.

El modernismo español se caracterizó por la rebeldía creativa y una estética culta y elitista. Sus mayores exponentes fueron en la poesía y buscaban la renovación de las formas métricas y líricas. Salvador Rueda, Manuel y Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez son representantes insignes del modernismo literario español, aunque son muchísimos más.

Modernismo literario europeo: Italia y sus autores

La corriente literaria que predominó en la moderna italiana fue el decadentismo. El decadentismo exploró el modernismo desde la reconexión con la interioridad. En franca contraposición al positivismo y el naturalismo, encuentra su lugar en el pesimismo crítico de la vacua sociedad burguesa. Esta estética aprovechó el exotismo y las novedades culturales para formular una prosa diferente, con tendencia al eufemismo y neologismo.

El futurismo italiano surgió como una expresión contraria al decadentismo, pero las vinculaciones políticas que defendía le confirieron un corto periodo de vigencia. Marinetti y el manifiesto futurista crearon un revuelo literario, que se intensificó cuando él mismo público el manifiesto fascista.

Modernismo literario en Francia y sus autores

El simbolismo fue una de las corrientes literarias más importantes e influyentes de finales del siglo XIX, y el siglo XX. Junto al parnasianismo y el decadentismo formaron el triángulo literario más influyente del modernismo. El simbolismo, heredero del parnasianismo, se distinguió por rechazar la idea de la versificación tradicional.

El simbolismo defendía, también,  la naturaleza y la vida como una materia desconocida y laberíntica que el escritor debía definir bajo sus propios términos. Para esto el poeta /escritor usaba asociaciones sinestésicas, alegóricas o en cierto punto arbitrarias. Charles Baudelaire sirvió de inspiración para casi todos los movimientos literarios que vendrían en las siguientes décadas en Francia. Baudelaire y su obra son considerados el inicio de la lírica moderna, personaje iniciático de la era de los poetas malditos. Para los movimientos nacidos de la influencia de Baudelaire la realidad fáctica o emocional ya no son relevantes, la realidad superior, la de los símbolos y la de la evocación alegórica es la que importaba en la literatura francesa moderna.

Más adelante, otras corrientes literarias vanguardistas militarían en las instancias del modernismo: el surrealismo de Breton, el existencialismo de Camus, o el absurdo de Artaud, el dadaísmo o cubismo de Apollinaire. Pero todos con una clara tendencia a la separación de las ideas románticas y realistas.

Modernismo literario en Inglaterra y sus autores

La literatura inglesa se decantó por entrar al modernismo con el imaginisimo de Hulme. A diferencia del decadentismo o el simbolismo, el imaginismo procuró mantener un discurso sencillo y claro. Pero, tenía una fuerte apreciación de las imágenes oníricas, originales e imaginativas que influirían en otras corrientes como el surrealismo.

El modernismo anglosajón se cree comenzó con T.S Eliot y su perfecta compilación del sentimiento posguerra de desesperanza. Este sentimiento de desilusión se mantendría como uno de los pilares en todas las obras de esta corriente. James Joyce, Marcel Proust y Virginia Woolf son los nombres más importantes de este periodo. Junto a Becket las obras de estos autores cuentan con un tinte algo experimental que revolucionaria el ámbito literario.

La Segunda Guerra Mundial inspiraría obras críticas y distópicas como las de Huxley y Orwell consolidando el discurso modernista.

Modernismo literario alemán y sus autores

El modernismo alemán probablemente sea uno de los más duramente atravesados por los periodos bélicos, especialmente la Segunda Guerra Mundial. El modernismo antes de la primera guerra estuvo colmado de diversas corrientes artísticas. Como pocas veces la literatura alemana se abrió a la convivencia de nuevas y opuestas propuestas literarias. El simbolismo de Rilke, la épica de Kafka, Mann o Hesse.

Antes de la irrupción del nacionalsocialismo la literatura alemana, influida por las corrientes vanguardistas del resto de Europa avanzaba en la construcción del expresionismo. Esta corriente buscaba ya no mostrar la realidad, ni analizarla, ni sentirla, procuraba exponer la esencia. Y considerando que definir la esencia de algo puede ser bastante subjetivo, el movimiento se entendió como una “expresión”.

Buchner, Kafka o incluso Bretch están relacionados al expresionismo y sus características. Fue una corriente intensa que se convirtió en la voz del espíritu alemán del periodo entreguerras.

La culminación de la guerra y el exilio de muchos de sus autores, fue determinante en la literatura alemana. La literatura del exilio se convirtió en una marca alemana, aunque sin mucha determinación estilística. Finalmente, la literatura de los escombros fue una tendencia pronunciada antes de la separación de Alemania en dos repúblicas.

Aimara Villanueva

Soy editora y correctora desde hace más de 10 años, investigadora, redactora y una voraz lectora. Generadora de contenidos y Content manager desde hace 5 años. Soy egresada como Licenciada en Letras mención Políticas culturales de la Universidad Central de Venezuela, con diplomados y cursos en edición y ruta editorial. Finalista en festivales internacionales. (Margarita, 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *